miércoles, 4 de abril de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO...Semana Santa


Mamá me dijo que papá había muerto en la guerra, cuando un día le pregunté por él. Con esa respuesta cerró un tema que jamás se volvió a tocar. Para no verla trabajar nunca fuera de casa, vivíamos bien, holgados. Dentro de este territorio, era muy divertida y sociable, por eso creo que recibíamos tantas visitas, sobre todo masculinas. Ahora bien, fuera cambiaba totalmente, hasta sus ropas eran distintas; de la bata de seda de colores que usaba en nuestro hogar, pasaba a trajes oscuros y muy recatados. Era muy devota de la Virgen de los Desamparados, yo imaginaba que era porque estábamos solos en este mundo, a pesar de tantas visitas. Todos los años cuando procesionaban la imagen, ella presidía una gran fila de mujeres ataviadas con mantillas negras. A mí me gustaba verla vestida así, lo que no me hacía tanta gracia era que cada año para comprobar qué tal podía lucir su nuevo traje, yo servía de modelo, y de tal guisa me fotografiaba para tener un recuerdo, decía. Treinta años de recuerdos inmortalizados debieron quedarse clavados en mi subconsciente, porque después de fallecer ella, aún  continúo con esa tradición de fotografiarme, a pesar de que mi esposa no lo termine de aceptar. Sobre todo por el aspecto que tengo con la teja y la mantilla… y mi generosa barba negra.

Otros pasos de Semana Santa los podéis leer en el blog de Lucía: Sintiendo en la piel

21 comentarios:

  1. Jajajaja,no me he podido reír más.

    ResponderEliminar
  2. La carcajada ha sido sonora y sigo sonriendo, o tiene una buena melena o la peineta se la sujeta con cinta de carrocero. Sigo riendo. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Que bueno ese final ajjajaaj vamos que me he quedado con la boca abierta .
    Un abrazo y muy original.

    ResponderEliminar
  4. Hola San , muy buen relato .... Mira tú que yo me creía que era una niña la que narraba la historia , y mira tu por donde me equivoque , jajajajaja muy bueno te deseo una feliz noche besos de Flor.

    ResponderEliminar
  5. jajaja el poder de las hipocresías! Uno ve lo que quiere ver y deja de observar lo que no quiere ver.

    ResponderEliminar
  6. Brillante y literaria manera de enfocar con fino humor , estas fiestas tradicionalmente tristes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno!!! Me has dejado patidifusa. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es muy bueno el relato :) Muy inesperado ese final y sí es cierto que algunas personas solo son apariencias...

    Muchos besos, San.

    ResponderEliminar
  9. Excelente!, con final inesperado y algo de humor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Dejas ver desde el principio qué pasaba en aquella casa.
    Pero...el final ha sido apoteósico ! Las madres algunas veces no tenemos medida.
    Gracias por participar y por las risas.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. Interesante, hasta el final.
    Beso rasurado.

    ResponderEliminar
  12. Muy original tu relato, sobre todo ese final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Curioso relato, San. ¡No me esperaba para nada el final!
    Besos jueveros

    ResponderEliminar
  14. Aplausos, San.
    Un relato bien hilado y con un sorprendente final.
    Además es más real de lo que pudiesemos hasta haber imaginado.
    Me recordaste la película Flor de otoño.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. Buenas tardes, San:
    Enhorabuena por tu relato, es toda una delicia: tiene un ritmo narrativo ágil y está resuelto con ingenio. He disfrutado con su primera lectura y aún más con la segunda.
    Un abrazo, San.

    ResponderEliminar
  16. jajaja... vaya que recuerdos de semana santa y aquella procesión

    ResponderEliminar
  17. Como los magos en sus números, te sacas el conejo de la chistera. Bonito y sorprendente relato digno de ti.

    ResponderEliminar
  18. Te has superado amiga mía y eso no es fácil. Divertido, mordaz, irónico, lleno de guiños este relato tuyo semanasantero. No se puede decir más con menos elementos. Una delicia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Algunas personas sí que no saben respetar las tradiciones ajenas...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...