miércoles, 12 de septiembre de 2012

ESTE JUEVES RELATO: Ojo por ojo...


De reojo le miro para no ser descubierta. Cualquier gesto puede delatarme. Conoce mi cuerpo como conoce mi alma. Muchas horas y días enredados entre la misma vida.
Si sonrío sabrá mis porqués y es que en este ahora de calma, en el invierno que nos media, no quiero ser adivinada.
Hoy seré yo quien ría la última, siempre lo hace él. Mis olvidos son ya tantos que no voy a cargar con esta culpa.
Anastasio se desajusta el ojo de cristal y lo deposita sobre la encimera del viejo mueble de su  baño, lo mismo hace con la dentadura postiza que le encajara don Miguel, su dentista de toda la vida. No da crédito: el ojo no entra y la dentadura se le cae.
Martina, no aguanta más la risa contenida en su desdentada boca, una carcajada la delata.
-Anda viejo tonto. -Ojo por ojo y diente por diente, le dice entregándole una dentadura algo más grande y un ojo de cristal azul.
-Dame eso que es mío. Anoche bajo tu sonambulismo, cambiaste de lugar el vaso donde estaban y hoy ya no te acuerdas, menos mal que soy yo la desmemoriada.
El movió la cabeza de lado a lado, pensó que la edad no perdona. Se encajó su ojo azul, ajustó sus dientes blancos y sonrió a su María, tuerta y desdentada aún.

Otros ajustes de cuentas en casa de TERESA

38 comentarios:

  1. Curioso he interesante relato SAN, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. San, tu historia se toma al pie de la letra lo de ojo por ojo. Me imagino a ambos ancianos con tu descripción, riéndose por la ocurrencia. Lo que uno le falta, el otro lo complementa. Entre tantos olvidos pasa la vida. Muy bueno, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tu relato como el de "Juliano el apóstata", han ido por el mismo camino. La vejez y las prótesis.
    Cuando se llevan muchos años juntos, esas pequeñas venganzas son la salsa del día a día. Esas situaciones los mantienen alerta y se sienten más vivos. Los ancianos son todo un ejemplo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me acabas de descolocar la mañana, PERO DEL TODO, jajajajaja. Me encantan estas venganzas tipo "pues ahora verás, te vas a enterar", y luego zanjarlas con una miradita de complicidad. Sí señora.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. A Martina ¿cuándo le tocará ojo azul y dentadura blanca? En plan bestia, ahora que no le de por probarse la dentadura vieja y los dientes gastados, aiiins, asco.
    Para acabar así, mejor apaga y vámonos, olvidémonos mútuamente.
    Duro, contundente, triste, humor negro, venganza que sabe a poco, relato que dice mucho.
    Besito.

    ResponderEliminar
  6. Había un anuncio en la tele de dos ancianos con las dentaduras intercambiadas que siempre me hacía sonreir. Hoy lo consigues tu.

    ResponderEliminar
  7. El sentido del humor es imprescindible en estos casos y en estas edades. Un bravo por los dos yayos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. me hizo reir; con un pelín de tristeza, eso sí.
    saludos!

    ResponderEliminar
  9. es completamente gracioso, y no entiendo el por qué, debería de ser triste, pero el modo en que lo cuentas resulta todo lo contrario, o es que nos gusta saborear el dolor ajeno? o nos gusta señalar con nuestro dedo torcido a todo aquel que es semi completo? el morbo empuja a todo ser humano a ser malvado con las personas que no son iguales a uno o al común humano, de allí nace la discriminación, cosa que hasta hoy no a podemos eliminar de nuestra gen dominante, quizás nos reimos hoy porque no somos aquella pareja discapacitada que vive esta relato, que crueles somos, me sigo torturando con la risotada que di hace rato, y me sigo riendo como un demonio ocultando sus dientes puntiagudos.....

    ResponderEliminar
  10. Uyyy, qué mal rollo, espero tomármelo con la misma actitud y alegría si algún día me veo así jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. he pasado y te he leído pero esta semana solo puedo hacer "Ctrl + V" bss

    ResponderEliminar
  12. La vejez es lo que tiene. El ojo no, pero jugueteos con las dentaduras de los abuelos, escondiéndolas cuando no se daban cuenta es una travesura que más de un crio ha pensado e incluso ha llevado a cabo. Una historia con un fondo triste pero que tiene mucha gracia por lo bien desarrollada que está.
    Como se dice por aquí por estas tierras valenciana "que mala es la vellea"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues tiene su gracia... recuerdo cuando metí unos calcetines sucios en el congelador en lugar de en la lavadora... o me fui a un concierto toda vestida de uniforme negro y zapatillas de estar por casa...

    Pero una cosa es un despiste y la otra las consecuencias de la edad, amiga. Tristes.

    Un besito y café lejos del teclado.

    ResponderEliminar
  14. Hago coro con José Vte., no se donde escuché que lo peor que se le puede desear a alguien en estos tiempos es que llegue a viejo. Yo ya estoy en las puertas, si no las he traspasado y puedo asegurar que sin amor y/o humor la cosa se pone fea. Bsss.

    ResponderEliminar
  15. Vaya panorama me estáis mostrando para la vejez, ojos de cristal, dentaduras... dicen que donde hay confianza... Pues si ellos lo viven bien y con naturalidad pues no hay mas que hablar.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Verdad que la sonrisa se borra cuando uno piensa que la vejez es implacable y un día podemos estar en el lugar de los vejetes del texto ... . Suerte que se lo toman con humor al menos.
    un beso

    ResponderEliminar
  17. Es gracioso y a la vez patético, pero por lo menos se ríen de sus desgracias.
    No quiero pensar en llegar así a la vejez, y si lo hago espero llegar con humor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me parece un relato rebosante de ternura.
    No merece la pena llegar a viejo, a no ser que se puedan vivir esas situaciones y se tenga al lado a alguien con quien reír y a quien seguir deseando.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Reírse de uno mismo (incluida nuestras prótesis) es el mejor elixir de juventud que existe.
    Un guiño y una sonrisa, realizados sin postizos :).
    ibso

    ResponderEliminar
  20. Es una venganza ingenua, tierna, amorosa. Más que una venganza es una pequeña travesura el dejar a su esposo "fuera de juego". Me gustaría llegar a viejo, no con dentadura postiza y ojos de cristal, pero sí con esa capacidad de seguir amando y compartiendo con la compañera de siempre y con la suficiente complicidad para poder llevar a cabo pequeñas venganzas sin que estas menoscaben el amor hacia el otro.
    Me encantó tu relato, San.

    ResponderEliminar
  21. Una venganza tierna y mucho sentido del humor, ojalá lleguemos tod@s así a viejos.
    Muchas gracias por acudir a vengarte con nosotr@s y perdona mi retraso en visitarte vale?
    Un beso,guapa.

    ResponderEliminar
  22. Muy tierno y muy entrañable. Has sabido darle un toque humorístico que se te ajusta muy bien. Un beso

    ResponderEliminar
  23. yo, don gustavo de los moranes y puede que de las callejas, digo:
    que en algún momento de la vida del humano hombre bien que se puede decir que lo suyo no es suyo...a modo de ejemplo: mi pata derecha no es mía, a modo de ejemplo: mi dentadura no es mía, a modo de ejemplo, mi corazón es de...en fin, que si estuviera casado y tuviera 200 años, como ese matrimonio tuyo, bien que podría intercambiar prótesis sin pensármelo dos veces. diríase que. incluso, hasta podría ser ella y ella él o yo...uff, es que las prótesis nos inhumanizan...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  24. Tiene una gracia particular, si. Humor negro, que se le dice. Pero como a otros tanto me deja pensando en la vejez. Y digo, si se toma así, no esta tan mal, lo prefiero antes de que sean amargados. No?

    Sabes que me paso algo curioso con tu blog, vi esta entrada el miércoles y cuando entre aparecía eliminada y no me volvió aparecer, bue, cosas de la red o el Señor Bloger. Je


    Un abrazote San!!!!

    ResponderEliminar
  25. jajaja
    como era aquello de "no falta un roto para un descosido" o bien "le dijo la sartén al cazo"... es un texto muy tierno, como los que tu escribes tan bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Este tipo de "venganza" si que me gusta, son pequeñas travesuras, esto es a lo más que pueden llegar las personas de corazón noble, ahora sí, prótesis de diente, valeeeee, pero los ojos me los dejas tranquilos, je, je.
    Me encanta leerte. Besitos.

    ResponderEliminar
  27. Ay...! Al final resulta una historia tierna, con el tono tan temible que le habías dado al principio.
    Muy bueno.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  28. El que rie último, rie mejor... eso! yo me estoy riendo bastante avanzado el "jueves" y me encuentro con que esta chica, o sea vos, no tenés remedio: SOS MUY GRACIOSA Y TENES MUCHA CHISPA!

    besotes.

    ResponderEliminar
  29. Es cierto que al principio insinúa una historia de las terribles, pero resultó de lo más risueña. Estupendo relato San!, una pequeña broma, sin culpa en el porvenir, que total mañana se lo olvida, me encantó. Es original e ingeniosa, de una redondez exquisita, y en tan pocas palabras además.
    Te mando un gran beso

    ResponderEliminar
  30. jajaja... que divertido muy buena venganza eee de esas de que no hacen daño eso realmente me agrada

    ResponderEliminar
  31. Venganza tal para cual... Jaja... Buenos personajes armas te... Un besitode domingo.

    ResponderEliminar
  32. Bien San. Original y lleno de humor. Y además una venganza indolora.
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Una escena triste y cómica a la vez, muy bien narrada. Un gusto leerte de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Una venganza risueña la tuya, muy útil para refrescarnos en medio de tantas reyertas más duras.

    ResponderEliminar
  35. es un canto a la esperanza, sólo veo optimismo en la actuación de personas que se quieren

    ResponderEliminar
  36. Pues a mí me ha dado asquete... O_o

    Fuera bromas, mi reacción es ésta: "ainssssssss...". Y es que me ha parecido una historia de lo más entrañable.

    :)

    Besitosssss, San. (He llegado!!!! He llegado!!!!! - Lo mío no tiene arreglo, jajaja...)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...