miércoles, 13 de abril de 2011

Este jueves un relato. RELATO HISTORICO.

 Un día de agosto, caluroso día, caluroso mes, después de una espera de nueve meses,los dolores anunciaron que llegaba, que ya venía. Muy temprano se preparaba Sara para ir al encuentro de ese ser que estaba por nacer. Pero algo iba mal, no era como la primera vez. Noto como se  inundaba todo a su paso, hasta sus pies rodaba un espeso líquido verde. Definitivamente algo iba mal.
Solo tardo unos pocos minutos  en entrar por la puerta del centro hospitalario donde fue atendida. Sedada no pudo abrazar al hijo que acababa de alumbrar. Al despertar, el niño no estaba junto a ella, se lo llevaron a la planta de prematuros. ¿Prematuros? Preguntó, pero si venía con más días de la cuenta. – Quiero verlo pidió.
Y al llegar descubrió a un niño de ojos azules, lleno de pelusita rubia, grandote y rollizo, todo un hombretón de tan solo cinco horas.
Todos los familiares fueron llegando poco a poco con el deseo de conocer al recién nacido.
La feliz mamá fue  acompañando de dos en dos a los visitantes, esa sala  era un lugar especial, y no podia ser de otra forma.
A última hora de la tarde llegaron los afortunados abuelos y llena de gozo los dirigió hasta el lugar en el que reposaba el pequeño. Para acceder habia que entrar en un pasillo largo, una cristalera separaba a los recien nacidos de sus visitas, podian verlos pero no acercarse a ellos, no podian acariciarlos, abrazalos, besarlos.
El primer bebe  que vieron se perdia en la palma de una mano, estaba todo lleno de cables, el segundo casi igual y así hasta llegar al último, ese  niño gordito, rubito y tan hermoso y grande! Chocaba tanto verle allí!
La feliz mamá miraba a los abuelos, unos abuelos tremendamente expresivos que se mostraban muy callados en esta ocasión, el abuelo incluso triste.
Al salir de allí, el abuelo Martín dijo, -Perdóname hija pero mientras el pequeño esté aquí no podré volver.
Sara extrañada le preguntó el porqué, y lo que su padre le narro la dejo sin palabras.
Hace ya muchos años, tenía yo entonces tan solo diez, el abuelo Manuel a demás de trabajar en el campo era un hombre muy comprometido con su pueblo, tanto que trabajo en el ayuntamiento, era concejal. Corría el año 1936, época triste para España. Una España que se dividió, que se partió en dos.
Una mañana se llevaron al abuelo Manuel detenido y fue juzgado sentenciado a muerte.
Durante dos años estuvo en la cárcel a la espera de  que se cumpliera su sentencia. Durante esos dos años, yo dos veces a la semana le llevaba comida y ropa limpia.
-Pero Papá, solo tenías diez años, y el pueblo de la ciudad está a más de cincuenta kilómetros ¿Cómo ibas?
- Caminando, iba caminando, la abuela lo preparaba todo y yo de noche caminaba hasta llegar bien entrado el día. Cuando nos permitían pasar a ver a los presos teniamos que atravesar un corredor estrecho con un muro de cristal que nos separaba de las personas que amábamos. Yo veía a mi padre y no podía tocarlo, abrazarlo. Esto duró dos largos años.
Ahora al verme aquí frente a mi nieto, he recordado el dolor de un niño que no podía abrazar a su padre, y es el mismo que siente un abuelo al no poder abrazar ahora a su nieto.
Ven papá, y lo tomo Sara de la mano, eso no es así, ven y poniéndole una bata verde para aislar y proteger de cualquier contagio a los bebes, lo dejo pasar hasta la habitación del pequeño nieto.
Con él entre sus brazos sus ojos sonreían inundados de felicidad, - y dime Papa ¿Qué fue del abuelo?.
El abuelo era un hombre honrado, justo y bueno, por ello se desplazaron  a la ciudad, el señor cura, el farmacéutico, el maestro y el médico ,abogaron por él y fue absuelto.
-          Papa y de qué bando era el abuelo.
-          ¡Y qué más da hija si  los dos bandos sufrieron!
Un héroe de tan solo diez años, durante dos,  acudiendo al encuentro de su padre encarcelado, caminando en la noche, alejando  sus miedos y despertando sonrisas para alegrar la mañana de un hombre jamás derrotado. 
La fuerza del AMOR. La historia de unas vidas sencillas. La historia de una España renacida. 

Más relatos históricos,
muchos más en casa de Gustavo:http://callejamoran.blogspot.com/

32 comentarios:

  1. San, me ha encantado tu historia de vidas sencillas, esta llena de buenas intenciones, buenos sentimientos y futuro.
    Ademas de todo eso me gustaria destacar dos frases:
    -Papa y de qué bando era el abuelo.
    -¡Y qué más da hija si los dos bandos sufrieron!
    Resume toda una filosofía de vida y es lo que deberíamos pensar todos para seguir construyendo un futuro mejor.
    Repito, me ha ncantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. San:
    Hola, muy linda la historia.Me emociona ver como son los de profundos los lazos familiares.
    Hay flores para ti en http://unrinconcitoespecial.blogspot.com
    Con cariño!!

    ResponderEliminar
  3. Amiga, nos has regalado con una hermosa y emotiva historia que, intuyo, tiene mucho de vos.
    un placer compartirla.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ambos bandos sufrieron , qué verdad más cierta.
    ójala ambos bandos volvamos a perdonar de nuevo
    gracias
    beso

    ResponderEliminar
  5. Todos pierden en la guerra. O quizá no todos.
    Ganan los que venden armas y están en sus despachos.
    Ganan los militares de alta graduación.
    Ganan los jerifaltes que no le quieren al pueblo.
    Hoy es día de gritar Viva la república.

    ResponderEliminar
  6. San, enlazas el parto, una nueva vida, con otra que guarda un secreto doloroso. Esa separación del cristal que no le deja tocar al nieto, es como las rejas que no le dejaban abrazar al padre.
    Separaciones, dolor encajado en la memoria, y al final ese niñito como un regalo por estrenar, el consuelo, la alegría.
    Una história muy bien trazada, urdida de emociones intensas. Besitoooos sonriente y dulce amiga.

    ResponderEliminar
  7. San, pequeño gran heroe, el amor todo lo puede.
    Muy hermoso, gracias por compartir.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. VIDA en Letra...

    Gracias por esta Deliciosa Lectura :))

    Un placer pasarme por tu casa

    Besos de Primavera

    ResponderEliminar
  9. Muy emotivo y sangrante, así es la historia, me quedo con la frase , qué más da hija, si todos los bandos sufrieron, así es en una guerra, no hay ganadores, solo sufrimirnto.
    Me quedo con las ganas de ver al niño,¡qué rico!
    un besazo
    Marian

    ResponderEliminar
  10. Relato de esperanzas y de recuerdos dolorosos, de futuro y de llagas del pasado. De la pena que fue y del amor que viene.

    Como la vida misma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hay momentos que traen recuerdos qeu quieres olvidar pero que sirve para las otras generaciones, de lo que fue un tiempo vivido por los protagonistas de abajo...como bien dices...los dos bandos sufrieron..
    Genial relato me encanto.
    Primavera

    ResponderEliminar
  12. No rotundo. No, no todos pierden en una guerra, eso es cómodo de decir.
    Sí, es importante del bando que seas...
    Leamos un poco de Historia Contemporánea de España, o de cualquier lugar... unos ganaron y otros perdieron, pero MUCHOS MURIERON, algunos perdieron hijos PERO LOS ROBARON A OTROS, familiares murieron PERO LES DIERON TÍTULOS HONORÍFICOS Y PAGAS DE POR VIDA NO TAN HONORÍFICAS MILLONARIAS, otros perdieron a sus esposas PERO TOMARON A LAS CRIADAS, TUVIERON HIJOS Y ABANDONARON A LAS CRIADAS DESPUÉS... No, no todos perdieron.

    La ELIMINACIÓN DE LAS guerras debería ser el primer paso para la civilización.
    Muy interesante escrito y muy polémico, BRAVO!!!!

    Beso.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonita y tierna la historia, comparando dos situaciones,una en el pasado y una en el presente, unidas en el tiempo por un mismo sentimiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Querida Verónica llevas razón "algunos" ganan, pero la gente sencilla pierde, siempre pierde.
    Antes de llegar a las armas deberian pensarlo dos veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Una muestra que el amor es indispensable, sobretodo en la familia.
    Lindo relato.
    Un abrazo SAN

    ResponderEliminar
  16. Preciosa historia San, parece...vivida el sentimiento y sensibilidad que desparramas hace que parezca parte de ti, "todos pierden" estoy contigo, en una guerra todos pierden y es lo que se debiera pensar para poder terminar con ellas. Enternecedor recuerdo el del abuelo al recordar a su padre mientras ve desde el cristal a su nieto. Al menos a este puede abrazarlo. Un besito amiga de la preciosa sonrisa.

    ResponderEliminar
  17. Intensa y conmovedora la imagen del vidrio que separa, provoca una irradiación del relato hacia el pasado de la guerra civil (cruel y dolorosa como todas las guerras)y una conexión con ese presente esperanzador que es la vida recién llegada de aquel niño. La vida y la muerte siempre conectadas. Y el amor lo único que nos salva (¡de ambas!).
    Todo mi cariño para ti linda San!

    ResponderEliminar
  18. Sam, el amor, mueve montañas. Todo es posible si se hace con amor.
    Precioso relato lleno de sentimientos y ternura.
    Recuerdo cuando nació mi hijo mayor y lo tuve por primera vez en brazos... no encuentro palabras para describir lo que sentí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Precioso relato, en el que mezclas la llegada de un bebé a este mundo, con los recuerdos de su abuelo cuando niño. Detesto las guerras, pero muchos más a los que fabrican armas y las venden, si ellas no existieran, las guerras se acabarían. Yo sueño que en un día no muy lejano pueda suceder. Tu relato rezuma ternura. Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  20. Historias reconditas que marcan a fuego.
    Y salen a luz para festejar la vida.

    Precioso

    Cariñitos

    ResponderEliminar
  21. Se me cayó una lágrima. Es impresionante cómo situaciones de la vida nos hacen acordar a otras pero sin embargo siempre es el amor lo que triunfa. Hermosa historia!

    ResponderEliminar
  22. san, ese niño un día cumplirá los años del entendimiento, ese ...a ese niño haría que contarle esta historia. se la ha ganado por el mero hecho de haber nacido y por el mero hecho de haber provocado un despertar en el agüelo. a ese niño...sí, sin duda se le debe esta historia...
    por otra parte, cuán canalla es una guerra, cuán hija de su madre es una guerra...si es capaz de provocar heridas en niños de 10 años, y lo es, por desgracia lo es, cuán mala es una guerra si una vez que ha herido a un niño esa herida perdura y perdura...
    se debería de herir de muerte a la guerra...que desaparecieran del mapa. pero mucho me temo que las guerras son esos pasos necesarios en el hombre..necesarios desde el punto de vista de volver a incidir en su precario recuerdo, es decir, el hombre se olvida a la mínima lo cruel que es una guerra, así que esta por narices vuelve para decirle al hombre que es un paso que no se ha de dar...que gilipollas es el hombre que olvida con esa facilidad, qué gilipollas pues ha de entrar en una nueva guerra para saber cómo es un enfrentamiento armado...
    medio beso, san.

    ResponderEliminar
  23. Las guerras, todas las guerras que han sido y que lamentablemente serán, nos hablan de la sinrazón más absoluta al tiempo que sacan hacia fuera lo peor de nosotros mismos. Provocadas por los perversos intereses de unos pocos, atentan gravemente contra muchos. En todas las guerras hay vencedores y vencidos, no pierden todos, no.
    Sus devastadores efectos como el cristal o la reja de tu preciosa narracion, duran durante generaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Cuantas historias quedan enganchadas de nuestros recuerdos, los abuelos han sido durante años la voz del que nunca olvida, del que sufre la guerra. Recuerdo un día en el patio del colegio, en secundaria, una compañera contó que su abuelo tenía miedo a los espacios cerrados y él porque, fue motivado por la guerra, eso me impresiono tanto que aún bucea por mi memoria.

    Bonita historia... Besos

    ResponderEliminar
  25. Querida San, recuerdo un poema de Cesar Vallejo que dice algo así: "entre los vencidos el pueblo llano paso hambre, entre los vencedores el pueblo llano, la pasó también"
    Las guerras son siempre malas para la mayoría y buenas para unos pocos.

    Yo también eche mano de la guerra civil, es lo más cercano que tenemos y lo más injusto que recordamos.

    Besos y abrazos a ambos.

    ResponderEliminar
  26. La historia es profundamente conmovedora. Ese abuelo es un personaje increíble.
    Conozco personas que sufrieron traumas por la guerra, pero éste es trmendo.
    Por otra parte me has recordado los veinte días que mi pequeño pasó en la UCI y a 200 km. de casa. Y los ratos que nos dejaban tocarle, con la bata verde, claro.
    Muy buena la frase : para alegrar la mañana de un hombre jamas derrotado.
    Besos San.

    ResponderEliminar
  27. Sinceramene, he pensado que a aquel hombre le mataban, despues de aquellos años años de tan duro sacrificio por parte de su nieto y marcados en su vida por la incertidumbre.
    Las historias de este tipo no siempre han acabado bien.
    El silencio suele avalar mas bien la dureza de algunas situaciones.
    En cuanto a lo diminuto de esos niños, a su fragilidad, la decidida actitud de aquella madre de acercar los nietos a su abuelo, entronca bien con la idea de la España renacida.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  28. San me ha encantado y conmovido tu relato. Deja aflorar la emoción por aquellos anonimos que con pequeños actos de amor se le cruzan a la iniquidad, y redimen con actos valerosos los de vida sencilla, sin estridencias ni aplausos.
    Vaya entonces mi aplauso para ese abuelo/niño y para vos que sabes tocar con maestría las fibras sensibles.
    Besito

    ResponderEliminar
  29. Un abrazo de generaciones desde dos vivencias que convergen en un sentimiento que llama a otro a través del tiempo. A veces se hace difícil superar ciertas situaciones que marcan la vida, pero sin dudas, no quedarnos allí, donde la memoria nos duele más, también es necesario. Ese abrazo de abuelo y nietito recién llegado, ha sido un augurio de tiempos que se renuevan (ojalá que con aires de paz).
    Besitos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  30. Siempre es un placer pasar por tu casa,
    disculpa la ausencia,
    deseo pases unas felices fiestas
    de semana santa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Conmovedora historia, sin lugar a dudas.
    Recibe un cordial saludo desde Berlín.

    ResponderEliminar
  32. Que bella historia y que mensaje tan profundo..
    de que importa de que bando se es en un pais dividido si todos son hermanos y de la misma manera sufren..
    un beso y gracias por esta enternecedora historia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...