jueves, 14 de febrero de 2019

ESTE JUEVES UN RELATO...LA FUERZA DEL AMOR

Si tan llena de amor me siento,
¿por qué no puedo hilar ni tan siquiera un verso?
Un verso, que no un poema,
en el que pueda plasmar
ese borboteo continuo de risas a destiempo.
Ese deseo infinito y salvaje de escribir tu nombre,
de deletrear silaba a silaba tu nombre,
de gritar tú nombre,
mientras la luna va borrando la cara
oculta del horizonte.
Si tan llena de amor me siento,
¿por qué no puedo hilar ni tan siquiera un verso?.
Tal vez porque el amor sea así,
esquivo y un poco perverso,
que juega a complicar lo simple
y simplificar lo complejo.
Si tan llena de amor me siento
¿Por qué no puedo hilar ni tan siquiera un verso?


Otras formas de ver la fuerza del amor en el blog de Pepe

jueves, 31 de enero de 2019

ESTE JUEVES UN RELATO...Cocinillas

Todas las mujeres importantes de mi vida han sido y son grandes cocineras, ante esto uno se acomoda y se deja querer, culinariamente hablando y hace como que se vuelve torpe. Esto no es por falta de ganas, es que cuando estoy con ellas en la cocina, me extasío contemplándolas mientras trajinan entre cacerolas y sartenes, mientras amasan y cuecen. Pero ese gusanillo de cocinitas estaba ahí, instalado dentro de mí. Decidido acordé buscar una fecha para estrenarme como chef. Elegí el día del aniversario de mi boda con Gloria, ese sería mi regalo para ella. Teniendo claro el menú y habiendo comprado a escondidas todo lo necesario, me puse a ello. De primero unas croquetitas, pero no unas cualquiera, no, unas croquetas de calabacín. Que bien me sonó a mí esa combinación y qué buena pinta tenían en la fotografía que la tía Rosario les hizo. Mientras calentaba la mantequilla y sofreía las verduras, llamaron a la puerta, nada un segundo, solo fue un segundo, pero cuando entré no se veía ni los baldosines, todo estaba llenó de un humo negro y de un olor… La olla y los cazos quedaron inservibles en el fregadero, lugar que fui llenando hasta formar una montaña de utensilios sucios. De nuevo tenaz, seguí todos los pasos de la receta, puedo jurarlo, pero aquella masa no espesaba, era una especie de engrudo verdoso donde se hundían los dedos hasta perderse. Tan concentrado estaba que no escuche como Gloria abría la puerta. La vi allí plantada, quieta, muy, muy quieta, con los ojos tan abiertos como los de un búho, la boca apretada, tanto que sus mandíbulas sobresalían de sus mejillas. Supongo que no era para menos su estupor, sobre la encimera de nuestra cocina no cabía ni el pelo de una gamba. Pobrecita, pensé, y con una media sonrisa solo se me ocurrió decir, ¿pedimos una pizza?

Otros y otras cocinillas las podéis encontrar en el blog de Mar (LA BITACORA)

jueves, 15 de noviembre de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO ...Trabajo, una maldición biblica


Si llego a saber esto no digo que sí, pero era el sueño de mi vida, una oportunidad que no podía rechazar y ahora, maldita la gracia que me hace. Me duelen hasta las uñas y es que, a ver ¿quién tiene fuerzas de levantarse a las seis de la mañana cuando el bebé ha estado llorando toda la noche? Porque si uno no duerme por haber estado de juerga es otra cosa, allá tú con lo que haces, pero la obligación es obligación, que luego llegan las factura y hay que responder.
Hija, madre, ama de casa y secretaria de dirección. ¡Esto no está pagado!

Más trabajos duros, muy duros en casa de Pepe

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...