miércoles, 16 de enero de 2013

ESTE JUEVES UN RELATO: El árbol del ahorcado





Hay que ver dónde me fueron a sembrar; en lo alto de una colina. Nada puebla este solanar más que mis espesas ramas. Brazos abiertos al viento, cobijo de jilgueros, columpio que roza el cielo, entre risas inocentes de vidas que nacen a la vida, abrigo de amantes en tórridas tardes de verano, reposo sereno de caminantes perdidos… Bajo mis cepas los conflictos se demoran,  los miedos se atenúan, se ralentiza el tiempo y el todo se hace nada.
Así fue durante años hasta ese fatídico día… Ahora mírenme seco, sin alegría. No hay hojas para resguardarse ni de los rayos suaves de la luna. Los pájaros emigraron, las voces no se escuchan. El silencio, postigo abierto a los espectros, impuso su voluntad.
El último jueves del mes llegan hasta a mí en peregrinación, fieles seguidores de la señora de negro vestida. Se arrodillan y entre el llanto de tanta plañidera, recitan conjuros por las almas que yacen en la tierra húmeda que me abona.
El primer cuerpo que el viento meció fue el de José, el hijo del carnicero. Me pregunto qué volunto le sacudió para adornar su cuello con la soga cruel de la cobardía. Luego vinieron otros  del mismo pueblo y de pueblos vecinos, emigrantes de la infelicidad, hasta hacerme el árbol más famoso del condado.
¡Fastidio de popularidad la mía! Quiero ser lo que fui, una simple encina cuajada de bellotas.


Otros arboles y otros cuerpos en el blog  Letra digital

42 comentarios:

  1. Me ha encantado, ... si es que la fama se paga muy cara, eso seguro, nada como estar cuajadito de bellotas y aún así pasar desapercibido. Bsss.

    ResponderEliminar
  2. "Andevasaparar" mucho mejor bellotas que ahorcados.

    ¿Y de los suicidas que me dices? En lugar de hacer de su muerte algo original hasta para eso son clones. ¡¡Con la de sitios sin estrenar que debe haber!!

    Ahora, en este cuento no hay quién se salve. ¿A quien se le ocurrió plantarlo en el solanar y solito?

    ResponderEliminar
  3. El añora lo que alguna vez fue: abrigo de amantes, decididamente algo mejor que ser una forma de morir.

    ResponderEliminar
  4. El añora lo que alguna vez fue: abrigo de amantes, decididamente algo mejor que ser una forma de morir.

    ResponderEliminar
  5. El arbol desea ser lo que fue, un refugio de los amantes, en vez de ser un lugar para morir.

    ResponderEliminar
  6. Pobre encina seca! No tiene culpa del uso que han hecho de ella los hombres. Se ha secado de pena y las primaveras pasan de largo por su lado temerosas de su mal sino.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. El arbol que antaño fue una encina productiva ha quedado como "santurio" de vidas perdidas. Pobre gente y pobre arbol, servir de soporte a tan descarnado fin.

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Ayyy, ayyy, ayyy San que hemos puesto al árbol de prota tú y yo, distintas letras, por supuesto, pero el árbol testigo forzoso.
    Me gusta tu árbol inocente, besito.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que también quisiera volver a cuando sólo era una encina con bellotas, una niña con trenzas, una inocente repleta de fantasía...

    la pesada mochila de los años la llevan hasta los árboles, ya ves tu...

    Un beso y un chocolate bien calentito!

    ResponderEliminar
  10. Qué buena idea ponerse en el punto de vista del árbol, protagonista inmóvil de tanta historia. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Bonito relato, mejor ver el árbol con vida lleno de hojas y frutos que seco y lleno de tristeza, besitos.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta lo del "volunto". Ya me había hablado de esa expresión Ana, pero nunca lo había visto escrito.
    Qué lástima de árbol, con el corazón roto.

    ResponderEliminar
  13. También nosotros pasamos de ir a bodas a asistir a funerales.

    Es un trabajo arduo pero alguien tiene que hacerlo

    ResponderEliminar
  14. te he leido y no he podido evitar que viniera a mi mente, los versos de "Llanto por Ignacio Sanchez Mejías ", la luna testigo de tragedias, se apiada de la triste encina, solitaria de aves y frutos

    ResponderEliminar
  15. Madre mía... desolador...impresionante!!!

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  16. Me ha dado ternura el árbol implorando el amor, el color y la felicidad.
    Me gusta el giro.

    Un abrazo San :)

    ResponderEliminar
  17. Pero que lastimita de árbol, solo con su soledad y encima con tantos espíritus perdidos. Con razón añora su paz.

    Besos arbóreos

    ResponderEliminar
  18. Un árbol atrapado en una fama que detesta, sin tener oportunidad de volver a ser lo que en su dia fué. ¡ Qué lástima !! Y qué mania tenemos los mortales, de seguir al projimo, hasta para elejir el sitio donde dejar de ser.
    Me gusto tu inocente árbol.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  19. Me a gustado mucho una bonita historia y muy diferente a las leidas

    ResponderEliminar
  20. Triste destino el de este pobre encino que era árbol para el disfrute y terminó siendo recuerdo de las fatídicas decisiones de los suicidas!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Mira que este árbol tiene corazoncito, y su monólogo es un canto a la vida, no a la fama por la muerte de otros. Pobretico...

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  22. Hola, San. Solo paso a dejarte un beso. No puedo participar en los jueves, pero ello no me impide pasar a saludaros y desearos un feliz jueves a todos.

    ResponderEliminar
  23. Triste destino... la naturaleza es bella de todas las formas, pero los humanos a veces condenamos su belleza con negras decisiones. Alma de árbol triste.
    Muy bien narrado San, le has dado voz a un árbol apesadumbrado por su suerte.
    Un beso!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  24. Coincidencia de òptica con Nátali, teniendo como protagonista< al árbol. Te comentaé como a ella que es lamentable que siendo el árbol símbolo de fortaleza, de fertilidad, de protección, se vea forzado al papel de sustentador de la muerte. Triste sino el suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Triste destino el de es árbol, ser el instrumento para los que quieren terminar con su vida.
    Me gustó mucho que hayas dado otro enfoque a este tema.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  26. Pobrecillo encino, quién le iba a decir que acabaría rodeado de muerte...

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Una pena, con lo bonita y elegante que es una encina, y ser recordada por algo tan tremendo; pero no siempre cumplimos con la función que se nos asigna.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Ay, que bueno. Es un relato de como pasar de ángel a demonio, solamente por un hecho, que se colgara de sus ramas el hijo del carnicero. Estupendo San. Muchos besos, amiga, y fuerte abrazo a mi amigo.

    ResponderEliminar
  29. Pobre árbol, le llego la fama d la forma mas trágica, mejor le hubiera ido siendo menos frondoso y menos útil.
    Buen monologo, San.
    Un beso

    ResponderEliminar
  30. pobre encino! jeje... lástima que como dice carmen, ser recordado por algo así...

    un beso... buenísimo tu aporte para este jueves :D

    ResponderEliminar
  31. "El lamento de la encina venida a nada"
    Precisa y preciosa retrospectiva de árbol que siéndolo todo de lo bueno, pasó a serlo todo de lo malo.
    Detalles y matices que atraen en tu exto

    Besos

    ResponderEliminar
  32. si lo poético fuera el inicio de lo bello, fuera el primer paso para que lo que a continuación viniera fuera del género de lo bueno. este texto tuyo debería de haber obviado el título de este jueves...pero claro, nada que comience bien promete que seguirá así por la eternidad. y supongo que siguiendo ese patrón, se comienza, has comenzado con un conjuro de poéticas frases, para luego..agg..había que luchar contra el mal...o no...quizá no...habría que aceptarlo como parte del juego de la vida...como parte del crecimiento de la vida...
    joderse, san, acabé filosofando...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  33. Qué culpa tendría la pobre encina!! Pasar a la historia como el árbol de los ahorcados... qué triste!
    Cada uno tenemos nuestro sino, ese fue el suyo.
    Muy bueno!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  34. Le tocó cargar con la muerte en sus ramas... Desde dentro hay otro sentimiento, la realidad de como uno se siente. Una visión diferente... me encantó tu manera de expresarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Me debato entre la sonrisa al leer el final, la belleza en la imagen de los amantes y la tristeza que trae la soga. Tres sensaciones distintas al leer tu relato. Excelente, San, excelente.

    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Qué bueno! en ese instante, la encina dejé de pronunciar las palabras de siempre: "no me consta que esta persona visionara desde mis ramas, la falda de la sierra que me vio crecer" y desde entonces comenzó a describir cada uno de los convidados por la señora del vestido negro. Una perspectiva distinta.

    Un abrazo, escritora :)

    ResponderEliminar
  37. Este árbol cayó en desgracia, puede albergar tan hermosas cosas (los enamorados, los columpios de niños, cobijo de jilgueros) pero nunca pensó que lo que ofrecía también era hermoso para terminar con la vida. Este árbol tenía muchas virtudes, los hombres terminaron eligiendo la peor de ellas. Un beso gran aporte y gracias por la lectura.

    ResponderEliminar
  38. Es como ver la vida de muchos... Es como temer que la nuestra un día de buenas a primeras se transforme en árbol seco.
    Es un relato melancólico, plagado de buenas frases y giros que lo hacen muy atractivo.

    Volver... a ser lo bello y bueno que fuimos, que nadie nos cambie el buen destino para lo que nacimos (casualmente o no)!

    besos

    ResponderEliminar
  39. ni los árboles se salvan de lo irremediable que marca el destino

    Lo he disfrutado. Muy bien escrito.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  40. Déjame que te aplauda. Me encanta como este arbol repasa su existencia, recorrido desde su plenitud al revés trágico del destino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Pobre árbol. Me pongo en su piel. Quien querría semejante fama...

    un abrazo!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...