miércoles, 28 de marzo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: La Fiesta del pueblo

Las fiestas tocaban a su fin, seis días vividos y disfrutados hasta el agotamiento, Desde el chupinazo hasta el pobre de mí, había disfrutado de cada instante. Este año portó la imagen del patrón, repartió chocolate y churros en la chocolatada popular, corrió delante del toro Ratón, fue gigante y cabezudo y despertó a medio pueblo con el pasacalle mañanero.
Aunque lo mejor para él, lo que realmente le llenó de felicidad fue el día del concurso de disfraces en el hogar del pensionista. La alegría recorría cada rincón de aquel escenario, la vida se bebía a sorbos grandes en botas de piel repujadas.
Solo un deseo flotaba en el aire y en su pensamiento para poder rozar el cielo, pero de esta noche no pasaba, antes de que los fuegos artificiales dibujaran de mil colores la noche, se lo diría. El mañana no existía para Pablo, ella se marchaba a la ciudad, regresaba a su vida, una vida en la que él no entraba. 
La observaba desde la distancia que da el miedo y la veía reír echando su cabeza hacia atrás. Con una mano apartaba ese mechón revoltoso que le cubría sus ojos chispeantes. La música comenzó a sonar y Ernesto la tomo entre sus brazos mientras se mecían entre las notas.
Ahora o nunca se dijo. Las piernas le temblaron, un sudor frío se apodero de él, para darse ánimos se dijo: venga, tiro una moneda al aire, si sale cara me acerco la invito a bailar y se lo digo, si sale cruz….. No, no, no, saldrá cara.
Lanzo la moneda  y esta comenzó a voltear en el aire, cabriola tras cabriola fue bajando. Tendió su mano para recogerla, pero llego tarde, la moneda rodó entre los pies de los danzantes. Desesperado corrió tras ella, pero desapareció ante sus atónitos ojos.
No importa se dijo, mientras intentaba recomponerse. Aparentando serenidad busco a Elena, giro a un lado y a otro buscándola pero Elena no estaba.
!Qué cosas esto de la memoria!, pensó, ¿Cómo recuerdo todo esto hoy?
Pablo , estaba apoyado en la barra improvisada de la caseta instalada en la plaza del pueblo, fue escuchar esa canción y revivir el pasado.
-Ponme otro vino Chema.
Tras él un aroma lo envolvió, ¿Me invitas hoy a bailar?. 
Veinticinco años habían pasado, a veces las asignaturas pendientes pueden aprobarse en septiembre.
Muchas fiestas más en casa de Manuel

No puedo dejar esta fiesta sin mostraros ese concurso de disfraces
¿Que me decís de la señora que va disfrazada de "La Martirio"?

martes, 27 de marzo de 2012

NOCHE.



Cuando el sol se oculta cansado
Por tanto derroche de luz y energía
 Me visto de noche, de estrellas,  de  luna, de alegría
Mis pasos te buscan
Camino  tus huellas
Como febril enredadera trepo
Y escalo tu cuerpo desnudo,
Bebiendo el olor de una piel tibia,
Mullida y consentida.
Me recibes entre olas embravecidas
Acunando mí cuerpo en la intimidad serena
Del jardín de las delicias  clandestinas
Centelleantes palabras van calando
Hasta el centro mismo de mi alma.
Me desarmas, me derribas
Me prolongo en ti
Te prolongas en mí.
Se liberan los secretos encriptados
Empuñando las caricias más febriles,
Abriéndose pasó entre la desnudez del pensamiento
Recodo curvado en espirales dibujado,
Expectante el aire espera
A que se desboque  un  viento huracanado
Que alcance el filo del  borde
Del éxtasis glotón y descarado.

(Escuchar después de leer y aaaaaa bailar?

domingo, 25 de marzo de 2012

JUEGOS



Dejadme traspasar los límites
Deambular entre lo prohibido
Saborear el pecado
servido en copa de cristal
entre suspiros tallado.

Porque existió alguna vez,
Y es ahora que muere,
Dejando paso a la estela de lo que fue
Sin llegar haber sido.

Las voces se ahogan
Son gritos  que se extinguen,
Vestigios peregrinos,
Queriendo restituir un pasado
De recuerdos carcomidos.

¿Qué hora es?
¿Qué día?
¿Qué  mes? Preguntó.
Es tarde, he de volver.
Y el juego terminó.

jueves, 22 de marzo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Déjà vu.



La señorita Eloísa nos hizo colocar en fila, una detrás de otra.

-No gritéis, nos advirtió. Solo durará unos minutos, luego regresaremos de nuevo al aula, os prometo una sorpresa si os portáis bien.

Nos encontrábamos en la antesala de dirección, algo me decía que la explicación que nos había dado la señorita Eloísa no era todo lo cierta que quiso hacernos ver. El olor a desinfectante me daba la razón.

La primera en entrar fue Mati, los minutos que estuvo dentro duraron horas. Al abrirse la puerta, la vimos salir pálida y llorosa. Con una mano presionaba un algodón sobre su brazo izquierdo.

Los rostros sorprendidos se vistieron de temor, en ese preciso instante todos los rincones repicaron llanto. Imposible contener tanto miedo alineado de uno en uno.

Yo no lloré, estaba concentrada intentando averiguar quién era la mujer que vestida de enfermera se paseaba entre mis recuerdos y a la que todos llamaban por mi nombre.

Otras visiones en casa de Camen

martes, 20 de marzo de 2012

Sí que merece...



Merece la pena detener el paso por un instante
Dedicar una sonrisa a todos los que por tu día pasen
Marcar  esos números que  te acercan  a las voces amigas
las que te alientan 
las que te abrigan.

Merece la pena escribir dos palabras o tres
Te quiero,
Cuanto te extraño
Merece la pena las cosas pequeñas
Los pequeños gestos
Los grandes afectos.

miércoles, 14 de marzo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: El cine



Terminó de abotonar la liviana blusa blanca elegida concienzudamente para la ocasión. Con ella se sentía sexi, muy sexi. Se ajustaba como una segunda piel a su cuerpo. Suave al tacto y tan fácil de desabotonar que  hasta unas manos torpes no iban a encontrar obstáculo alguno para llegar hasta sus redondos pechos. La sola idea de esas manos en busca de ellos ya le hacía sonreír malévolamente.
-Lucia ¿Cómo te has vestido así? Hoy hace un frío terrible, sube y ponte un jersey le dijo su madre al verla.
-¡Vieja olvídame!, ya estás con tus tonterías, dijo dejándola sin voz tras el golpe seco de una puerta que se cierra. Una brecha abierta, un vacío que se expande entre dos mujeres que apenas ya se reconocen.
La última fila del cine del  barrio, era su territorio, un mundo irreal que ella había construido. En él  aprendió el sabor de las caricias apresuradas, de besos empalagosos, de humedades lascivas. Cada noche una película, un disfrute carnal, la trama bien poco le importaba, la protagonista  era ella. Tan famosa y popular se hizo que  Lucia dio paso a La Luci, su nombre artístico.
Película a película, año tras año, hombre tras hombre, caricia tras caricia. La Luci se hizo una entendida en cine. Cinéfila creo que se definía.
Hoy hojeaba su cuaderno de notas, en él se podía leer:
Mogambo
Desayuno con diamantes
Memorias de África
La flor de mi secreto
Cerezos en flor
Madamoiselle Chambon……. Y cientos de títulos más.
¡Cuánto tiempo perdido! Pensó, ¿podré recuperarlo?
Y allí estaba ahora, a punto de entrar en el viejo cine del que fue su barrio. Ya nadie la reconocía, el tiempo obró en su rostro dejando surcos imborrables. Por  fin había dejado de ser la Luci.
Lucia disfruto de la proyección sentada en la fila doce. Siempre le  había gustado el cine, pero recién lo descubría.
-¿Qué te parece el guión? ¿Tiene futuro?
Stever  movió la cabeza, si le metemos algunos efectos especiales…….
Otras proyecciones en casa de Neogéminis

domingo, 11 de marzo de 2012

Oscilando

Desde lo más profundo de este cuerpo pequeño y frágil ,  renace el sonido dormido de mi voz. No, no será  acallado por los rugidos de un mundo que  reclama silencios. Llegó el momento de risas y bailes acompasados por los sentimientos que brotan y a borbotones se precipitan  cual lava candente, volcán que arrasa abriendo senderos,  cubriendo espacios de abrazos y besos.
Palabras de amor desmenuzadas en caricias trazadas en este chispeante corazón. Susurros deleitantes impregnados de agitadas notas musicales. Tu voz me reclama, corro a tu encuentro.
Dulce melodía de emociones contenidas.
Maravillosa sensación esta libertad recién nacida.
Todo gira a mí alrededor y yo lo observo, aquí desde mi jardín verde color de esperanza.
Reflejos de sueños encriptados en cometas que alzan el  vuelo, tatuando en el cielo una alfombra para mis pasos, pasos que pueblan tus huellas. Los que me llevan a ti, los que te acercan a mí encaminándonos al borde del éxtasis.
Hoy el sol brilló.
Tal vez las nubes lleguen mañana.
Pero hoy es hoy y el mañana aún no se hospedó.

miércoles, 7 de marzo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Algo de !Sorpresas!




Las personas se acostumbran a vivir en la tranquilidad de unos muros protectores, fríos y tranquilos, pero protectores; a salvo de toda inclemencia, mostrando una pasividad exasperante, espeluznante para aquel que como espectador observa incrédulo el transcurrir de los días grises y monótonos. Pura rutina de lo que tal vez en algún momento fue pero que hoy dejo de ser.
Pensó que en el fondo nadie renuncia a la más mínima oportunidad que la vida le ofrezca para ser feliz. Se agarran a la primera tabla que flote en este mar tumultuoso, en un intento de supervivencia. Sacar la cabeza a flote y respirar.
Un sueño que alza el vuelo en un campo sembrado de ellos. Intuimos que puede ser, que puede acontecer y ante una multitud lo clamamos.
Isis sabiéndose fracasada en su relación con Fran había decidido llevar a cabo un nuevo intento de acercamiento antes de poner fin a este deambular entre silencios. Su miedo a lo que aún había de venir hacía que el enfrentamiento con la verdad se alargara día tras día. Pero hoy se había dicho: no hay vuelta atrás, ahora o nunca.

Terminó de colocar las flores del jarrón con el que había adornado la mesa para la cena. Igual si…. Tal vez si… pensaba sin cesar.
Había vestido la mesa de gala como ella lo había hecho para recibirlo  a él.Cuando el sonido de las llaves en la puerta le anunció que Fran llegaba, se retocó frente el espejo del  aparador, una sonrisa salaz se dibujó en su rostro. Tal vez hoy sí, pensó, puede ser, deseo que sea.
Pero no fue. Fran no reparó en nada y si lo hizo callo.
Cuando Isis recogía la densa atmósfera repleta de espectros hirientes, sonó el móvil de Fran, mientras respondía a la llamada,  con un gesto le indico que se marchaba. Su trabajo era así, siempre dispuesto a una salida de última hora. Ella asintió apesadumbrada.
¡Lástima! tal vez cuando regreses yo ya no este, se dijo infundiéndose  la fuerza que no tenía.
Su teléfono, sintiendo una cierta envida también vibró.
Al otro lado de la línea una voz gritaba:
- Isis, Isis ¿me oyes?
- No grites, si que te oigo, estaba despidiendo a Fran.
- Oye olvídate de ese estúpido marido tuyo y vente con nosotras, Maite quiere llevarnos a un local en el que vas alucinar, venga no digas que no.
Isis rabiosa como estaba, no dudo.
-Sí, recogedme, ya estoy arreglada.
Cuando el espectáculo comenzó, Isis aún no había terminado de acomodarse en su butaca, de repente las luces se apagaron, solo un foco alumbró con brillante luz el centro justo del decorado. La música irrumpió alegremente. En ese punto exacto del solitario escenario, la figura de una escultural  mujer de espalda al público y envuelta entre plumas blancas, comenzó a contonearse. En el último acorde se giró micrófono en mano. Isis aún de pie, clavo la mirada en esa explosiva mujer y en un aullido logro pronunciar:
-¿Francisco?
-¿Isis?
¡SORPRESA!  Creyó escuchar  antes de salir despavorida en busca del aire que le faltaba, pero nadie coreaba.

Para sorpresas subid al barquito de Any

lunes, 5 de marzo de 2012

Pensándote



Pensándote
Sintiéndote enmarañado entre  las vísceras
de mi verdad desnuda,
febril necesidad que voltea mis noches y mis días.

Eres la liberación de mis secretos enclaustrados
el aire fresco que bambolea las ondas de mi cabello
el sonido de tu voz aleja a los espectros
que vagabundean entre
las esquinas de las habitaciones preñadas
en busca de la luz de un nuevo día.

La mera evocación de tu libidinosa sonrisa
borra la ira súbita de los malentendidos
adormeciendo la rebelión de las palabras dañinas.

Calas con tus caricias hasta el tuétano de mis sentidos
imponiendo el ritmo calmo de las caricias que queman
dejando surcos en una piel sedienta de ternuras.

Un río de lava se desborda
entre temblores de un cuerpo dejado, 
perdido en el abrazo de unos muslos cavernosos
que exhiben la lujuria sin falsos pudores
desde la desnudez que cobra vida
en un instante que se torna infinito.

Abrazo que abrasa
laberinto repleto de veredas en blanco
que vamos pintado entre gritos a bocajarro desplegados. 

Me atrinchero entre tu pecho
escuchando la melodía acompasada
por el ritmo seco de un corazón que clama ser amado. 

Dibujas alas en el alma con las yemas de fuego de tus dedos
delatan el amor más grande,
el amor más sincero.

Te quiero más de lo que tú imaginas susurras.
Y así asidos de la mano caminamos
entre la quietud más absoluta
perdiéndose las distancias entre tus sueños y los mios


 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...