miércoles, 9 de agosto de 2017

ESTE JUEVES UN RELATO...Reloj que marcas las horas.



Cada mañana a la misma hora, minuto arriba o minuto abajo, el teléfono vibra tres veces; es la señal que la saca del letargo en el que está sumida. Bajo cualquier excusa se aparta a un lugar, donde la privacidad como único testigo, deja volar libres las preguntas y las respuestas que ambos se intercalan atropelladamente. A través de estos hilos invisibles que les unen, circulan sus secretos, vibran sus risas, acarician sus palabras… Unos minutos robados al día, en los que el reloj del mundo se detiene, insuficientes para saciar tanta necesidad de saber el uno del otro.
Hoy por primera vez desde que los ingresaron, cuelga el teléfono con la sonrisa dibujada en su rostro. Se ha decidido; por fin cruzará, el pasillo que los separa.

Otras horas y otros relojes en el blog de Charo

viernes, 4 de agosto de 2017

ESTE JUEVES UN RELATO... Carta a mí misma.


Querida mía, te escribo esta carta, solo como un simple recordatorio. Sé que eres consciente de todo lo bueno que la vida te ofrece, pero aun así  hoy quiero hacértelo ver, para que cuando lleguen los días grises y las horas amargas no te encuentren enredada entre los hilos del desamparo. Haz recuento de todos los amaneceres que  como el que ilustra estas letras, han iluminado tus pasos, esos pasos agigantados que te han traído hasta aquí y hasta ahora. Contabiliza el amor recibido y el entregado, las palabras amables, las sonrisas sinceras. Cada instante, torrente o arroyo,  es un regalo exclusivo para ti. Vívelo  en su justa medida y hazlo compartido, te aseguro que de este modo aumentaras las rentas, que como limos,  quedaran depositados en el  fondo de tu ser.
Se agradecida y no enfrentes la vida con soberbia, pero como te diría el señor Juan “vívela siempre de pie, nunca arrodillada”.



Otras cartas en el blog de Encarni

lunes, 31 de julio de 2017

ESTE JUEVES, QUE ES LUNES... Olvidar



La vi llegar como llegan los pájaros sin alas, con la mirada perdida, con los pies descalzos. Se detuvo frente al mar y las olas se le derramaron por los ojos. Con sus manos blancas cubrió la pena  que le acompañaba. La visión podría haber estado envuelta de encanto y ternura por la cándida figura de esa pequeña niña, pero no fue así. Me acerqué hasta ella y le pregunté su nombre. Yameli, susurró. No sabía cómo había llegado hasta allí, ni cuantos días llevaba perdida, vagando por una ciudad donde nadie se mira de frente. No recordaba donde estaban sus padres, solo que había subido a un caballo de hierro que escupía humo. Sacié su hambre, su sed y le di abrigo entre el cobijo de un abrazo. 
Después de treinta años, aun agarrada a mi corazón, ella sigue intentando recordar la voz y la risa de sus padres y porqué estaba sola frente al mar.

Otros olvidos en el blog de Mª José Moreno (Lugar de Encuentro)

jueves, 20 de julio de 2017

ESTE JUEVES UN RELATO... Mi miedo y yo

Estaba allí estática camuflada entre el gris del cemento, podía sentir sus ojos diminutos fijos en mí, aun sabiéndola lejos, la sensación de que un simple movimiento mío podía hacerla saltar y que su cuerpo como una ventosa se adhiriera al mío, me hacía estremecer. Pero que ser tan feo, pensé, mientras la observaba y qué quieta está, ¿cómo puede mantenerse así tanto tiempo? No podía apartar la vista de ella, solo lo hice al notar un aguijonazo en el brazo. De forma instintiva me llevé la mano al lugar del impacto aplastando a lo que lo había producido, un mosquito diminuto. Quedó espachurrado, pero su veneno ya estaba dentro de mí. La zona comenzó a inflamarse y a picar. Este hecho me hizo tomar conciencia de que hay miedos absurdos, como el mío a una salamanquesa que con solo oírte se esconde. En cambio un insecto minúsculo y al que no le prestas atención puede causarte la muerte si eres alérgico a su veneno.
Así es la vida, me dije, un miedo espanta a otro miedo, pero yo tengo la opción de espantar a los dos, cogí la manguera y con toda la presión, la enchufé sobre ellos. Esa noche descansaría, al menos durante un buen rato.

Otras hisorias y otros miedos en el blog de Pepe, DESGRANADO MOMENTOS.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...