miércoles, 16 de mayo de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Pacto con el Diablo.


Pacto Fáustico

En la tienda de comestibles nunca tenían cambio. Yo iba a primera hora, antes de coger el autobús que me llevaba a la fábrica, y quería pagar con un billete de cincuenta euros, no quería llevar mucho dinero al trabajo. Allí no lo necesitaba, pero siempre me costaba cambiar.
Por fin llegué a un acuerdo con Fausto: cuando no tuviera cambio, me lo apuntaría y por la tarde, al volver de la fábrica, pasaría y se lo pagaría a su mujer. Virtudes y yo siempre nos hemos llevado bien, y como habíamos tonteado un poco cuando éramos niños… Él  procuraba tener cambio, aunque nunca lo conseguía. Yo siempre llevaba por la mañana el billete de cincuenta que me había dado su mujer la tarde anterior.


Algún que otro pacto sellado a fuego y sangre en casa de Gustavo, un diablillo encantador.

23 comentarios:

  1. Qué picaro, eh? Jeje

    San, por lo del plazo no te preocupes, porque aunque el plazo real acabe mañana, la lista de participantes no la colgaré hasta el lunes. Si lo haces este fin de semana yo el lunes te incluyo y aqui no ha pasado nada jeje pero... Shhhhh... Entre nosotras...

    ResponderEliminar
  2. jajjaa esa Virtudes sí que se los "pone" a Fausto con elegancia!jejeje

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me parece ben, devolver a Fausto lo que graciosamente nos regala Virtudes...aunque no todo.
    Los nombres son genialmente paradógicos.

    ResponderEliminar
  4. Te has lucido San. Pobre Fausto, le dieron cincuenta vueltas cada día, y la Virtudes, como dice Neo, le coloca al mefistófeles los cuernos típicos tópicos que siempre luce.
    Los hay más listos de Lucifer, ya lo creo.

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien. Pocas palabras pero concisas. ¡Vaya con Virtudes!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Virtudes no tenía nada de virtuuosa.
    Lo bueno si breve dos veces bueno y eso le pasa a tu relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Que historia mas tierna jajajaja Tal como esta la cosa, tener 50 euros eternos no esta nada mal...a costa de lo que sea.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Virtudes tenía una gran virtud, la de tener siempre bien dispuestos esos cincuenta euros, que son tiempos duros para ir derrochando, jaja.
    Genial relato San, que bien gira sobre si mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Bueno, la Virtudes debía ser virtuosa en algunas cosas...
    Muy bueno el micro
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. El último que se entera es el que los luce. Y encima paga. Pobre diablo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Eso se llama sagacidad! :-D
    y una buena manera de embaucar embaucadores! Muy buen relato como siempre San!
    Besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. ¡Pero que endiabladamente tramposo! jajajajajaja. Me ha encantado.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  13. No se yo en este trio quien se lleva la palma...

    Me has arrancado una sonrisa, muy bueno tu pacto Fáústico

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno.
    No me extraña que el pobre Fausto intentara tener cambio cada mañana, pero como conseguirlo si cada noche Virtudes se lo devolvía, jejeje.
    Me voy con una sonrisa
    Mar

    ResponderEliminar
  15. Hay que ver lo tunante que es el protagonista de tu relato, ¿eh? pero vamos, que la mujer de Fuasto, Ventura, no se queda atrás. Si el pobre hombre supiera todo lo que encerraban aquellos 50 euros... Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Fausto? Virtudes? buena eleccion de los nombres y buena maniobra digna del mejor pacto entre.... diablos tunantes?
    En todos los pactos hay quien sale ganando y quien sale perjudicado aunque no se entere, jajajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. ACABO DE CASARME. MI MARIDO ESTÁ COMO UN TREN DESCARRILADO. PERO ME ENCUENTRO EN EL PARO...MI MARIDO TAMBIÉN. HE DECIDIDO PONER UN ANUNCIO QUE VIENE A DECIR QUE DEJO A MI MARIDO A LAS SEÑORAS PARA...
    AY, AÚN NO HA REGRESADO MI MARIDO DE...Y YA HACE TRES DÍAS QUE SE FUE CON LA MARQUESA DE CIFUENTES, ESA PENDONA JOVEN Y RICA Y SOLTERA...
    MEDIO BESO.

    ResponderEliminar
  18. Oye, genial una vez más.
    Y Fausto, rojo no sé si,rebo probablemente no, pero cuernos, por lo que cuentas, temo que sí.
    Muy bueno.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  19. Si ese billete de 50 euros hablara...

    Magnifico relato, San.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  20. Un poco confuso este pacto, no acabo de verlo claro. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Un pacto donde el único perdedor me parece que era Fausto, si mal no entendí.
    Muy original San, me gustó!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Es magnífico y el juego con los nombres, una obra de arte :)

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  23. Los nombres no siempre definen la esencia de la persona. En este caso, Fausto no es el diablo ni Virtudes virtuosa. Pacto altamente ventajoso para el trabajador que hacía (mucho me temo), jornada doble.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...