jueves, 22 de septiembre de 2022

Este jueves un relato: ENVEJECER

 

 

 

 


Sobre la línea del horizonte se cierne un enjambre de nubes negras, anuncian
la tormenta que está por llegar. Se arremolina el viento recio sobre ellas y como
en danza nupcial, las zarandea. Raya el amanecer desligándole de todo
pensamiento presente, se desdibuja su cuerpo gris plateado y se alza la voz y el
gemido. Cierra sus ojos y aparece la niña mimada colmada de antojos que fue.
No hay quejas entre sus labios, la vida le ha tratado con amabilidad. Hubo
obstáculos, no lo va a negar, pero su voz no aúlla hiel y veneno, de hacerlo hoy
en su rostro se dibujaría un rictus agrio de culpa y eso a ella no le agrada,
porque le gusta la risa y el abrazo, las palabras dulces y el gesto amable.
Llegar hasta aquí no fue difícil, tampoco fácil pero aquí está, intentando ser feliz
hasta donde pueda serlo o la dejen serlo. Respira en calma, cuenta los
momentos vividos y recita una letanía.
Ruge el cielo, ya huele a tierra mojada.

 

Otras visiones sobre la propuesta en el blog de Inma 

14 comentarios:

  1. Ostras, como me he visto reflejada... Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida San! Cómo ya te dije en respuesta a tu visita, me alegra reencontrarte. Sobre la manera deseable de llagar a viejo con aceptación y sin grandes conflictos, creo que el camino se va trazando a medida que se a anda en sabiduría, y si se tiene suerte, son perder el contacto con la realidad, trágica trampa en la que nos suelen enredar los años. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. que horror..... me dio tanto frio leerte.... quiero que me incineren, no quiero frio.

    ResponderEliminar
  4. La vida y su amabilidad, su dulzura y algún revés pero nos consiente, nos deja recorrer el camino. Unos abrazos

    ResponderEliminar
  5. San, me alegro mucho de leerte. Dicho lo cual nos dejas una muy bella vejez sin amargura y sin malas caras. Eso es que su vida fue buena y aunque siempre hay piedras en el camino , algunas se pasan de puntillas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Mi madre me mandó por ver si me abuela necesitaba algo. Yo soy obediente y fuí...

    - Abuela que dice mi mamá si quieres algo.

    Mi abuela estaba ciega por la diabetes pero aquella noche, su semblante era de ser feliz.

    - No, no quiero nada chiquito.

    Al amanecer, los llantos de mi madre subían por las escaleras de mi casa. Aquella noche mi abuela Aurora acababa de fallecer.

    Aparte de mi abuelo, yo fuí el último que la vió con vida y su semblante de plenitud, aún lo guardo en el recuerdo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno; uno, al final, envejece y muere. Pero tenemos toda una vida de ventaja.

    ResponderEliminar
  8. Rescata lo bueno, sin olvidar los tropiezos, una bonita senectud
    Un abrazo y bienvenida de vuelta

    ResponderEliminar
  9. Mirarse al espejo y ver todo eso, o verlo en otro espejo, es difícil, bonito relato. Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Genial volver a leerte, San!
    Me gustó sobre todo esta frase "porque le gusta la risa y el abrazo, las palabras dulces y el gesto amable". Me pareció un relato muy bonito.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. La vida pasa en un abrir y cerrar de ojos, a menos que nos paremos a pensar en algo del pasado... Parece que fue ayer.....

    ResponderEliminar
  12. Hola San, siempre es grato leerte. Tu entrada me trae el recuerdo de unos versos de Kavafis " Pide que el camino sea largo. Que muchas sean las mañanas de verano en que llegues -¡con qué placer y alegría!- a puertos nunca vistos antes." Hacemos nuestro camino acompañados como romeros de otros que llevan nuestro ritmo y meta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué alegría me da verte por los jueves y con este texto que refleja tanto con tan pocas palabras... Me ha gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...