sábado, 31 de diciembre de 2011

jueves, 29 de diciembre de 2011

Que termina, que se acaba.......



Tímidamente llamé a la puerta.
- ¿Se puede?
Y una voz contestó:
-Pasa tranquila, aquí se cabe, hay lugar suficiente para todo el que desee pasear con nosotros y con nuestras palabras.
-¿Tu nombre?
-San.
Y así ni más ni menos, comenzó esta aventura.
El primer jueves canté villancicos,  para abrir boca. Cante despacito y a pesar de ello, los jueveros lo escucharon.
Luego quise ser paje, ya que no me dejaron ser rey en la cabalgata del día de reyes y de nuevo se acercaron a ver qué tal lucia las mallas y el turbante.
Sin mucho pensar y aún un pelín cohibida solté amarras y me lance a navegar con Historias Calentitas y ¡sorpresa! Veinticinco comentarios ¿veinticinco? No salía de mi asombro y eso que cuando colgué la entrada como mil veces entre a borrarla. Pero no, ya no pude, en este jueves quede enganchada.
Enganchada a este club de variopintos personajes, cada cual  paisaje diferente, pero un paisaje dibujado con el mismo color de fondo, las palabras.
Luego llegaron otros jueves, otras historias. No había carreras, ni ganadores, ni vencidos, como bien habéis dicho. Compartíamos, leíamos, aprendíamos y poco a poco íbamos conciendo un poquito más de todos los que estaban detrás de los relatos. De letras frente a un ordenador pasamos a sentir el latido del corazón  de quien las escribía.
Y se escuchaba ¡vaya si se escuchaba!
Este año ha sido un continuo descubrimiento, por descubrir me he descubierto hasta yo misma. He sido feliz, me han hecho feliz todos ustedes.
He tenido la suerte de materializar encuentros y cálidos abrazos, aún faltan por llenar mis brazos algunos rezagados, pero todo se andará, comienza pronto el nuevo año, así que prepararos porque ese encuentro llegará.
Soy  JUEVERA y estoy feliz.

A todos los jueveros o no jueveros, a todos los que amablemente se acercan hasta mí dejando su huella, al que se acerca lee y regresa, o no lo hace más, gracias por estar y gracias por compartir. Espero y deseo que sigamos caminando en este mundo mágico de las palabras, espero y deseo que la amistad se fortalezca y fructifique, que los lazos se anuden y que sus nudos no se rompan.
FELIZ 2012 AMIGOS TODOS.

viernes, 23 de diciembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Cuento de Navidad.



Hoy os voy a contar un cuento y como todos los cuentos comienza así:

Erase una vez una mujer...
Se levantó como cada mañana por el lado derecho de la cama, una mullida cama de sábanas blancas bordadas, sabanas de algodón herencia de su madre, le dijeron, cuando bien jovencita, su tía Marga con cierto desdén le colocó sobre sus brazos seis juegos de sabanas, todas blancas, todas bordadas, todas de algodón. Esas seis sábanas fue el único recuerdo material que le dejo ella. Ni su olor quedó impregnado en los hilos entrelazados del fino bordado.
Ana  con  solo seis años fue enviada a estudiar a un internado fuera del país, allí se educó y allí creció. Al año hacia dos salidas, una en  verano, otra en navidad. Cuando se acercaban dichas  fechas ansiosa y feliz preparaba sus maletas. Un único deseo anidaba en su corazón, encontrarse con los abrazos de  su madre, una madre que no ejercía como tal y  un padre que jamás se sintió padre.
 Al llegar a casa le abría la puerta Cloti una anciana mujer que servía a los señores, era ella la que la besaba, la abrazaba y era a ella a la que se le escapaba alguna que otra lagrima, al comprobar cómo había crecido su niña y era allí, en el mismo quicio de la puerta donde le anunciaba que mamá y papa habían tenido que salir de viaje y no regresarían hasta pasadas las fiestas. La ilusión dejaba paso al desencanto.
En verano la soledad pesaba menos, pero en navidad la tristeza hacía vida junto a esa niña que jugaba a ser la princesa de esa casa encantada.
Una llamada de la tía Marga fue la que le anunció que oficialmente estaba sola en este mundo, no había padres, ni hermanos, no había nadie en su vida.
Hoy como cada mañana se levantó por el lado derecho de la cama, una mullida cama de sábanas blancas bordadas, sabanas de algodón herencia de su madre, le dijeron.
Apoyó la cabeza sobre el cristal del balcón y todos los recuerdos se amontonaron en ella abriendo surcos en su corazón, casi cuarenta años de solitarias navidades eran demasiados años, pesaban tanto que sus fuerzas se habían ido mermando, aún así haciendo balance había sido feliz , eligió serlo y lo fue. Vivía sola  sí, pero de puertas afuera, un ejército de amigos la  custodiaban.
Comenzaron  a caer unos tímidos copos de nieve, Ana sonrió, era la señal que estaba esperando, aparco sus pensamientos, ahora tenía mucho que hacer y no podía perder el tiempo entre nostalgias.
Pausadamente se acercó al espejo de su viejo armario, girando su cuerpo se miró. Como cada año estaban allí, le nacían suavemente, sin dolor, haciendo que se sintiera especial, las desplego, salió a la terraza y voló.
El teléfono comenzó a sonar una y otra vez, durante horas las llamadas se sucedían, nadie respondió
- Ana por favor, si escuchas esta grabación, llámanos, estamos preocupados. Esta noche es nochebuena no puedes volver a pasarla sola, llámanos por favor. 
Nadie respondió.
La noche se presentó fría. La nieve cubrió la ciudad.
A la mañana siguiente, navidad, el periódico anunciaba que como todos los años un numeroso grupo de mendigos, muchos de ellos botella en mano, habían sido visitados por un Ángel y recordaba que beber perjudica la salud.
El teléfono sonó - ¿Diga?
-Ana!!, ya era hora ¿Dónde te metiste? Todas las Nochebuenas igual, no tienes arreglo.
Ana rió. Estuve celebrando la nochebuena, noche de paz y amor , contesto.
-De nuevo sola.
-¿Sola? Jamás.
“Dar lo que nunca tuve ha sido  mi elección”, pensó.
Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Muchos cuentos más llenaran de alegria esta Navidad, los encontrareis en casa de Gus

viernes, 16 de diciembre de 2011

De regreso


En estas fiestas se celebra y se comparte, no solo en casa o con los amigos, también con los compañeros de trabajo, esos con los que pasamos tantas horas al día, a la semana, al mes. Convivimos con ellos más incluso que con nuestra propia familia, es un decir, sí lo sé, exagero, pero no me diréis que exagero mucho. Con algunos de estos compañeros los lazos de unión son tan fuertes que ya dejan paso a una cálida amistad, con otros no existen ni tal vez jamás puedan existir puntos en común y esto hace que solo se puedan mantener, por pura educación,  las distancias, unas distancias que se acercan en estos días de paz y amor unos milímetros.
Hoy entrases donde entrases había reuniones de trabajo, comidas de empresa las llaman en algunos lugares, aquí comidas de navidad. Todos los restaurantes llenos, los garitos de copas con música bailona repletos de mujeres con diademas coronadas con los cuernos de los renos voladores en un rojo chillón, los hombres con el gorro de Papa Noel adornando su despoblada cabellera. Todo risas y algarabía, siempre claro está, regado con un buen rioja y algún que otro cubatilla.
Y es llegado a este punto donde entre tantas risas y bailes cansinos, porque oye que es verte entrar y cambian la música, y nos salen con  Carina y el Baúl de los Recuerdos, y es que debemos llevar tatuado en la frente que ya pasamos de los veinte, donde se olvidan los sinsabores vividos en este año que va tocando a su fin. Se olvidan discusiones y enfurruñamientos, aunque siendo sincera alguno y alguna miraba a alguno y alguna de reojillo, que lo he visto yo, como diciendo, así para sus adentros:” Anda que esta foto que te saque con la trompa verde de elefante colgando del tanga que te toco en la rifa y que con guasa te probaste, esta foto por mi madre que la cuelgo en el Facebook.”

Y es que en Navidad todos !Nos queremos tanto!

Yo acabo de llegar a casa después de una comida de estas, de hermandad, de trabajo, de navidad en la que he reído hasta dolerme el pelo, he compartido horas de charla amena y distendida, me he olvidado hasta de  la crisis, esa que nos rodea hasta asfixiarnos y que está con la daga apuntando sobre nuestra yugular, he bailado hasta que mis pies han hablado y ni os cuento lo que han dicho, y ahora en la paz de mi hogar me despojo de maquillaje y tacón y me entrego a la suave brisa de una noche de sueños y ensueños. 

Y ya mañana será otro día.

jueves, 15 de diciembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Una fotografía y su por qué.

Esta fotografía fue tomada el día 11-11-2011,  la debería haber tomado Alfredo, Gustavo, Manuel, Medea, Cass, Nátali o cualquier juevera-o que estuviese paseando por Valencia ese día, porque yo, se suponía que ese día y a esa hora en la que fue tomada debería haber estado allí, en Valencia, en un encuentro de amigos jueveros. Sin embargo en esta vida, uno no decide, solo propone y quien dispone (que no lo sé quien pueda ser) creyó más acertado que justo en ese preciso momento Ana me dijera: San colócate ahí que te voy a hacer una fotografía de recuerdo, disparó y ¡zas! ese instante quedó inmortalizado.
Y ¿quién es Ana? preguntaréis, pues veréis, hace unos meses a través del blog de Mª Jesús la conocí, a ella y a Encarni. Resultó que las tres somos de la misma ciudad así que  decidimos encontrarnos una tarde. Fué una tarde intensa y entrañable, de ahí surgió la idea de vernos de nuevo ampliándose el grupo. Ana había invitado a un amigo y a otra bloguera  Reyes que también visita Paradela, a conocer nuestra ciudad, ilusionadísima dije sí. Y cosas del destino, tras  retrasar la visita unos días resultó que justo el 11-11-2011 fue la fecha en la que nos encontramos.
No pude estar en Valencia con mis amigos jueveros, pero el azar jugo su mano y me lanzo un As de corazones con otros nuevos amigos.
¿Y cómo conocí a Mª Jesús? también os podéis preguntar, pues bien. Hace "un año poco más o menos " a Mónica se le ocurrió la maravillosa idea de formar una postal navideña con fotografías de blogueros amigos y como me gusta eso de conocer y compartir allí que envié mi foto de bebecita y no me fui de vacio no, me lleve un montón de nuevos amigos, entre ellos Mª Jesús creadora del concurso de Paradela de coles.
Este año, en la convocatoria de Mónica, la petición era enviar una fotografía actual, no había duda, la elegida sería la recién sacada el 11-11-2011. La que hermanaba a dos grupos: Jueveros y Paradela.
Y aquí está, esta soy yo, sin trampa ni cartón.
Y ahora que me paro a pensar, todo esto ha ocurrido después de enviarle hace "un año poco más o menos" una fotografía de bebe a Mónica, ¿Qué estará por ocurrir este próximo año después de enviarle esta ?
Muchos retratos y retratados en casa de Mónica y de Gus

viernes, 9 de diciembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Borrachos-as

Damián abrió los ojos, un dolor cruel taladró sus sienes, de nuevo los cerró. Acercó sus manos hasta ellos y sus dedos masajearon suavemente las orbitas en un intento de calmar aquel dolor, oscureciendo ese día que para él recién comenzaba. ¿Qué hora será? Se pregunto, alargó su musculoso brazo buscando el reloj que monótonamente cada noche dejaba en la mesita antes de dormir, pero se encontró con la nada. Allí no había nada.
Abrió de nuevo los ojos y se sintió desorientado
- ¿Pero dónde estoy?, Esta no es mi habitación.
- ¿Cómo he llegado hasta aquí?
Perdido en su desconcierto, giró su cuerpo  buscando donde asirse. Se giró, solo dio media vuelta  intentando ubicarse en ese espacio, descubrir que estaba ocurriendo y otra sorpresa le sobresaltó, aquel calor  que hasta su piel llegaba era el calor de otro cuerpo yaciendo al  lado contrario de aquella inmensa cama, isla desierta en un frio despertar, renacida tal vez de una noche de pasión, el hecho de pensar algo así hacía que su corazón latiera a mil por hora. Otro cuerpo, cuerpo desnudo, cuerpo de mujer.
¡Hay Dios! ¿Pero y esta? ¿Qué hace tumbada junto a mí? No la conozco de nada, a ver, piensa, piensa, ¿Qué pasó anoche?
Nada, no recordaba nada. Un sudor frio baño su frente. Ni respirar quería, ¿y si se despierta?
Yo me levanto despacito, así suavemente, primero saco un pié, luego el otro, la sabana, que no se me lie la sabana, maldita sea.
La mujer se remueve. Damián se paraliza, quieto como una estatua. Sigue dormida.
Y ahora el último esfuerzo, me incorporo agarro la ropa y salgo por pies.
Y en eso estaba Damián, en un intento de silenciosa fuga, en un querer que la tierra le tragase allí mismo si ella despertaba. ¿Qué habría pasado que no recordaba nada? Y esa mujer !jodida  mujer! si encima es guapa, la vuelve a mirar, guapa, guapa y está buenísima. Ese pelo negro revuelto…. no la mires más, no la mires
De puntillas llegó hasta la manivela de la puerta, la bajó muyyyyy despacito, un segundo más y esta incómoda situación se terminó, pero la puerta chirrió y Damián  tembló.
 A sus espaldas una dulce voz  le preguntó:
- ¿Cariño pero adónde vas? ¿No recuerdas que los niños fueron a dormir con mi hermana? Ven vuelve aquí, anoche bebiste demasiado, ¡ esos amigotes tuyos siempre con sus apuestas!, te retaron y tu ale a demostrar que podías aguantar más que nadie, entre cuatro te trajeron, jamás te había visto así, llegaste beodo, beodo, menos mal que los niños no estaban que si no……
¿Te encuentras bien? Te estás poniendo muy pálido.  

Algunos borrachillos más en casa de Gus. 

viernes, 2 de diciembre de 2011

Terminamos.


Queridos amigos después de casi dos meses y medio, por fin regresamos a nuestro hogar. Por unos días andaré ejerciendo de ama de casa a tiempo completo. Desembalar, colocar y decorar. Ya me veis aquí lámpara en mano y con cara de felicidad. Ya os colgaré la cara cuando termine jejeje, creo que sera otra jjaaja.
No podré visitaros y leeros como quisiera ,así que disculpad si solo entro con prisas y no os dejo un saludo, pero ya sois tantos los amigos de esta agenda que me va a ser difícil acudir a todos, aún así se hará lo que se pueda.
Abrazos para todos.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Mascotas


Estoy aquí tumbada en este sofá, aunque creo que lo llaman diván,  Mario concertó esta cita, yo no quería. ¿Para qué? le dije, si yo estoy bien, soy feliz, el problema lo tenéis los demás. Yo acepto como soy! como no aceptarlo!, si desde pequeña no escuche otra palabra que “eres lenta”, que sí que ya lo sé, soy lenta.
Cuando nací, me entretuve casi veinte días más de las cuentas que el doctor calculó para mi llegada y es que ¡se estaba tan bien!, allí calentita ¿para qué correr en llegar a un mundo tan difícil? porque mira que este mundo es difícil de entender, al menos para alguien como yo, lenta y sensible dicen. Sí, lo dicen todos, yo lo tengo asumido ya lo dije antes.
Ahora que miro bien, ¡qué bonita habitación la de este doctor! Verdes sus paredes, seguro que para proporcionar paz, a mi el verde me gusta, y ¡cuántos libros! Debe leer muchísimo, yo también leo pero como soy tan lenta aún tengo por terminar cientos. Empiezo uno y otro sin cesar porque me apetece descubrir historias pero tardo tanto  en pasar de página que lo dejo y comienzo otro, creo que sin terminar tendrá ¿trescientos? No se tampoco los conté, cuando llevaba cien me tomé un descanso, después de una semana contando Mario me dijo que me dedicara a otra cosa que ya los contaba él.
En el colegio las cosas no fueron distintas, pero yo no sufría, mis padres sí, no había más que verles las caras, pero yo no tenía prisas ya lo dije antes, yo a mi ritmo, total si al final terminé ¿que importaba cinco que diez?, pues nada, yo finalice hasta la universidad, que tardé, pues sí, esa es la verdad.
 Allí fue donde conocí a Mario. El se enamoró así de repente, a primera vista, yo tardé, sí lo reconozco hasta para eso fui lenta y él ronroneándome, sin desfallecer en su intento de seducción. Ya faltando unos días para licenciarnos, note que mi corazón se aceleraba cuando se acercaba a mí, cuando me miraba . Noté así como un pellizquito en la boca del estomago, sí eso era el comienzo de algo que al final se transformo en un gran  amor.  Por eso estoy aquí, porque Mario se preocupa, yo no.
¡Pero qué bonita es esta consulta!, y ¡Cuánto tarda este doctor!
De repente se abre la puerta.
- Perdóneme Irene, soy el doctor Eduardo Pasolento. Lánguidamente extiende su mano ¡Pero qué hombre más lento! Pensé, tendiendo perezosamente también mi mano.
Ahora dígame ¿a qué se debe esta consulta?
Ohhhhhh!, me olvide, si este jueves había que hablar de mascotas, si es que soy lenta hasta para recordar. Ya no llego pero aquí os dejo una fotografía de Leonardo, Donatello y Michelangelo, ellas son quien alegran mi vida, son mis mascotas.

 BEEEEEEESSSSSOSSSSS
 Alguna mascota más en casa de Gustavo

miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Extranjero e Inmigrante.


François y Margarite celebraban su aniversario, veinticinco años de feliz convivencia. Decidieron preparar una pequeña fiesta a la que  invitaron a sus amigos más íntimos, a su familia más cercana y  a sus cuatro hijos a los que esperaban llenos de emoción. ¡Vivian tan lejos de París!. Adèle residía en España, Clément en Austria, Damien en Boston y la pequeña Dominique en Israel, en total serían treinta personas.

Todas ellas ocupaban un lugar privilegiado en sus corazones y en sus vidas, de ahí que postergaran ese ansiado viaje a Roma, lo realizarían en otra ocasión, hoy deseaban sentirse arropados por aquellos a los que amaban.

Durante toda la mañana Margarite había estado trajinando entre los cachivaches de la cocina, nada como cocinar ella misma. La cocina era su pasión, en ella se perdía y olvidaba esa presión que su día a día le provocaba. Era juez y en los últimos meses los casos que llegaban a ella eran duros, tremendamente duros, así entre especias, pates y croissant podía olvidar tanto dolor humano.

François apoyado en el quicio de la puerta la observaba en su ir y venir, aún le emocionaba ese contoneo entre sartenes y ollas, sonreía al escucharla tararear la canción que bailaron el día en que por primera vez sus vidas se cruzaron. Ella opositaba, él un minmundi, le dijo que era, cuando bailan entre el bullicio de aquella sala de baile situada en un oscuro sótano cerca de la Rue Rivoli.

- ¿Un minmundi? Le preguntó Margarite. ¿Qué quiere decir eso?

- Nada, no soy nada, ando labrando mi futuro y lo encontraré, vaya  si  lo haré.

La fuerza de su mirada, la rotundidad de su voz, su valentía y ese arrojo la enamoraron.  

François, por entonces, trabajaba en una gran fábrica de automóviles de París, dieciocho años tenía cuando entro a formar parte del equipo de montaje, pero no era eso lo que él buscaba. Cada tarde al terminar su turno, estudiaba robándole horas a la noche. ¡Cuánto esfuerzo y sacrificio! Pero al final mereció la pena, hoy ocupaba el sillón de la dirección.

La comida discurrió como esperaban, charla animada, risas y bromas, hasta un bailecito se marcaron. Cuando todos se marcharon. Los dos salieron a la hermosa terraza que su vivienda tenía, desde ella se podía ver el Arco del Triunfo. Margarite se dejo caer desparramada en la hamaca, cerró los ojos y se adormeció entre los sonidos envolventes de esa noche que comenzaba a anunciarse.

François encendió la farola que con luz tenue, le ayudaba a leer el periódico, que en un descuido, en la mañana, había quedado olvidado sobre la mesa.

- Escucha Margarite, hoy anuncia una noticia tremenda sobre la inmigración, te leo “la inmigración en Francia sigue causando desbordes y enfrentamientos. Esta vez ha salido a la luz un video en el que se ve a la policía francesa cargando duramente contra un grupo de mujeres y niños en un suburbio al noreste de París, informó CNN según recoge el portal web del diario español el Mundo.

El grupo de inmigrantes, compuesto por alrededor de 60 personas mayoritariamente procedente de Costa de Marfil, estuvo viviendo en la calle desde que fueron desalojados de sus casas debido a un nuevo proyecto previsto en esa misma zona para construir viviendas, aseguró a la cadena de noticias el periodista Michael Hajdenberg.”( texto recogido  de la página del “Elcomercio.pe”)

- ¿Me estás escuchando? Le pregunto, cuando al volver su cabeza la encontró con los ojos cerrados.

- Sí, mí amor, claro que te escucho, le respondió.

- ¡Hay que ver hasta dónde podemos llegar!, y es que esto es un problema difícil de solucionar, igual si se quedaran en su país…

 Margarite sin abrir los ojos le pregunto.

- Oye Paco y tú ¿de dónde eres?

- El la miro y con cara circunspecta respondió: “andalú”, Margarite “andalú”.


Otras visiones en casa de Gustavo.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Entre mis pensamientos


Cuando miro tus manos te me apareces,
y todo mi mundo se arremolina
entre la tela de araña que alegre tejen
tus miradas, tus caricias, tus palabras.  
Y es ahí donde yo  hábito sellando puertas
a un destino  que nos fue escrito.

Destino  trazado  en el mapa oculto
de este mar sereno que nos invita
a perdernos  sin rumbo fijo, a la deriva,
entre la bruma espesa de tu cálida saliva.

Adormecida, entre el murmullo calmo regresas,
bordeando  las esquinas de mi alma mal herida,
provocando marejadas de espuma  brava,
perfumados vapores  que van creciendo 
abriendose paso a fuego lento,
aromas que arropan tu cuerpo,
tu cuerpo que es el mío.

Entre mi boca se  me derraman ,en un  susurro,
las letras de tu nombre ,
transformándose en plegaria, en grito roto,
torrente desbocado sin diques que las contengan,
maremoto que altera y mata.
Retales de instantes robados al tiempo,
deseos inconfesables,
burlando  la mirada lasciva de nuestros propios sueños. 

Y así la noche llega y te adivina,
cuerpo desnudo que se pasea
dibujado por la tenue luz
de una farola ,que descarada
penetra entre la rendija olvidada
del postigo abierto de mi ventana.

No puedo  amor imaginar estas tus manos,
paseando entre los poros sedosos de otra piel
que no sea la mía,
senderos ocultos de placeres prohibidos.

Me duele, no quiero,
más si el destino juega  mal su partida,
tan solo te pido amor
que perdiéndote entre la línea roja del oscuro deseo,
tu pensamiento  tan solo me ame  a mí.
Y  que tus manos   sientan que ese calor ,es el mío

sábado, 19 de noviembre de 2011

Siempre mensajes positivos.

Hace unos días que pasea entre mis pensamientos Carmen Rosa una mujer que sin conocernos físicamente, genera en mi un sentimiento de positividad continua siempre que la leo o siempre que  se acerca hasta mi con sus cariñosos comentarios, desde su blog ATRACCIÓN POSITIVA me ofreció un regalo que gustosa acepté y que hoy agradezco a modo de entrada.
GRACIAS CARMEN

jueves, 17 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: El grito de los excluidos.




Frente a la mesa de juego una última mano, nada le queda, todo está sobre el tablero verde. La botella vacía, el vaso bordeado por sus resecos labios en un intento de apagar el fuego que de su garganta nace. Un bombeo continuo de turbia sangre negra, llega hasta sus sienes,  el dolor que siente es insufrible. El corazón golpea con furia, se le antoja que fuera a estallar.
¿Lo escucharan todos los que rodean esta maldita mesa? Se preguntó.
- ¿Cartas? Pregunto   Fermín.
 Miró el abanico de naipes y un escalofrío recorrió su espalda.
-  Se aceptan apuestas,  retumbo la voz de Fermín.
- Mi vida, no tengo nada más, pronunció, dejando caer sobre el mantel una mágnum del 44.
Todos se miraron, sonrisas soterradas, los cinco jugadores se relamieron por su aditivo triunfo.

Martín, en la próxima mano quedará excluido. 
Es el final, nada queda, todo lo que fue dejo de ser.

¡NO, NO, NOOOOOO!

 

Se aceptan más lecturas sobre excluidos en casa de Gastón

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...