miércoles, 13 de febrero de 2013

ESTE JUEVES UN RELATO: In Fraganti




Me llamo Francisco. Paco, para los amigos. Churri, para mí Cándida. Tengo 50 años, aunque no los aparento, bueno, mejor dicho, eso creía, hasta ayer, cuando mi señora esposa apoyada en el quicio de la puerta del baño me miró de arriba abajo y con voz jocosa comentó:
-Querido, lo que un día fue tripita, se ha convertido en tripón. Ahora mismo llamo al nutricionista. Mañana comienzas el régimen, y para que no te sientas solito te acompañaré yo.
¡Qué compasiva! pensé, ¡cómo se preocupa por mí! Para que no me sienta solito, se sacrificará y también tomara esas verduras insípidas y esos filetes vuelta y vuelta, que tanto odio. Porque la quiero y por seguir alimentándole el deseo,  obediente comencé la dieta.
A la semana ya había perdido dos kilos y así seguí durante unos meses. Supe que todo iba como esperaba, cuando al pasar una tarde junto a un grupo de chicas, la más atrevida entre risas exclamo: -¡cuerpo!
Mi autoestima engordó en ese instante todos los kilos que mi cuerpo había perdido. Lleno de entusiasmo, de regreso a casa, fui planeando una velada romántica con mi Cándida. Al llegar  preparé la cena, vestí la mesa… pero ¿y las velas? Por más que escudriñé no pude dar con ellas. Desesperado con tanta búsqueda, pensé en mi vecino Tomás, un hombre muy  amable que siempre está al quite. Seguro que él tenía, siempre tenía de todo.
Me dirigí a su piso. Mientras subía, marqué el número de teléfono de mi mujer para saber la hora de su vuelta. Cuando me encontraba frente a la puerta del 6º A, la melodía de un móvil conocido sonó. Yo en ese momento no entendía cómo la voz de mi mujer sonaba tras la puerta de ese piso.
Luego recordé a mi vecino. Él en los últimos meses había engordado, mientras yo adelgazaba. Entonces lo supe.
Los dulces que mi Cándida no me hacía, a él se los prodigaba.


Otras pilladas en casa de Gus (el apostata)

46 comentarios:

  1. tengo 50, y qué¡
    me dice mi amante que que lo que antes era tripa ahora es...y qué
    no he optado por hacer dieta ni ejercicio, por que al haber leído este texto, sabia es la escritora,me temo que...no, no me sientan bien los cuernos, ni mucho menos los dulces en boca ajena..
    medio beso.

    ResponderEliminar
  2. Cuando una mujer llama a su marido "querido", o viceversa.... mal asunto. jajj. En fin no entraré en intimidades sexuales, que cada quien tiene su peculiar manera de enfocarlo, ahora bien, LOS DULCES, eso si que no, mala pécora, bicho, vendida. Jajjj. Muy bueno sonrisa bonita, me lo he pasado muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Que mal pensado es el personallll, la pobre mujer solo estaba descargando el azucar en la casa del vecino jajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ya sabía yo que las dietas no traían nada bueno... jajajaja

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  5. Efecto paradojico, la mujer estaba interesado en otro, por eso le dejó de dar dulces. Pero eso lo hizo adelgazar, obteniendo el interes de otras mujeres. Lo cual puede darle una revancha o que la mujer se vuelva a fijar en él, aunque sea por celosa.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja,es que el amor es ciego o es que el pobre es tonto de capirote.

    BESICOS

    ResponderEliminar
  7. Si los pasteles era lo único que se "prodigaba" el vecino... bueno va! jajajajjaja

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja, será, seráaaaaaaa....puuuuuta, jajajajaja.

    Me he reído un montón, San. Muy bien llevado, olé!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Le has conseguido dar un giro muy original a lo de pillar infraganti!, jajaja, yo estuve a punto de contar como nos conocimos tú y yo, pero Nieves lo mismo hubiese querido asesinarme, jajajaja, miles de besossssssssssssss

    ResponderEliminar
  10. Qué cándida esa mujer! jajaja! Al final, tanto ponerlo a dieta para engordar al otro? Ay mujeres, quién nos entiende?
    Vamos Paco, a no desanimarse, que con la dieta y ejercicio, seguro encontrarás alguien más fiel.
    Besitos San, lindo relato!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  11. A veces pasa Paco. Quien sabe si de aquí sale un relato de tres.

    ResponderEliminar
  12. Andaba engordando a otro pollo como diría mi abuela... Candida no se lo montaba nada mal :P

    Pd. Para las dos, Susu y San... ¡¡ni se os ocurra!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  13. el amor simplemente te hace tonto.... si las chicas en la calle le lanzan un piropo al hombre y este sólo piensa en hacer feliz a su mujer... en que mundo???? en un mundo perfecto en donde el hombre es fiela su mujer.... porque en este mundo ya hubiese sacado los pies del plato y posiblemente cuando al mujer se entere sería él el malo de la película, olvidando lo que hace ella con el vecino todos los días.... es por eso que siempre son infiel, ya que si intentaran ponerme los cuernos, yo no molestaría en absoluto, sin gritos, sin golpes, sin ofensas, simplemente hacer mis maletas e irme a otro sitio....

    ResponderEliminar
  14. Que no se preocupe el protagonista, con el nuevo cuerpo, seguro que pronto se olvida de todo y encuentra compañía nueva ejeje.

    ResponderEliminar
  15. Tampoco sabemos que clase de pasteles se cocían en su casa... Un beso.

    ResponderEliminar
  16. què bien llevado, san!

    y què buen remate!.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. jajaja.... muy original esta version.... a hacer menos dieta y a engordar :D un beso!

    ResponderEliminar
  18. Traidores que son los móviles, siempre suenan en el peor momento :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Me hago pipi de reírme tanto.
    Aunque la verdad es una tragicomedia.
    Y todos por los kilos, eh.
    Mira que revuelta armaste.

    Buenisimooooo San!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pobre, después de ponerse guapo y delgado le ponen los cuernos que vida más injusta cachis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Un divertido relato con un final inesperado.
    ¡Genial!

    ResponderEliminar
  22. jaja San, lo que parece una prueba de amor no lo es tanto, si es que no te puedes fiar de nada...
    Besitos

    ResponderEliminar
  23. jejej tarde o temprano, las mentiras se descubren! jajajja

    ResponderEliminar
  24. Lei varias veces este relato, todavia me rio y saco conclusiones, jeje
    Me gusta mucho tu blog, seguiré visitandolo.. no me extraña la cantidad de seguidores que tenes!!!
    Beso grande, que estes muy bien

    ResponderEliminar
  25. Pobre Paco vaya chasco, pero no hay mal que por bien no venga, él ha adelgazado y estará más apetecible para los ojos de otras.Me ha encantado leerte tan divertida.Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  26. Te deseo que tengas un muy buen fin de semana, que logres que los buenos momentos sean placenteros, a pesar de factores externos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  27. Coincidimos en los líos de vecinos, pero aquí creo que no hay versiones convincentes, jaja. Hombre, yo que Paco iría a ver si esas chicas le encuentran tan apetecible ...
    Besos, amiga, muy bueno.

    ResponderEliminar
  28. Al menos perdió la tripita y quien sabe si su Cándida había ido también a por las velas y solo estaba aprendiendo a usarlas, eh????
    jajajajajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Pues se tendrá que ir a buscar a las que le dijeron "cuerpo" jajajaja menudo palo

    besos

    ResponderEliminar
  30. Ups!!!!
    vaya que sorpresa eeee digamos que el ahora tendría que ir a buscar unos dulces para poder engordar ya que la señora no se los daba jajaja

    ResponderEliminar
  31. Jajajaja que final San!!!! Buenísimo !!!! Me divertí mucho a pesar de la desgracia del pobre protagonista, pero bueno ahora está delgado y en forma para buscarse una nueva mujer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Y después el personal se extraña de que no se quiera tener confianza con los vecinos. Dijo él.

    Hay que conocerlos, siempre te pueden echar una mano, dijo ella.

    Con los vecinos nada, con las vecinas.... dijo el vecino gordito.

    ResponderEliminar
  33. Por tanto, hay que sospechar. Cuando nuestra pareja nos diga: cariño, tendrías que perder algún kilillo... solo nos está diciendo: mi amor, me voy a comer fuera jajaja

    Está muy bien escrito San :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Me intrigaba el motivo por el que puso al marido a dieta si lo que le interesaba era el vecino, después caí en la cuenta, nada de guisos ni repostería a los que hay que dedicar horas de cocina, filetes plancha y ensaladas que se hacen en un segundo. Así tenía libre toda la mañana para jugar. No era muy cándida esa Cándida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Es que ella, por amor a su marido, no sólo hacía dieta sino que además practicaba cada vez que le apetecía, ejercicios cardio-saludables. Lástima que fueran extramatrimoniales y sin conocimiento de su pareja. Uff, con mujeres así, la soltería no es mal estado.
    Divertida visión del asunto ese del in fraganti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Muy buen relato, muy entretenido y perfectamente a tono con la consigna.
    Hay síntomas, signos, señales. Pero a veces, mejor no verlos....no hay mejor ciego que el que no quiere ver.

    Pero quien te dice la Cándida, no regrese más contenta a casa y con un maridito puesto a punto, reenganche una segunda vuelta?

    Seamos compasivos y sobre todo, a reirnos, que para dramas...

    besos a rolete

    ResponderEliminar
  37. Al margen de interpretaciones, que las hay, (tantas como comentaristas) el relato engancha y sorprende. Quiero decir que está bien conducido y mejor resuelto.
    Me ha gustado, y puestos a pensar en el detalle del contenido, me resulta sospechoso ese querer compartir por "solidaridad" el régimen al que se vio sometido el interfecto.
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Uyy !! pero que bárbaro !!
    Esa Cándida si que se las traía, y el super enamorado, que mal!
    Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Pues no sé de qué te quejas, Paco, tu churri te ha puesto en forma y vela por ti amorosamente. Deja que el vecino la palme por un exceso de colesterol, será tu mejor venganza.

    Después el divorcio y a buscarte una veinteañera como hice yo, ánimo Paco, todo pasa.

    Tu amigo, Pedro.

    ResponderEliminar
  40. Dramas caseros que se convierten en humoradas.
    Lo disfruto!

    ResponderEliminar
  41. Y todo por unas velas de nada ¡Qué bueno! Sam
    me ha encantado

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  42. Gracias por tu visita y amable comentario San.

    un abrazo :))

    ResponderEliminar
  43. Muy bueno, San. Divertido desde el principio y al final, carcajada. Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Pase a visitarte y a desarte una semana con buenos logros.

    Cariños

    Frase de la semana:
    "Todos deseamos mejorar el mundo, y todos podemos hacelo con solo empezar por nosotros mismos."
    (anónimo)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...