miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Extranjero e Inmigrante.


François y Margarite celebraban su aniversario, veinticinco años de feliz convivencia. Decidieron preparar una pequeña fiesta a la que  invitaron a sus amigos más íntimos, a su familia más cercana y  a sus cuatro hijos a los que esperaban llenos de emoción. ¡Vivian tan lejos de París!. Adèle residía en España, Clément en Austria, Damien en Boston y la pequeña Dominique en Israel, en total serían treinta personas.

Todas ellas ocupaban un lugar privilegiado en sus corazones y en sus vidas, de ahí que postergaran ese ansiado viaje a Roma, lo realizarían en otra ocasión, hoy deseaban sentirse arropados por aquellos a los que amaban.

Durante toda la mañana Margarite había estado trajinando entre los cachivaches de la cocina, nada como cocinar ella misma. La cocina era su pasión, en ella se perdía y olvidaba esa presión que su día a día le provocaba. Era juez y en los últimos meses los casos que llegaban a ella eran duros, tremendamente duros, así entre especias, pates y croissant podía olvidar tanto dolor humano.

François apoyado en el quicio de la puerta la observaba en su ir y venir, aún le emocionaba ese contoneo entre sartenes y ollas, sonreía al escucharla tararear la canción que bailaron el día en que por primera vez sus vidas se cruzaron. Ella opositaba, él un minmundi, le dijo que era, cuando bailan entre el bullicio de aquella sala de baile situada en un oscuro sótano cerca de la Rue Rivoli.

- ¿Un minmundi? Le preguntó Margarite. ¿Qué quiere decir eso?

- Nada, no soy nada, ando labrando mi futuro y lo encontraré, vaya  si  lo haré.

La fuerza de su mirada, la rotundidad de su voz, su valentía y ese arrojo la enamoraron.  

François, por entonces, trabajaba en una gran fábrica de automóviles de París, dieciocho años tenía cuando entro a formar parte del equipo de montaje, pero no era eso lo que él buscaba. Cada tarde al terminar su turno, estudiaba robándole horas a la noche. ¡Cuánto esfuerzo y sacrificio! Pero al final mereció la pena, hoy ocupaba el sillón de la dirección.

La comida discurrió como esperaban, charla animada, risas y bromas, hasta un bailecito se marcaron. Cuando todos se marcharon. Los dos salieron a la hermosa terraza que su vivienda tenía, desde ella se podía ver el Arco del Triunfo. Margarite se dejo caer desparramada en la hamaca, cerró los ojos y se adormeció entre los sonidos envolventes de esa noche que comenzaba a anunciarse.

François encendió la farola que con luz tenue, le ayudaba a leer el periódico, que en un descuido, en la mañana, había quedado olvidado sobre la mesa.

- Escucha Margarite, hoy anuncia una noticia tremenda sobre la inmigración, te leo “la inmigración en Francia sigue causando desbordes y enfrentamientos. Esta vez ha salido a la luz un video en el que se ve a la policía francesa cargando duramente contra un grupo de mujeres y niños en un suburbio al noreste de París, informó CNN según recoge el portal web del diario español el Mundo.

El grupo de inmigrantes, compuesto por alrededor de 60 personas mayoritariamente procedente de Costa de Marfil, estuvo viviendo en la calle desde que fueron desalojados de sus casas debido a un nuevo proyecto previsto en esa misma zona para construir viviendas, aseguró a la cadena de noticias el periodista Michael Hajdenberg.”( texto recogido  de la página del “Elcomercio.pe”)

- ¿Me estás escuchando? Le pregunto, cuando al volver su cabeza la encontró con los ojos cerrados.

- Sí, mí amor, claro que te escucho, le respondió.

- ¡Hay que ver hasta dónde podemos llegar!, y es que esto es un problema difícil de solucionar, igual si se quedaran en su país…

 Margarite sin abrir los ojos le pregunto.

- Oye Paco y tú ¿de dónde eres?

- El la miro y con cara circunspecta respondió: “andalú”, Margarite “andalú”.


Otras visiones en casa de Gustavo.

36 comentarios:

  1. Buena manera de recordarnos que ser inmigrante no es una opción personal, es una cuestión de supervivencia. Resulta tan fácil deshacerse de ellos desde nuestra lujosa terraza después de haber disfrutado de una buena comida en compañía de los que amas... Muchos de nosotros hemos sido inmigrantes, o podemos serlo, como digo, no es una opción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buena forma de presentarnos la dualidad extrajero/emigrante, no desde ambos lados de la línea sino desde dentro de la propia línea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Al final resultó que Francois era Paco. Extranjero y emigrante, por un instante olvidó su procedencia, tal vez porque ya no estaba del lado de los que tienen necesidad de sobrevivir en una sociedad que les es adversa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Todo varía según sea el punto de vista desde donde lo miremos. Convendría tener buena memoria a la hora de defenestrar al que consideramos "extranjero".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Grato descubrimiento el conocer tu blog.Hay originalidad y sensibilidad.T sigo.T invito a seguir el mío.Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí... ese ese es el problema, y respondo en parte a Mercedes, con tu permiso... es que antes había buena comida para todos y hasta sobraba; ahora tengo que hacer encajes de bolillos para que llegue en casa la comida para los cuatro y "cosas que no son para poner en un blog amigo" -y no bromeo-. Cuando se llega a ese nivel de Tolerancia suicida y ya lo he dicho en otros blogs, las medidas a tomar también son de supervivencia. Democracias permisivas y constituciones endebles son la muerte de cualquier país. ¿Intolerante? No, para nada.
    Quienes me conocen saben que no dejaría morir ni a una hormiga de hambre. Pero hay leyes y limitaciones. Hay países que necesitan orden en origen. Se sabe de sobra la medida a seguir para erradicar el hambre o la miseria. Los gobiernos interesados o vendidos al mejor postor siguen las directrices de unos pocos. Mientras tanto, los apuros los pasan los de abajo y aquella esperanza que venían buscando, es ahora una esperanza de quienes nos quedamos... ¿O les dejamos el país y nos vamos nosotros al suyo?

    Como me respondieron a mí: "Si vienes a mi país te sacamos a palos"...

    Un abrazo, compañera! No se sienta nadie ofendido, porfa...

    ResponderEliminar
  7. Dificil el tema de la inmigración. Entiendo que hay personas que no tienen otra opción, y tambien entiendo que tiene que ser muy muy dificil dejar atras tu pais, tus raices, tu cultura, tu familia... tu vida, y empezar de cero en otro lugar.

    ResponderEliminar
  8. San, pues es eso ¿andalú, griego, catalán, magrebí, oriental?

    Voy a ser cínica:Los ghettos no son la solución, mecachis, que se revuelven en la jaula y dan problemas al orden público, a lo sanitário y demás, para no abundar.
    ¿Y pues?
    Soluciones para que no nos invadan que bastante tenemos con lo nuestro.
    Hemos apoyado a todos los dictadores, genocidas y criminales de los continentes, para seguir chupando del bote del colonialismo (gas, fosfatos, oro, plata, diamantes, petróleo...) eso no lo soltamos, descartado, además no sabrían administrarlo. Habrá que potenciar otras fuentes autóctonas, agricultura (tomates, naranjas, aceite, frutos secos, frutos tropicales) Nooooo, ni pensarlo que se nos echa encima la Comunidad Europea desde Almeria a Alemania. Sigamos con las fábricas de tejidos, zapatos, et, bajo coste, ni sindicatos, 12 horas la jornada, ainnns, pero salieron los protestones aunque ahora parecen callados. Veamos...tema laboratórios para "probar" medicamentos en la población, asegurado beneplácito de los laboratorios !Cagada! una peli y una novela lo destapó pero, jejeje, ¿quién se acuerda?
    No nos fiamos de los movimientos en el Magreb, no saben, ni idea, no inventaron la democracia. Acordaos de lo veloces que fuimos en España, !zas!, en un periquete de la dictadura al estado de derecho !Moros, ya me tardan! Además, no sabemos qué ocurrirá con nuestros intereses antes no se aclaren esos brutos.
    No damos con la solución a esta invasión.
    Sin agua, seca la tierra, millones de desplazados, guerras civiles, epidemias...!qué inutiles! Hemos de solventarles la papeleta, sinceramente,y si caen muchos mejor, menos bocas.

    Estamos hartos de ser el Edén, ya les dimos señales de cultura, religión, maneras...y siguen simiescos a lo suyo.
    Potenciar lo étnico, la musiquilla, el bailoteo de pieles tostadas, el turismo barato (con riegos, conste)la artesanía resultona en cualquier decoración, incluida la minimalista, eso sería algo pero al parecer no basta.

    !Coño! aquello de donde comen cuatro comen diez, no es verdad, no hoy en nuestras casas, ni nos acordamos de cuando emigramos, nostalgia. Hoy es hoy, los que nos vienen tendrán que aguantarse el hambre, no es ancha Castilla ni Europa.
    Que se las compongan, que pongan leyes aunque no lo permitan los tozudos dictadores, que inventen sistemas ¿no son tan creativos?
    ¿Acaso no ponemos nuestra cuota en la ONG que más nos gusta? Nos derraman, nos comen de vivo en vivo.

    Podríamos darnos un garbeo "in situ", turismo investigador, para darles unos consejitos. No vaya a suceder que con el "morro" que gastan nos saquen de las casillas y de nuestras casas. Raritos son, tozudos, distintos, fanáticos, inutiles, un estorbo.
    Jejeje, a ver si convencemos a los capitostes de arriba, bancos, sociedades, controladores de bolsa, gobiernos (esos cuentan poco), para que suelten la pasta que nos ahoga...!es broma!

    Disculpas San, me pasé y no quiero ofender a nadie, me libren los dioses.
    Dije que se me acabaron las palabras, porque las dejé en el jueves pasado, !si me descuido! No sé qué me ha dado, pero no he podido evitarlo. Soluciones no tengo, dudas !inmensas!
    Besitooos muchos paciente amiga.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho como has diferenciado inmigrante y extranjero. Es un tema que a veces olvidamos.
    Un abrazo
    Carmen Andújar

    ResponderEliminar
  10. Cuando se tiene suerte en esta vida y vives bien, se suele olvidar hasta el lugar de origen, lo he comprobado, y si te digo que casi todos tenemos familia que tuvieron que salir a buscar los garbanzos a otro país, pero claro ahora nadie lo recuerda, o no quiere recordarlo. ¿Cuantos españoles fueron a Alemania? ¿Y a Venezuela? aún siguen allí unos primos míos, que claro está ya son más de allá que de aquí. Creo que todo el que sale de su país, es porque lo está pasando muy mal, del resto nadie se movería del suyo.
    Como siempre muy buen relato. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Eso es vivir en Babia. Casada con un "andalú", y cuatro hijos desperdigados por el mundo....igual si se quedaran en su país. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. ENTRE LA MANO Y EL TÍTERE


    En la ciudad,
    cárcel pegajosa.

    Entre las sombras
    la tempestad, los demonios,
    los monstruos milenarios
    como un animal arcaico
    con agujas en las venas
    deambula este corazón mutante,
    ángel de chatarra que busca el norte
    y extravió sus sueños.

    ResponderEliminar
  13. Para Francia, esto ha llegado a ser un verdadero e
    ingrato rompecabezas. Lo sé, perque tengo smigos alli y lo cuentan.
    Una cosa muy bonita es querer a los inmigrantes como hermanos, darles cobijo, darles trabajo, y darles tu amistad. Otra cosa es que exijan para echarte de tu cssa , que exijan un empleo mejor que el tuyo, y que exijan mejoras sociales que solo les benefician a ellos, y para ellos. Dá la impresión, que han venido a reventar el país, y llevarse todo lo que puedan al suyo. Y encima, nos imponen sus costumbres. en suma: quieren dominar el mundo,que es a lo que van.
    Lo digo de oidas, pero empiezo a creer que es un poco verdad.
    Un saludo muy cordial, San.

    ResponderEliminar
  14. perdona se me olvidaba: el relato, muy bonito y muy bien expuesto. Con un tempo y una escena, perfectamente logrados. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Algunos olvidan sus orígenes, comentan con ligereza lo que ellos no vivieron... porque en el fondo todo fue más fácil. Que ligera se vuelve la memoria con los años...

    Besos, San!!

    ResponderEliminar
  16. Paquito tiene mala memoria como tantos otros, una pena. La vida es una rueda, hoy por ti mañana por mi, no hay que olvidarlo.
    Un abrazo San

    ResponderEliminar
  17. muy buena historia, perfecto relato bien logrado me ha encantado...

    ResponderEliminar
  18. Para algunos es muy fácil olvidar sus orígenes y todo lo que tuvieron que pasar en principio al llegar a tierras extrañas. Acogen con alegría el lenguaje, las costumbres y los modos de pensar ajenos. Pero bueno, Paco ya se había definido como un minmundi, es fácil darse cuenta que todavía no se encontró a sí mismo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Un buen relato y un tema muy interesante del que podría hablar mucho desde el punto de la vista de la educación, pero no es el momento . Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Y es que a veces tenemos muy mala memoria, y sobre todo somos egoistas, muy egoístas.

    Estupendo el relato, San.

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado esa final. Le imagino diciéndolo con toda la naturalidad del mundo, casi ajeno a lo que su respuesta confiesa.
    Y el contraste entre lo localista y lo cosmopolita que plenteas me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Que pena, Paco perdió la memoria. Que duro tu final San.

    Besos comprometidos

    ResponderEliminar
  23. Amiga mía, menudo relato te ha salido, además con un tema espinoso y con muchas aristas. Uff, yo te podría contar algunas historias sobre esto, porque vengo de las tierras del poniente almeriense y allí hace 20 años que empezaron a llegar los inmigrates magrebies por los invernaderos, y curiosamente algunos dueños de esos invernaderos emigararon a Alemania y trajeron su tecnología. Es paradójico pero así es.

    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  24. Un precioso relato, y...con una buena moraleja
    Nosotros, los andaluces, somos precisamente, el pueblo que a través de la historia ha recibido y ha mandado más emigración. Solo tenemos que mirar , y ver, el mestizaje en nuestros rostros, eso debería hacernos más comprensivos con la situación
    Admiro tus relatos
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Interesante historia y muy adecuada para el tiempo que vivimos en el que la multiculturalidad se impone. Un abrazo San

    ResponderEliminar
  26. Muy buen relato!!! está lleno de gente con mala memoria, que olvida de donde vino y creo que tampoco sabe a donde va.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. san: somos todos de tantos lados, que como dijo uno comentando mi entrada....debemos borrar de nuestro vocabulario el ser extranjero... por que ya ni sabemos de qué lo somos :D hermoso relato! beso que tengas buen fin de semana de descanso

    ResponderEliminar
  28. Hay que ver que pronto hemos olvidado lo que durante años y años han hecho nuestros padres.
    Todos somos inmigrantes, de alguna manera u otra, todos salimos de nuestra casa para intentar buscarnos la vida lo mejor posible. No se nos debería de olvidar

    Lo has contado estupendamente San.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno, San. Estoy de acuerdo en que todos somos inmigrantes, aunque sea dentro de nuestro pais.

    Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
  30. Creo que lo peor de todo, a veces, puede ser sentirse extranjero en la propia tierra. Éso da idea de cómo pueden llegar a sentirse los que por diversas razones acaban viajando tras la búsqueda de paz, trabajo, libertad, .... Todo sería más fácil si nos etiquetásemos como ciudadanos del mundo sin agarrarnos a esa nacionalidad que nos llevamos con nosotros cuando ya no somos nada.

    Me ha parecido un relato muy interesante para reflexionar sobre lo qué somos, de dónde venimos y a dónde vamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Hola San.
    Un relato que raya una historia. Bien conformada y graciosa. Pero sobre todo real como la propia vida.
    Un abrazo, amiguina
    Celia

    ResponderEliminar
  32. Es necesario tener memoria histórica.Los españoles somos olvidadizos y a veces injustamente ingratos.Sugerente texto.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Tendríamos que tener más memoria histórica, y acordarnos o informarnos de tantos españoles que emigraron y les recibieron con los brazos abiertos.

    BESITOS.

    ResponderEliminar
  34. Bello relato donde se cuenta la cotidianeidad de los días, en un mundo cada vez más complejo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. los españoles no tenemos memoria...
    no recordamos que hace apenas unos años...eramos nosotros quienes íbamos a Alemania a trabajar...o a vendimiar a Francia...

    en fin...


    buen relato...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Ya lo decía la Biblia, se ve antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Bien contado.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...