miércoles, 31 de diciembre de 2014

ESTE JUEVES UN RELATO...ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO



Dos por uno
En cuanto llegara al hospital le contaría todo, se dijo Cándido infundiéndose ánimos. Seguro que Virtudes, su Virtudes, lo entendería, total eran cosas de familia. El especialista le explicó ante su incertidumbre, que era más que probable que su hijo naciera con ese gen. La ley de la genética, sentenció, y su tatarabuela lo portaba…
El parto se adelantó un par de semanas, ante tal imprevisto sin espera, tomó un taxi y llegó sola a la maternidad. Durante el trayecto un único pensamiento le acompañaba. Tenía que haber hablado con Cándido –se repetía Virtudes entre contracción y contracción–. Total solo fue un desliz sin importancia, no creo que la suerte venga de espaldas…, pero ya no había vuelta atrás. Inspiró con fuerza y empujando, dejó salir la nueva vida que hasta ese momento había latido dentro de ella. Por la cara de los que estaban allí, supo que sus sospechas se materializaron: el bebé era negro, como la noche negra en la que se dejó vencer por un instante de locura, en la despedida de soltera de su amiga Lola.
Cándido compungido entró en la sala de recuperación. Sin espera abrazó a su esposa mientras acelerando las palabras, desahogaba su corazón. –Tenía que habértelo contado antes de…, la tatarabuela era negra, igual el bebé… balbuceó conteniendo unas lágrimas rebeldes.
Su comprensiva esposa suspiró dejándose abrazar, mientras una sonrisilla sibilina en recuerdo del boy color chocolate, se dibujaba a escondidas en su mente. Con palabras calmas consoló a su marido.
– ¡Ay amor!, yo casi caigo muerta al ver el color de nuestro hijo, y resulta que ha heredado el gen de la tatarabuela… Nada, no pasa nada.

Más deseos y más oscuros en casa de CHARO

13 comentarios:

  1. Jajaja un gen que le vino al pelo, jejejejejeje

    ResponderEliminar
  2. Demasiadas casualidades en un texto lleno de ingenio y fino humor. No sé si reflejan una realidad, pero según algunos estudios, el porcentaje de hijos fuera del matrimonio que pasan por estar concebidos en él es muy elevado.
    Un fuerte abrazo y Feliz Año 2015.

    ResponderEliminar
  3. jaja por suerte esta vez todos salieron ganando
    =)

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno San, ja ja ...nunca sabremos si fue el gen o el desliz , en cualquier caso Virtudes respiró ante la confesión de Cándido. Por cierto, ja ja los nombres están muy bien escogidos!
    Gracias por participar y Feliz Año Nuevo!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo que hay que agradecerle a las abuelas y no digamos a las bisabuelas. Con su buen hacer han sabido salvar un matrimonio.
    La virtud fue flaca, pero la candidez borro toda sospecha.
    Brillante relato pleno de humor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y a lo mejor fue una sorpresa de la genética debido a un desliz ancestral.

    ResponderEliminar
  7. Siempre puede haber un negro en el árbol genealógico. Por otra parte, ya es el segundo relato que leo en que el objeto de deseo es un hombre de color. Parece que la fantasía de las chicas viene por ahí. ;-)

    ResponderEliminar
  8. Jajaja es genial este relato! Lo bien pensado que está y lo bien resuelto que queda!
    A veces la suerte está de nuestro lado y creo que en este caso estaba del lado de Virtudes!
    Me divertí mucho, y te felicito por tu originalidad.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. jajaja qué malas somos las mujeres!! :))
    Lo mejor de los cuentos es que todos/as acaban contentos y satisfechos de quedar conformes con el final. Bonito.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. A veces es mejor esperar un poco antes de hablar.
    Besos y feliz año.

    ResponderEliminar
  11. Jajajaja...nada, no pasa nada...pero podía haber pasado...qué maravillosa casualidad la del nacimiento, la de la tatarabuela y magnífica casualidad que por unos segundos él confesara antes...
    Claro, conciso y redondo...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...