lunes, 11 de junio de 2012

La casita de cristal.












Engalanado sale el cazador en busca de su botín. Mira, husmea, rebusca la mejor pieza. Y la ve allí, a lo lejos. Le parece inaccesible, eso le gusta. Para atraerla, la observa, la estudia. Desgrana cada uno de sus gestos hasta conocer sus porqués. La siente segura en su casita de cristal. Segura hasta ahora, piensa.
Sabiéndose inequívoco en su elección, se prepara, apunta y al intentar disparar, ella coloca un dedo, solo uno. Su yema detiene el disparo.
Le mira, sonríe.
Comienza el juego.
Voy a comerte. Serás, el cazador... cazado, le susurra.

15 comentarios:

  1. Cielos, otra vez das un giro maravilloso y todo lo que pensaba pasa a mi papelera de reciclaje mental. La caza y la relación de pareja tienen buen símil y, aquí, es el juego de la caza, que también tiene un buen símil.
    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda a dado su mejor sonrisa parando el disparo.
    Excelente!


    Un abrazo San!

    ResponderEliminar
  3. Y en la jaula de cristal el cazador cazado con un solo dedo, se deja cazar.

    Bello juego eterno, besitos y hasta ahora.

    ResponderEliminar
  4. Que bello, San... un escrito delicioso y sensual.
    Un besazo, cazadora :)

    ResponderEliminar
  5. Siempre he querido tener ese tipo de destrezas! jejeje...a veces lo he conseguido!
    ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ese dedo...
    A veces confía uno tanto en si mismo que termina cayendo en sus propias redes. ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola, San. Me encanta como has sabido entrar en las reflexiones del "cazador" al acecho de su presa. ¡Cuántos van por ahí pensando lo mismo! Afortunadamente cada vez hay más cazadores cazados, las chicas ya no somos tontas...
    Besos.
    No sé si conoces a Fibonacci, del blog "Una cacharrería", es un donjuán empedernido. Le iría bien leerte. Ya lo mandaré por aquí para que lea lo que le puede pasar algún día.

    ResponderEliminar
  8. Ya estaba diciéndo yo: pobrecita, pero que va, esa caza ya la quisiéramos algunas y algunos.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
  9. seguro que esta amantis sabe lo que dice. San...ese cazador esta devorado en un plis plas

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, si que me has descolocado, el titulo no tiene nada que ver con el texto, pero... en el relato el final es estupendo, y sobre todo sensual.

    Un abrazo cazadora, jejee.

    ResponderEliminar
  11. Hola SAN
    Me encanta la destreza con la que siempre terminas tus cuentos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Una vez más juegas con el lector y lo llevas hacia donde no espera.
    El cazador cazado, muy buen relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Buen relato San. ¡Que empieze el juego¡

    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Me gustan esos juegos, sobre todo cuando lo previsible, termina trastocándose a mitad del camino. Supongo que cerca de cada cazador, una fierecilla indomable terminará por obtener su propio bocado... jeje! Muy bueno San!
    Gaby*

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...