jueves, 12 de septiembre de 2019

ESTE JUEVES UN RELATO...AMAZONAS


Mis pasos se adentran buscando el corazón salvaje de esta selva tropical, en busca del paraíso anunciado en el folleto de la agencia de viajes. Con mis manos, separo el follaje que me impide traspasar la senda  señalada en el mapa. Sus ramas se me antojan guardianes custodiando los tesoros más preciados de este lugar. Me fundo con la naturaleza que me acoge sin reservas, soy un ser más en su universo, como los pájaros, que libres entonan himnos enardecidos. Sus trinos se entretejen en las ramas plateadas de las copas de unos árboles sin fin. Por un sendero escarpado, casi inaccesible, descubro recodos donde el agua golpea la roca, precipitándose al vacío en caída libre y sonora, hasta alcanzar unas aguas cristalinas, donde los rayos de sol se pierden anunciando el languidecer de la tarde.  No me siento defraudada, el paisaje es igual a las fotografías que ilustraban, como reclamo, las páginas de su propaganda. Hay lugares que hay que visitar y este sin duda es uno de ellos, es el Edén.
Agosto agoniza mientras me alejo, dando paso a los enigmas ocultos del otoño. Tras de mí ruge el viento, entonando la lírica del crepitar de las hojas convertidas en pavesas. El aroma a ceniza lo cubre todo. El aullido de la madre naturaleza es desgarrador. Mis lágrimas no borran las imágenes grotescas.
Llega la noche, la más negra, la más amarga.

Otros viajes, otras visiones las podeís leer en el blog: Notas desde el fondo de mi placar.

16 comentarios:

  1. sentir así la naturaleza debe ser intenso...

    ese "crepitar" me recordó a mi amado Spinetta... saludos...

    ResponderEliminar
  2. Que tristeza que las llamas del capital y las chispas de la incapacidad, llenen de rojo y ceniza esa maravilla de la naturaleza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un bonito texto para seguir adelante en la defensa que hay que cuidar y salvar estos lugares que nos proporcionan vida , no olvidemos ,
    Un abrazo San me alegro de volver a leerte.

    ResponderEliminar
  4. Real, sentido y poético… Y, tristemente, con un final teñido de impotencia y amargor.
    Un placer leerte, San.
    Abrazos, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  5. La naturaleza nos hace sentir y sentirla es maravilloso. un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sam ,cómo me alegro de "verte"y de leer esta belleza de entrada
    Nos olvidamos que la Naturaleza es madre,amiga,hermana y formamos parte de ella
    Si fuéramos capaces de sentirla como digo,no se enfadaría,porque sin rencor,Ella responde y nos muestra el daño que le hacemos
    Posemos un beso en lugar de humo en la frente de nuestra hermana ,madre,amiga
    Besucos para tí,linda

    ResponderEliminar
  7. Hola San! me alegra reencontrarte entre el grupo de jueveros! Creo que a todos nos seduce la idea de conocer uno de los pocos paraísos naturales (o casi) que nos quedan, pero no nos olvidemos que, si lo convertimos en destino turístico, muy pronto dejaría de ser paraíso, precisamente.
    Un detalle... aquí en el sur tenemos primavera en agosto, y en la selva tropical creo que esa particion convencional de cuatro estaciones, no existe, apenas se marca una temporada de lluvias más intensas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Este verano, en esos paisajes de paraíso perdido, el fuego dejó expuesta la mezquindad de los hombres.

    Un buen texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Que maravilloso relato!, de una naturaleza que acoge, te hace una mas en su interior de trinos ensordecedores y aguas que golpean rocas, exhuberante, y luego te alejas ante la inminencia de la amenaza, triste...con las emociones e imágenes impresas en tu ser. A modo de tributo de una selva que agoniza nos dejas tus hermosas letras San querida, gracias por tu participación, es un placer pasar por tu casa...
    Beso grande y buen finde

    ResponderEliminar
  10. El contraste entre la maravillosa descripción del paraíso tropical y el final de tu relato es desolador. Es realmente triste pensar que algo así esté sucediendo.
    Ha sido un verdadero placer volver a leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. accedemos a un prometido Paraíso impreso a todo color en la esperanza de poseer para nosotros solos la maravilla que se nos abre a los ojos cuando presenciamos que el Paraíso no decepciona, pero... el Paraíso siempre está en nosotros, hasta que nos derrumbamos ante una realidad que supera nuestros sueños
    PD,: Siempre es un placer leerte, tras más de un decenio de hacerlo

    ResponderEliminar
  12. Todos los inviernos, en la estación seca, como aquí durante el verano, la codicia se revela como lo que es: unas llamas que devoran la riqueza de todos, coviertiendo la tierra en cementerio de cenizas de unos pocos. Gracias, ¡qué bien que hayas vuelto! Un abrazo grande Sam.

    ResponderEliminar
  13. me ha encantado volver a leerte bella amiga un placer estar cerca de vos nuevamente

    ResponderEliminar
  14. Así de maravilloso, es el paraíso americano (que algunos se empeñan en destrozar).Cruza el charco San, será tan lindo verte por aquí, como volver a cruzarme un jueves contigo.
    Beso y abrazo jueveros, siempre!!!

    ResponderEliminar
  15. Y tanto que es desgarrador, lo es el relato, lo es la sensación que queda al pensar que todos esos parajes tan maravillosos pueden ser devastados por el fuego destructor.
    Me alegra mucho volver a leerte y además en un relato como este, que me ha gustado mucho como lo has escrito.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...