miércoles, 22 de agosto de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Fotografía Inspiradora



CAFETERÍA    VERONA




Entró en la cafetería de la esquina. Con la mirada buscó la mesa que ocupo la última vez que estuvo allí. Al verla vacía, sonrió.  Para acceder a ella, se abrió paso entre la clientela, a esa hora el local se hallaba muy concurrido.
¿Qué tomará? Le preguntó la camarera
Café con unas gotas de leche. Muy caliente, por favor.
Bonita taza, pensó cuando se lo sirvieron. 
Con el primer sorbo recordó las palabras de Gerardo:
Encontrarás la clave de la caja fuerte, en una jugada de ajedrez…
La mesa, era el tablero. En las esquinas de los distintos escaques, si entretenías la mirada, se percibían unas minúsculas marcas, distintas unas de otras.
Ella las anotó una a una en la servilleta con la que limpiaba la humedad que dejaba en sus labios el café con leche. Fuerte, intenso y  muy caliente, como ahora acontecería el tiempo en su vida…

Otras inspiraciones cafeteras  con 150 palabra (más o menos), en casa de 

42 comentarios:

  1. Y todo estaba ahí, tras un café y en una mesa llena de recuerdos pasados. Una aventura por vivir ¿Conseguirá la clave?...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y con esa clave empieza una vida tan caliente como ese café en las misma mesa de la última vez. Esperemos que esa nueva vida sea tambien dulce...tengo mis dudas por los medios empleados.

    MIL BESICOS.

    ResponderEliminar
  3. Bendita taza de café que trae claves para comenzar intensos días por venir.
    Que envidia, me gusta.

    Un abrazo.

    Pd. Quizás, si lo editan pronto, el video donde participo mi hijo con su pareja de baile.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Lo breve, dos veces BUENISIMO!!!

    Un relato conciso, que contiene todo lo que debe, sobre todo ganas de seguir los pasos y ver hacia donde nos lleva esa clave.

    Un beso. Me gustaría conocer el café Verona y tomarme un café del tiempo, por aquí, eso no existe...

    ResponderEliminar
  5. A cada lado que voy me llama la atención, marcas y escrituras que dejan por ahí. Sí, ciertamente ensucian y dañan esos sitios, pero dejo volar un poco la imaginación y me voy creando historias. Excelente aporte

    ResponderEliminar
  6. Claves y códigos ocultos en la mesa de un café...una de espías, quizás... estrictamente abreviada por el condicionante del número de palabras. Queda abierta la puerta hacia la aventura que comienza.
    =)

    ResponderEliminar
  7. El café siempre encierra algún misterio...

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah! Que chulada, San. Bello acontecer en su vida, sí señora. Perfecto.
    Muaks.

    ResponderEliminar
  9. Interesante partida de ajedrez, aderezada con café y el juego de un enigmático Gerardo... hum!!

    Bss.

    ResponderEliminar
  10. Hola SAN
    Y lo mejor de todo es que no le costó mucho esfuerzo encontrar la clave de la caja fuerte, Qué será lo que hay allí?, ese es el misterio aunque sabemos que será algo que la llevaría a vivir un tiempo fuerte intenso y muy caliente.
    Como siempre lindo relato, breve y preciso para hacernos disfrutar de un buen momento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Cómo os lo curráis. Me ha encantado.
    Besos
    LUpa

    ResponderEliminar
  12. Yo me quedo con el final jajjaaj!!!

    "Fuerte, intenso y muy caliente", esto promete, soy una mal pensada jajaj!! me gusta serlo jjajaja!!!

    Besos humedos

    ResponderEliminar
  13. Me he quedado esperando a Gerardo y la clave de la caja. ¡Claro, solo con 150 palabras no se puede escribir una novela de espías entera! Besos

    ResponderEliminar
  14. Ahora habrá que adivinar la jugada, torre, caballo, rey, reina !jaque mate! y café del Verona, espeso, sabroso, calentito. Queda el enigma servido.
    Sírvete un besito de mi parte y !suerte!

    ResponderEliminar
  15. Un café con claves secretas...
    Todo un preámbulo que no solo abre las puertas a un enigma (el mío, por cierto, porque esa caja fuerte tiene el tinte de una trama prometedora), sino que a su vez, parece que encaminará una vida nueva, intensa y caliente! Yo quiero un tiempo de esos!!!
    Claro, conciso y con intriga... qué más puede desear un relato?
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Nos dejaste con el café, digo la miel, en los labios:?
    Un relato muy misterioso...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Vaya intriga que nos has planteado con nada y menos!pero si ha descubierto la clave que le va a abrir la puerta a una emocionante y caliente aventura, yo me apunto...
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Coincides en la clave ajedrecista que plantea Gastón en su novela "Deja zer".
    Aquí, muy visual, imagino esas mesas de cafetería con cuadrados negros y blancos, como tablero de ajedrez, en la que, aunque nadie lo piense, pueden encerrarse misterios.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  19. Jaque mate en pocas palabras para dejarnos con el sabor de historias escritas en la madera. Cuando el cafe se acaba, la vida se inventa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Café, tablero, mesa, ajedrez, caliente, futuro, vida. Yo diría que la protagonista acaba de hacerle jaque al destino (sólo espero que no se enroque)

    Un beso

    ResponderEliminar
  21. El cafe nos abre la mente a la aventura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Qué bueno!
    Me gusta el comentario de Valaf...

    ResponderEliminar
  23. Observó las minúsculas marcas que encontró en la mesa, como signos premonitores o complejas cartas de navegación que sirven de gurú.

    Un buen texto San.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. ¡Que interesante, nena! ¡Y menuda imaginación la tuya! Este jueves, con eso de las 150 palabras, se quedan muchos relatos con final más que abierto, esperaremos ansiosos las continuaciones. Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Magnífica e intrigante tu aportación a este jueves, San. Cafetería Varona, un tablero con escaques de ajedrez, marcas en sus esquinas y una taza de humeante café, como punto de partida de lo que promete ser una apasionante aventura.
    Un fuerte agrazo.

    ResponderEliminar
  26. Saludos y deseo que el verano haya sido muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Me gusta el café y tambien Verona...esta hermosa taza la he visto hoy tres veces, todo un éxito, la verdad es que es bonita.

    Saludines

    ResponderEliminar
  28. tras una taza de cafe y una mesita a la cual entre ellas dos hay mucho por descubrir

    ResponderEliminar
  29. San: es el tercero que leo, 3 damas del universo bloguero, las 3 se han lucido. Es que el café es un gran compañero del que escribe.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  30. He visto marcas en algunas mesas de cafeterias, nunca se me hubiera ocurrido que pudieran ser claves
    Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Empieza la partida....qué curiosidad!.
    Me encantan las novelas de intriga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Códigos extraña manera tenemos para entendernos. Aunque el café caliente lo hace quizás mas fácil. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  33. Una taza de café que marca el inicio de algo, qué pasará después de seguir esas claves, encontrará en la caja fuerte lo que espera? Ojalá que sí!!!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  34. Me encantan los relatos cortos, entre más breves, más me gustan. Yo creo que si que encontró la clave de la caja fuerte, pero nos has dejado a todos con un sin vivir.......¿Y si escribes una segunda parte? yo seguro que podría dormir mejor. Besitos salados.

    ResponderEliminar
  35. Tan emocionante como estaba la cosa y poniéndole leche al café ¡¡¡me has matado!!! Qué horror, qué ultraje!!!

    :)))) Jajajaj! Un beso y un café solo, por favor.

    ResponderEliminar
  36. :))
    gracias por tu visita y comentario S.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Acabo de descubrir que eres la próximo anfitriona ... ¡qué bien!!

    jaja

    ResponderEliminar
  38. ¿Qué tendrá el café siempre suele inspirar preciosos relatos?

    Un abrazo, San.

    ResponderEliminar
  39. ¡que bueno San!...Intensa intriga con la magía de lo cotidiano.
    Felcidades!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  40. Hola, ola de mar..
    Intrigante comienzo de un relato, yo estoy segura de q me engancharía.
    Me hace preguntarme cómo sigue, que mensaje escriben las señales.
    Un beso
    Aire

    ResponderEliminar
  41. El café de por sí es poesía, es cuestión de revolver la inspiración. muy bueno!!

    ResponderEliminar
  42. Me ha gustado, como todos los relatos de por aquí

    Un besico ; )

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...