jueves, 31 de marzo de 2011

Aquel viaje a Alicante.




No sé muy bien qué extraño resorte hace que un acontecimiento que ocurrió hace años acuda  a tu memoria y lo vivas de nuevo.
Esta mañana mi compañera me dijo: _ San despierta ¿qué estás pensando que sonríes de esa manera?
Y mirándola comencé a contarle un viaje que realicé hace años a la ciudad de Alicante. Me habían propuesto un curso de formación y como el tema era de mi interés (resolución de conflictos) acepté.
 En un primer lugar había decidido ir en mi coche, pero por no sé qué problema, que no viene ahora a cuento, al final me pareció una idea buena, ir en autobús. Ocho horas de maravilloso viaje en un autobús con las piernas encogidas por que el espacio entre asiento y asiento era minúsculo. Hablo de hace unos diez años más o menos, no fue ayer ni mucho menos.
No imaginaba yo que la carretera era una sucesión de curvas y más curvas, subiendo hacia unas sierras que ni os cuento, aquello me pareció que estaba a ¡vaya usted a saber!. Que lo de las autovías allí no había llegado. Bueno a lo  que iba, toda decidida tomo mi autobús, oigan sesenta plazas ¿creen que se lleno? pues no, allí estaba una señora entrada en años, el conductor y yo.
A la hora establecida aquel conductor.-Señoras prepárense que el viaje comienza ya.
Todo iba bien dentro de la más absoluta normalidad, silencio absoluto, tomo mi libro para entretener el  tiempo y la señora.- Que hija de viaje ¿no? yo que la miro muy sonriente.- Pues sí de viaje.
_Y qué cómo te llamas, yo me llamo Obdulia.
- Yo San !valgame Dios! ¿y qué nombre es ese?
Así comenzó una tormenta de preguntas sin respuesta la mayoría, porque no me daba la oportunidad de responder. Hablaba, hablaba, hablaba. En cuestión de un par de horitas, la señora Obdulia me contó su vida y la de medio vecindario. Yo educadamente asentía, con mi libro reposando entre las manos.
La señora Obdulia estaba viuda, tenía siete hijos, y su marido, que en paz descanse, era un santo, pero un santo, la única peguita, que cuando bebía se le iba la mano. Eso lo contaba entre sonrisitas entrecortadas,
- El muy mamón, menos mal que se fue.
-Señora Obdulia ¿como dice eso?
-Hija, Dios lo tenga en su gloria, porque yo sí que vivo en la gloria desde que se marcho, fíjate hasta viajo, que si estuviera aquí !cualquiera!
Y aquí el conductor que se llamaba Juan, no aguantó más y !zas! también nos contó que recién se había separado, " que su Pepi era mucha mujer, “mu  limpia  y mu madre" eso decía.
Yo ante tanta confesión me fui entregando a las historias y pregunté:
-Si tan buena mujer era ¿por qué la dejo?
-Mira niña, yo soy “ mu macho, pero mu macho”,  y las hembras me vuelven loco. Mi Pepi "pa" la casa y "pa" los niños “mu” buena, pero no cumplía conmigo, que yo necesitaba de ella cada noche y ella que "na" de "na" y un hombre que es hombre, tiene que salir de su casa para no buscar "na" fuera "exprimio como los limones"
Aquí casi me da un infarto, no pude menos que reír, reír a carcajadas bien sonoras, Jamás había escuchado nada igual. Ni Buñuel en sus mejores tiempos hubiese retratado situación igual.
Dicho esto dio al play y "Los Chichos" arrancaron a cantar. Entre canción y canción, entre parada y parada el autobús se fue llenando de nuevos pasajeros, pero ese momento de confesión de la señora Obdulia y del señor Juan quedó grabado en mi memoria.

Para conocer un pais y a sus gentes, nada como un largo  viaje en autobús, cruzar las manos, abrir ojos y oidos, sonreir  y  llenarse de sus historias. Cuando se comparte tiempo con alguien que sabe que no va a volverte a ver más, sale una vida por la boca.

martes, 29 de marzo de 2011

¿Te gusta bailar?



¿Te gusta bailar?
 No  te conozco, ¿me conoces tú?
 No, no te conozco pero hace unos minutos que te observo y ¡dios! ¡Si que te gusta bailar! Llevas todo el tiempo marcando con tus pies cada nota
¿Qué te lo impide? ¿Sientes pudor? Ven  y me tendió sus manos.
Le miré extrañada y sonreí, miré a mis amigos y todos sonreían., todos asentían con la cabeza y con sus ojos decian: Ve, Ve.
Tome sus manos y en la pista frente a frente me encontré con un hombre que comenzó a balancear su hermoso cuerpo al ritmo de las primeras notas. Sus hombros rítmicamente me invitaban a seguir su movimiento, y yo allí absurdamente parada en el centro de aquella enorme pista. La música se elevaba nota a nota, y esa voz, ummm!!! Di unos pasitos tímidos, torpemente ejecutados, sentía todas las miradas sobre nosotros, él un cisne batiendo sus alas al cielo, yo un pato patoso.
Cerré mis ojos y me aleje de todo y de todos, ese mágico sonido fue entrando dentro de mi inundando cada rincón de mi cuerpo, todos los pensamientos se difuminaron como nube que arrastra el viento, se perdieron y fue entonces cuando mis pies se deslizaron sobre ese mármol negro, mis caderas  se mecían en un cadencioso seseo, marcando compas a compas cada dulce nota, sus manos se posaron en esas redondeces, monte por descubrir,  territorio donde descansar de esos días grises, días sin color, días sin pasión.
Nos perdimos , derecha, izquierda suavemente mecidos como olas que van y vienen, se acercan, mojan tus pies y después se marchan dejando humedades saladas, olas que rompen en los recodos de unos cuerpos  que bailan, bailan, bailan  y   se pierden en  do, re, mi, fa, sol…..
Y el pudor murió.
¿Te gusta bailar?


Pincha y baila.

sábado, 26 de marzo de 2011

Brotando.

No veo sus vidas cruzadas,
No oigo sus voces trenzando sueños y mañanas
No palpo sus siluetas recortadas de papel azul brillante.
Solo intuyo con percepción clara
 Que el cometa del amor lanzó su llama.
Suena el teléfono -¿Si?.  Sonríe.
Es ella la que habla.
Y él deja en libertad su alma
Para que vuele al encuentro
de ese torrente enloquecido de palabras.

martes, 22 de marzo de 2011

Hasta siempre.



Hoy la señora oscura  cruzó la calle que separaba ilusiones y esperanzas.
No dudó en atravesar, 
no preguntó número, piso o escalera.
La dirección que le marcaron  a  fuego, en ese turbio papel, era clara.
A paso lento, cuervo negro, negro grajo,
sobrevoló el frío mármol del portal que le acercaba a ella.
Dos, tres, siete, ....
Frente a la puerta tocó: toc,toc, toc.
Abre, estoy aquí, acércate.
Ella extendió su mano tibia,
dos lágrimas se formaron en sus ojos,
unos ojos que  jamás volveran a ver  el azul de la mañana.
El día se torno noche y el silencio reinó. 



domingo, 20 de marzo de 2011



Te espero cada día, cada tarde, cada noche.
Me educaron en la espera,
no hables, espera,
no llores, espera,
no grites, espera.
¿Y ahora tú también me dices espera?
Pues lo siento,
el tiempo de espera terminó,
se fue escapando entre mis dedos
como la arena de esa playa blanca
en la que un día nuestros cuerpos rodaron.
arrastrados por olas bravías,
embriagados de espumas de sal
arropados por vientos del sur,
cálidos vientos que incendiaban
nuestros encuentros.
Hoy eso ya terminó.
Ahora ya no hay espera,
si quieres ahora,
esperame tú.

sábado, 19 de marzo de 2011

Ayer y hoy.

Vestida de blanco puro,
adornada de azahar,
camina despacio,
sin prisas hasta el altar.
Muñeca envuelta entre tules,
fruta sin madurar,
tierra sin conquistar.
Un quiero y no puedo,
un puedo y no debo,
el sueño de otros
en ella cumplido hoy está.
No quiero testigos
ni rosas, ni fiestas, ni vino.
Toma mis manos
salgamos a volar
que el mundo se detenga
escapemos de este lugar.
Tú y yo
yo y tú.
solos y  nadie más.
Con un sí quiero
despacito en tu oído,
basta para comenzar.

jueves, 17 de marzo de 2011

Abrazos.

Hoy quiero compartir con todos vosotros mis abrazos, así  como recibir de todos vosotros vuestros abrazos, si no os importa. Mi corazón y mis brazos abiertos para recibiros os estan esperando. Y es que hay dias en los que los ojos ven demasiados desastres y el alma se rompe en dos, por los de alli y los de aquí.


miércoles, 16 de marzo de 2011

Este jueves un relato: El concierto



Él tocaba el violín,
ella la viola tocaba ,
la cuerda los ataba, los unía,
su música, los mecía.
Entre adagios y arpegios,
entre sonatas y suites
sus miradas se buscaban,
sus sonrisas se encontraban.
Un concierto intimo y secreto,
secretos a gritos cantados.
Ven, acariciame,
Ven, ámame.
Toca la más dulce sinfonía.
recorre el jardín prohibido,
busca la flor escondida ,
toma su dulce néctar,
y embriagate hasta perder los sentidos.
A tiempo lento, grave,
a tiempo medio, moderato, andante.
Y yo caminare a tiempo allegro,
presuroso, vivo, presto.
Increscendo, increscendo.
Ámame sin convencionalismos y sin miedos
y yo te amaré a corazón abierto,
entregada en un derroche de te quieros,
sin límites. sin límites.
Ven, ámame,
sin límites, sin límites.

(pincha el audio y dejate llevar)


Más música, mucha más música en casa de Gus:http://callejamoran.blogspot.com/

domingo, 13 de marzo de 2011

Esas, las otras.

Ascendí a paso lento hasta la más alta montaña
y grite por fin tu nombre,
y como látigo lanzado al viento,
rasgó tan denso silencio.
Libres las palabras,  libre el pensamiento.
Pero el eco indiferente lo trajo de regreso a mí,
para que lo guardara de nuevo muy adentro.
No he de nombrarte,
no he de mirarte ,
no he de acariciarte,
no he....

Ángel caído,
derrotado,
abatido.
Sola en la soledad más oscura.
Y tú con tu otra.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Este jueves un relato: ELLAS.

 
Un día en la vida de Lola:
6:00 de la mañana.
Suena el despertador, se despereza un poquito, frota sus ojos queriendo apartar ese sueño que aún la envuelve.
Con paso lento se acerca a la ventana
-! Señor! me acosté con noche cerrada y más cerrada  me parece  ahora, ¿cuándo podré despertar de día? Mientras piensa esto, se dibuja una leve sonrisa en su dulce rostro.
Llega a la sala, abre el balcón, ordena queriendo borrar las horas de televisión.
Enciende la luz de la cocina, prepara la cafetera, vacía el lavavajillas, le prepara el bocadillo a María! la pequeña María!.
-Vamos mujer, le dijo Juan,  no podemos tener solo a Irene, un hijo no es nada, tiene que tener  un compañero, un hermano. Yo te ayudaré en todo.
Ella no quería, de sobra conocía ese "yo te ayudare", tras dieciséis años casados, de memoria podía relatar esos "yo te ayudaré".
Vuelve al dormitorio, hace la cama.
Recoge y dobla la ropa tendida la tarde anterior.
-Juan, vamos despierta, ya es la hora.
7:00 de la mañana. 
Juan pasa al baño, canturreando se mira y en sus adentros sonríe,
- Estoy bien para haber cumplido cuarenta y cinco años, genial, puro músculo.
Afeita su rostro. Envuelto en suave perfume se encamina a tomar ese café cuyo aroma inunda toda la casa.
Sobre la mesa, la cafetera preside el desayuno, sus tiernas tostadas y sus varios bollos, no los tocará pero gusta de variedad.
8:00 de la mañana.
Feliz se despide de Lola.
-Cuidate, y sin darle un solo beso, un simple beso, corre escalera abajo.
Lola despierta a María,
-Vamos preciosa que el día no espera, que el día no espera... una cancioncita que cada día le canta.
María lloriquea! por faaaaa mami que tengo sueño....!
Mira el reloj., comienza a ponerse nerviosa
- No llego, no llego.
Pero intenta sujetar esos nervios, ayer le gritó, no puede repetirse, la pequeña no entiende de estrés, ansiedad ni depresión.
8:30 de la mañana.
María está preciosa con esas coletas que mamá le peinó,
- Hoy mami las atas con los lazos rojos, son rojos como las piruletas.
En el espejo del ascensor Lola se mira, otra vez sin una pizca de maquillaje, otra vez con este odioso recogido, bueno mañana me levantaré un poquito antes para conseguir borrar tantas huellas. Pellizcó sus mejillas para acercarles colores de alegrías.
9:00 de la mañana.
Tras dejar a María en el colegio, no corre, vuela a su oficina, Mientras, va pensando en la suerte de disfrutar de la conciliación familiar, así puede llevar casa y trabajo a la par, Todo el mundo del circulo en el que se mueve pensaba en un principio que poder llegar más tarde significaba menos horas de trabajo. !que ilusos! Su llegada tendría que ser a la 7:30 y la salida a las 15:00, luego si ella comienza la jornada a las 9:00 tendrá que recuperar esas horas en la tarde. Hoy es un día de "esos" luego hasta las 20:00 no saldrá de su cubículo.
Hoy está algo más tranquila le pidió a Pepi su vecina que recogiera del comedor a la pequeña, pedírselo a Juan es algo impensable , tiene! tantas ocupaciones!. Tras comer, tiene partido de tenis, y una horita de piscina. Llega exhausto, justo para caer en el sofá, con un !menudo día, ni te imaginas!
Ella llega a casa tras acercarse a la tienda de ultramarinos de la esquina,
-Roberto unas manzanas, unos tomates y unas barras de pan.
Seguro que ha olvidado comprar el pan.
Al llegar Juan está sentado viendo un capitulo del fascinante mundo animal.
_Hija Lola, cada día llegas más tarde, donde carajo te metes.
Dulce recibimiento.
Lola se cambia y supervisa las tareas de la pequeña María. Menos mal que la hija mayor está estudiando fuera, la echa de menos pero el trabajo es algo menor.
Prepara la comida para el día siguiente, la cena, enciende la lavadora. Y por fin deja en funcionamiento  el lavavajillas. y  a Maria soñando con hadas y estrellas.
Son las 22:00 horas.
Extiende los libros sobre el escritorio,
-Tengo dos horitas, con un poco de suerte me concentro y aprovecho bien.
No pudo terminar sus estudios, es su asignatura pendiente, quiere terminar la carrera que abandono para casarse, con un poco de suerte este cuatrimestre termina.  
Son las  24:00 horas.
Todas las palabras que tenía que cruzar con Juan las cruzó: ¿cuántas fueron? ¿Tres, cinco, diez? Muchas fueron.
Todos piensan que lo tiene todo, un maravilloso marido que le ayuda y la quiere con locura, un trabajo para que pueda sentirse libre e independiente...... en fin TODO.
Pero ELLA lo que siente le hace preguntarse una y mil veces ¿Seré rara?

 Genial Forges.

Más historias de Ellas en casa de Gustavo.http://callejamoran.blogspot.com/

domingo, 6 de marzo de 2011

Domingo, !lo que lleva el domingo!.

Uffffffffffff, Afffffffffffff que ya se va, que ya se va.
Domingo raro donde los haya, donde lo busques, donde lo encuentres.
Decidí pasear al perro, pero como todo era marrón, no gris, ni azul, solo marrón.
(como la canción de Luz Casal) decidí poner un poco de color,
sobre todo teniendo en cuenta que el perrito no quería depositar sus patitas en el sucio suelo,
suelo marrón, extraña sensación.
Pues solución....globos de colores, arco iris improvisado,
alegrándome la vista, alegrándome el día. alegrándome el corazón.
Y helo aquí mi, perro y yo. 
Y mañana LUNES.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Este jueves un relato: La primavera la sangre altera.

"Llegó el final de la cuarta estación, el frío cedía el paso a cálidas tardes, a amaneceres de luz intensa, los arboles florecían, los cantos de los pájaros lo inundaban todo, y esa nueva energía la empujaba suavemente hacia el exterior. Era renacer, volver de un letargo sin vida a embriagarse de olores, sabores, sonidos que casi tenía olvidados.
Una tarde Javier le dijo: Elena me gustaría….. Ella contestó, SI.
Y todas las mariposas que volaban en su alma, salieron fuera y las tomó en sus manos.
Llegó la primavera a su vida y la cambió para siempre."


Esta podía ser una buena manera de decir hola a la primavera,  palabras dulces  con final feliz, pero  también se puede dar la bienvenida así:

“Por fin el dosier estaba acabado, mil doscientas páginas completaban la abultada carpeta. Un trabajo que le ocupó los últimos tres meses. Ya con el proyecto terminado, sonrió  al pensarse un oso que despertaba del periodo de hibernación.
Se acercó hasta la ventana, una luna radiante llenaba el cielo cuajado de estrellas. La abrió y sintió una suave brisa, quiso llenarse de ella, quiso respirar el olor a calma.
 Inspiró notando como el aire llegaba hasta el último rincón de su ser, un cosquilleo la detuvo y solo alcanzó a lanzar un ¡!!!AAAAAAAAAAAAAAACHIS!!!!
¡AYYYYYY, Dios! ¡AYYYYYYY, Dios!
Miró el reloj marcaba las 23:21, luego el almanaque 20 de Marzo, y grito ¡AYYYYYYYY!, ya está aquí, ya está aquí.
¡ACHIS, ACHIS, ACHIS!

 "Muchas más historias primaverales en casa de Gustavo http://callejamoran.blogspot.com/)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...