martes, 28 de junio de 2011

lunes, 27 de junio de 2011

Este jueves un Relato: INTOLERABLE

Llego tarde, no un  poco sino un bastante, pero estoy aquí junto a mis amigos jueveros, algo más descansadita y algo más morenita.
Este fue mi jueves:



Siete meses en esta maldita empresa, aguantando a toda esta panda de ineptos, porque mira que son inútiles
Marian la secretaria, esa mal teñida… a esta  con tanto tinte, le achicharraron los sesos, ni piensa, ni puede. En frente Fabián, ¡anda que este!,  zafio y burdo aunque se vista de burberry, ¡espabila estúpido!.
¿Y el jefe?,! a cualquier cosa se le llama jefe!, ¿jefe de qué? Para dirigir un grupo hay que nacer con dotes de mando, tener autoridad, saber  imponer ideas, no ser un necio.  Y ahora reunión de grupo, de grupo dicen ! patético  grupo!.
Tenso silencio, Julián habla:
-He de comunicaros que Susana dejará de pertenecer a esta empresa.
!!!!!!¿queeeeee?!!!!!!!
 -Susana, creas un ambiente tóxico, por lo que tu actitud es INTOLERABLE.
Los miró con desprecio, recogió su porta folio, les hizo un corte de manga y les mando a tomar por….
¡Qué mala es la envidia!, se dijo.


Mas relatos en casa de  GUSTAVO

jueves, 23 de junio de 2011

Descanso.

El mar:
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá? Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!
(Rafael Alberti) 


Os leo amigos de camino al mar, 
como buena piscis disfrutaré del sabor a mar salada,
del roze de las olas en mi piel,
del calor de la arena en mis pies descalzos
y del sol radiante.
Me sumergiré cual sirena,
espero que escuchéis mi canto.
Abrazos para todos.

domingo, 19 de junio de 2011

Iré.


El sol despertaba radiante, pleno en su plenitud más absoluta. Abrió sus ojos y desperezo su cuerpo. Atrapó ese mechón de pelo que le cubría el rostro sujetándolo con la pinza que sobre la mesita de noche dejó cuando el sueño la vencía.
Solo posar sus pies en el suelo de este su mundo, una melodía se paseo por sus labios. Tarareó mientras preparaba su taza de café, tarareó mientras se vestía, tarareó mientras aceleraba sus pasos  para tomar el autobús de las ocho.
Estaba alegre, feliz mejor, estaba feliz. Las palabras de Pablo acariciaban aún sus oídos.
¿Vendrás?
Al recordar su respuesta, sonrió. ¡Cuánto tiempo! esperando esa pregunta
En su ensoñación imaginaba ese encuentro, las miradas, las caricias, los abrazos.
Deseo y pudor entremezclados, deseo ardiente de entrega, pudor por despojar su cuerpo y su alma de disfraces, de máscaras.
Ella y él frente a frente, cuerpo a cuerpo y su amor allí, testigo  presente.

Pablo volvió a mirar el reloj, ansioso, deseoso de que los minutos murieran velozmente.
Desde el primer instante, desde esa primera vez que hablo a solas con Elvira, supo que todo cuanto había soñado en una mujer ella lo reunía. Dulce, tierna y tremendamente divertida.
¡Elvira, Elvira!
Colocó en la mesa un mantel blanco comprado para la ocasión, deshojo sobre él unas rosas,  llenó  dos copas con vino, encendió unas velas. !la música!, no podía olvidar la música.  Ahora sí, todo estaba perfecto.

Elvira se sentía excitada, inquieta. Para sosegar su acelerado corazón decidió pasear, llegaría a casa de Pablo un poco más tarde, pero llegaría más serena.
 Pasó frente a una heladería, ummm! Helado de chocolate, que irresistible tentación. No  reprimió su deseo, compró un cucurucho con una  gran bola de negro chocolate. Lo mordió golosa, el helado al  calor de su boca se derritió, transformándose en un río de ligera y suave crema.

Pablo comenzaba a inquietarse, Elvira no llegaba. Una hora tarde, dos, tres…Las velas consumidas mancharon de cera el blanco mantel.

Elvira cruzo la calle que la separaba de la casa de Pablo.
Me está esperando, me está esperando.
Su corazón palpitaba con tal fuerza que creyó escuchar su pom pom pom.
Al llegar al portal, una enorme puerta de cristal la recibió, ella se detuvo justo enfrente  y un escalofrió recorrió su cuerpo, sintió miedo, un miedo que la paralizaba, deseó gritar pero su grito se transformó en un silencio glacial. ¿Cómo era posible no ver su imagen reflejada en esos cristales?
Volvió a mirar y allí no había nada, nada se reflejaba.
Un recuerdo sin sentido llegó a ella,  luces cegadoras,un golpe seco, gritos a su alrededor y ese dulce sabor a helado de chocolate inundando su boca...

   

Me robas el aire, para comértelo a besos.

sábado, 18 de junio de 2011


Él dijo, cállate, tú de esto no entiendes.
y ella con una mirada, le clavó el cuchillo de la indiferencia.

miércoles, 15 de junio de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Una fotografia sin palabras


Más de veinte años habían transcurrido desde la última vez que el auto tomó aquella curva
dejando atrás ese hermoso paisaje. Su tierra, su pueblo, su casa, su gente, el lugar donde
nació, el lugar en el que por primera vez vio a Pablo , donde se enamoro, donde se hizo mujer.
Hoy regresaba, como regresaban a ella todos los recuerdos de aquel verano de 1961. Allí
parada como estatua de sal, frente a la verde pradera, sobre el mirador, se dejaba acariciar
por la suave brisa del atardecer. Todo estaba en su lugar, el tiempo se había detenido. Sus ojos disfrutaban de los colores dibujados sobre el lienzo de la tierra y en sus oídos los sonidos del silencio se desquebrajaban rotos por el canto de los mirlos.
¿Me reconocerán? Pensó.
Si, seguro que la reconocerán, porque aquel crimen quedó escrito con sangre en la historia
negra del lugar.

Otras visiones en casa de Gustavo

martes, 14 de junio de 2011

Tú estas aquí.

Olor a manzanas verdes,
trae el viento a mi memoria hoy,
Dejo que llegue
Que me habite
Que me inunde.
Entré en tu habitación,
caminé diez pasos  hacia ti,
los tenía contados.
Desde la puerta hasta tu cama
solo diez pasos nos separaban.
Acerque mi cara a tu cara
para poder besarla,
contemple mi imagen en tus ojos,
mi sonrisa en tus labios.
Sentí el latir de mi corazón ,
cabalgaba para dar vida a tu alma
ya tan cansada.
No se escucharon palabras,
el silencio reinaba,
solo brotaron tiernas miradas
en abrazos encontradas.
Mis manos sobre  tus manos
nuestros dedos amarrados,
y ese dulce olor  a manzanas verdes
envolviendo cada rincón de la fría estancia. 
Habitación de hospital,
Aroma a despedida.
¿Por qué este recuerdo hoy?
Tal vez porque  me encuentro algo perdida.
Nada, no cuesta nada, decir TE QUIERO.


sábado, 11 de junio de 2011

CO CO CO COOOC



Hay día en los que los recuerdos andan revoltosos y sin previo aviso llegan y se instalan en tu cabeza o en tu corazón. Hoy ha sido uno de ellos. ¿Qué fue lo que hizo de detonante? Tal vez  la noticia que acababa de leer en el periódico, hablaba de una granja de gallinas.
Fue leer gallinas y ¡zas! La habitación del hospital ante mis ojos y ….bueno os cuento.
Hace ya unos años sufrí un embarazo ectópico y diréis ¿Qué es eso? Pues esta es su definición: Embarazo ectópico es aquel en que el huevo fertilizado se implanta en cualquier lugar diferente de la cavidad endometrial uterina. También se le denomina embarazo extrauterino ya que la mayor parte de las veces ocurre fuera del útero.  Tiene distintas clasificaciones, en mi caso fue Tubárico: cuando se implanta en una de las trompas.
Desconociendo todo esto e incluso desconociendo que estaba embarazada, se produjo una rotura de la trompa con su correspondiente hemorragia interna, con su correspondiente internamiento  y con su correspondiente intervención vía  urgente.
Yo me sentía más allá que acá, cuando tras salir del quirófano me subieron a la habitación. 
Una habitación a compartir con una chica,  que al mirarla de reojo parecía no ser de este mundo, apenas mantenía los ojos abiertos por tantos sedantes como llevaba la pobre mujer en su cuerpo.
Solo un  hola susurrado, pudo pronunciar.
Junto a ella un hombretón con cara de luna, pero una enorme cara de luna roja, le acompañaba.
Saludó educadamente o eso me pareció entonces.
Ya instalados llegaron las presentaciones. Imaginaros la situación,  yo llena de cables y con la sensación de haber sido pateada por una manada de elefantes. Mi compañera drogada perdida por tanto sedante y calmante y los dos acompañantes allí, frente a nosotras con sus presentaciones.
Cara de luna preguntaba, contestaba. No esperaba respuestas, solo hablaba, hablaba. 
Y fue cuando tras contar que su mujer estaba ingresada porque era el séptimo embazo que no “cuajaba” esa fue su palabra. Dijo: tenemos una hija, pero yo quiero un macho  y con un gran suspiro pronuncio;” TIO QUE MALAS PONEORAS HEMOS TENIO”.
¿Queeeeeeeeeeeeeeeee?¿Poneoras? ¿Nos estaba comparando con unas gallinas?
Sujétame mi amor que me levanto y le pico.

miércoles, 8 de junio de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: " Los pies."


Julián había luchado incansablemente para conseguir el lugar en la empresa que ahora ocupaba, mucho dejo atrás, demasiadas horas de entrega absoluta, dedicación total.
Cada mañana sin despertar a Lola salía de casa aún con la luna dibujada en la noche. Hoy no era un día distinto, afeito su rostro, vistió su cuerpo y amaneciendo se marchó.

Al salir sintió una punzada en el pecho, en sus ojos la figura de Lola se reflejaba, su cuerpo semidesnudo sobre la cama, el pelo alborotado y esa sonrisa. ¿Qué estaría soñando? Pensó.
Llegó al despacho inquieto, deseoso del olor de Lola. 
No lo dudó: María anula todos los compromisos para el día de hoy. Me marcho.
Entro en aquella silenciosa habitación, Lola aún dormía. Se desnudo frente al espejo del armario, feliz, hambriento. Se miró  y su mirada  quedo petrificada, tras las cortinas unos pies descalzos explicaban la sonrisa de Lola. 


Algunos pies más encontrareis en casa de Gustavo

domingo, 5 de junio de 2011

SOFÍA.


Sofía Luján, nuestra afamada actriz será homenajeada tras cincuenta años dedicada a esta profesión….
Así comenzaba el artículo del periódico de tirada nacional que Sofía recién comenzaba a hojear. Sentada en la pequeña terraza que adornaba la fachada de su casa  y frente a su taza de café, como cada mañana se entretenía leyendo las noticias de este mundo al que ella consideraba un desconocido. Ella no pertenecía ya a él, su vida quedaba lejos  de todo lo que allí se contaba, ella fue y hoy era pasado, nada le amarraba a esta fría tierra.
El periodista que firmaba ese pretencioso  artículo, hablaba de ella como la mujer más hermosa jamás contemplada, de belleza serena, profunda, de mirada enigmática. Dueña de secretos inconfesables y Sofía sonrió, ¿De dónde sacaran estas cosas? Se preguntó! Estos jóvenes! nunca han hablado conmigo, no me conocen.
Continuaba enumerando grandes amores vividos en la cima de su carrera. Destrozó cientos de corazones, sentenciaba.
Estas palabras la hicieron viajar, su pensamiento paseo por esos maravillosos años. Sí cientos de hombres pasaron por mi vida, dejaron su marca, su huella. Fui amada sin límites, viví pasiones huracanadas hasta dejar mi corazón marchito. Jugué al juego del amor, pero jamás me enamoré. Solo fueron dibujos en el aire, barcos de papel navegando mar adentro, sin rumbo,  sin norte.
Jamás pronuncié palabras sinceras de amor habladas desde el fondo de mi corazón, no existieron palabras que acariciaran el alma, que abrazaran al ser  más profundo, ese que nunca conocí y siempre soñé.
No di abrazos cuajados de ternura, ni  caricias borrachas de deseo, no tejí con mi piel el abrigo para ese cuerpo añorado. Solo viví borrones tiznados de ilusión, sueños, solo sueños.
Y los ojos de Sofía se inundaron de olas saladas, queriendo romper en espumas sonoras. Pero como siempre, aguantó, tomó un sorbo de café y continuó leyendo.
…Esta noche se reencontrará con antiguos amores que le recordaran aquellos inolvidables años…

miércoles, 1 de junio de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO:¿Me darías una oportunidad para conocerme?




Ana tiene un don o una maldición según para quien. Posa sus ojos en ojos ajenos y  descubre lo que tras ellos se oculta. Frente a ella hoy se encuentra Juan, hombre desgarbado, parco en palabras, sin atractivo aparente. Ella le mira y ve.
- Me gusta, sencillamente me gusta, piensa mientra le observa. Tiene ese algo que  me acelera, que me desarma, encaja, es perfecto. Escribe en su cuaderno, esta vez sí, no acepto prejuicios.
Le tiende su mano, Juan la recoge entera, completa.
-Nos vemos la semana que viene, le dice Ana.
El sale de esa imponente habitación, gira su cabeza, y lee las negras letras escritas sobre la puerta. Ana M. Directora de Recursos Humanos y una sonrisa se dibuja en su rostro.   


Mas oportunidades en casa de Gustavo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...