miércoles, 23 de mayo de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO ... EL PREMIO



Enlazando risas y juegos sin apenas darnos cuenta, se engendró la amistad más perfecta. Las cinco nos pensábamos inmunes al desencanto, nada ni nadie podría socavar estos lazos, o eso creíamos en la inocencia de una edad, en la que deshojar los días quedaba fuera de nuestro alcance. Pero el destino es cruel y no repara en daños, lanza sus cartas y al voltearlas, descubres que todo cambia en milésimas de segundo. Aquella tarde tras muchas risas y mucho alcohol, frente a la caseta de feria donde voceaban papeletas a un euro, yo insistí en comprar cinco; una para cada una de nosotras. La sorpresa llegó cuando al abrirlas, el premio gordo estaba en la mía. Han pasado treinta años y aún no me lo han perdonado. Y es que un viaje a Cuba, es mucho premio, sobre todo cuando a mi regreso volví con Sebastián; un escultural cubano que no se cortaba medio pelo en susurrarme, mamita, delante de las que se llamaban mis amigas.  


Si os pasáis por el blog de Juan Carlos ( ¿Y qué te cuento?) encontraréis otros muchos premios.

26 comentarios:

  1. El relato que nos has contado no dista mucho de la verdad , se sabe que el dinero más que unir desune es este caso fue un viaje , lo correcto hubiera sido que se alegraran que al menos una le toco pero ....
    Me gusto gracias por compartirlo ..un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho reír (y que conste que el relato es serio y bueno) En el despacho las chicas jugaban a la primitiva y venían a por dinero para incluirme, siempre les dije que yo guardaba el boleto porque si tocaba me comprometía a mandar una postal desde Cuba. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué sonrisa me has hecho brotar con tu relato.EL caso es que no esperaba ese final y ...es buenísimo!!!
    vaya amigas...."Ale pa que vean".mala soy,jajajaaja
    Muy bueno!!
    Besucos y otro para el cubano(juas)

    ResponderEliminar
  4. eso les pasa por envidiosas del cubano jaja.... saludos...

    ResponderEliminar
  5. Las perfectas amistades siempre acaban deshaciéndose cuando llueve, es lo que pasa con el barro. Tu relato, en cambio, sí que es un magnífico botijo de terracota: redondo y fresco.
    Un abrazo y felicidades, San.

    ResponderEliminar
  6. ¿El premio era Sebastián o dinero en efectivo? Porque ganar los dos , justificaría el no perdón de tus amigas.
    Brillante relato, con ese humor soterrado, que lo hace aún más leible.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¿No te lo han perdonado? ¡Pues vaya! Yo creo que deberían de haberse alegrado. Eso es suerte y ya está.

    Un besote,

    Noa

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja esa no era verdadera amistad, me parece, una verdadera amiga aprovecharia la afortunada situación de la amiga y le pediría a sabastian que le presente un amigo 😁😊😋 un abrazo

    ResponderEliminar
  9. El tiempo nos demuestra que no somos inmunes y que en cualquier momento nos alcanza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Vaya premio, encima las amigas te dan la espalda. jajaja!!! Cosas de niñas adolescentes. Un abrazo grande y cariñoso.

    ResponderEliminar
  11. Jjajaja me imagino la cara verde de envidia de los demás que no fueron agraciados.
    Me lo he pasado bien leyéndote.

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja me ha encantado... menudas amigas que ya no le hablan jajaja Pero claro, si encima vuelve con Sebastián no es como para arreglarlo :D
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Boa tarde, os amigos não são para perdoar porque estão sempre juntos, o perdão ou não é para aqueles que se fazem de amigos.
    Feliz fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, perdio amigas pero tubo un doble premio, besos.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja! tienes razón, un viaje a Cuba ya es mucho premio, y encima Sebastian!..es que cuando viene la suerte viene en grande!!, jaja! he disfrutado mucho de tu relato
    Besos San!!

    ResponderEliminar
  16. Debieron alegrarse por su amiga, aun sintiendo envidia. Tal vez no eran amigas de verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Jajaja, has relatado con maestría la vida misma. El boleto podía tocarle a cualquiera, pero te tocó a tí, surge la envidia.
    Pecados que se palpan en la sociedad
    Felicidades
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Muy bonito relato :) Yo creo que lo que no te perdonaran es que trajeras a Sebastian...

    Muy bueno.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Pues es que la duerte engendra envidias, es el lado malo que tiene.
    Y se parece bastante a ese premio que me tocó, que contaré en el cierre.
    Me encanta haberte vuelto a leer después de tanto tiempo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. De haber traído habanos, también, todo se solucionaba a la primera.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  21. ¿Dónde está ese bingo de feria? Es por ir ahora mismo. A nosotros nos tocó una vez un balón de fútbol...me ha encantado el tono que le has dado al relato, primero suave (deshojar los días, precioso) y después un tono más "tormentoso" acorde con lo que ibas contando...
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Ese si que fue un gran premio. Y es que la envidia es muy mala.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. jajajajajaja ¿y el cubano no tenía hermanitos?

    Besos, San

    ResponderEliminar
  24. ¿Y dónde dices que está esa tómbola? ¡Muy bueno!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...