jueves, 9 de agosto de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Recuerdos, sueños, pensamientos.


365 Noches

Dos hombres con el rostro oculto, tras una especie de mascara amorfa, se aproximaban hacia el lugar donde Ruth se hallaba. Ella expectante, sin comprender muy bien el porqué  de su presencia, los observaba en ese lento y extraño caminar que arrastraban, violando su mundo. Uno de ellos movía exageradamente los brazos como queriendo abrazar el viento. El otro más bajito y rechoncho, daba unos saltos dramáticos pasando el peso de su cuerpo, de un pie a otro. A medida que ellos avanzaban, Ruth retrocedía, desandando sus pasos, pero ellos avanzaban mucho más aprisa que ella. La ansiedad se le agarro en la boca del estomago. Esperpénticos, pensó.
Cuando faltaban solo cuatro o cinco pasos para enfrentase a esos tipos de traje oscuro y rostro velado, una explosión lleno todo el espacio de humo. Ruth manoteo en el aire para despejar la espesa bruma. Asustada, sentía la presencia de ellos, podía escuchar su ronco respirar.  El aire que emanaban tenía un amargo sabor. Forcejeó hasta poder vislumbrar la luz. Los hombres ya no estaban.
Se encogió de hombros, no comprendía nada. Salió de aquel lugar sin darle vueltas a lo vivido.
Entró en una gran sala, luego en otra y otra más. Perdida, quiso salir de aquel insólito lugar, pero allí no había puertas, solo un ventanuco desvencijado. La idea de no poder atravesarlo la perturbo, aun así, decidida , dio un salto queriendo alcanzar el quicio. Se aferro a él, como quien se aferra a los últimos segundos de una vida que  agoniza. En ese dejarse hacer, cayó, deslizándose hasta llegar a un   frondoso valle. Alucinante visión. Verde todo verde, solo salpicaba esa mullida alfombra de hierba fresca, una  multitud  de florecitas de vivos colores. Descalzó sus pies y caminó hundiéndolos en esa lisura, luego se detuvo.
El cielo  poco a poco se fue cubriendo de nubes. Nubes blancas que en solo un instante se tornaron grises, negras. Colisionaban unas con otras, engulléndose  en una lucha sin piedad. Enfadadas escupían  luminosos rayos  que se clavaban en la tierra. Pensó que las fuerzas errantes de la vida querían castigarla por algo que dijo, por algo que hizo, por algo que tal vez solo deseo. El miedo la estremeció. Corrió buscando cobijo sin encontrar donde guarecerse, esta indefensión la paralizó. Cerró los ojos, como en un intento de hacer desaparecer todo o desaparecer ella.
Dos, tres…, segundos, minutos, horas, no supo precisar. Apretaba con tanta fuerza sus ojos que sintió  dolor en ellos. De repente. Un sonido ensordecedor Rig, Rig, Rig.
Ruth sobresaltada gritó. Estaba empapada en sudor. El corazón  golpeaba su pecho y toda ella temblaba. Martín se conmovió.
- ¿Otra vez  los mismos sueños ?... Tranquila, tranquila.
Inspiró recobrando la calma. Se levantó dirigiéndose a la cocina, se preparo un vaso de leche. Mientras lo bebía, recordó la voz de su madre:
_Nada mejor para alejar los malos sueños, que un buen vaso de leche calentita.


Muchos sueños, recuerdos, pensamientos, pesadillas, en casa de Mª José.

27 comentarios:

  1. Uffff! San.
    Acabo de vivir la pesadilla con Ruth.
    He pasado su miedo, he caminado descalza sobre las lindas flores.
    Y lo malo es que yo no puedo beber leche, ni tengo a Martín.
    Cómo me tranquilizo yo?.
    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Tan bien escrito que pase por los distintos lugares de la pesadilla
    Entonces tomare leche
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Se logra sentir la angustia de la pobre Ruth!...los sueños pueden llegara ser pasadizos intrincados en los que la mente se las ingenia para ir tendiéndonos trampas que pongan al descubierto miedos y angustias, culpas y complejos.
    Terreno apto para psicólogos que saben escrutar nuestras fobias y conflictos!

    Un abrazo juevero!

    ResponderEliminar
  4. la leche caliente, hace milagros...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esos malos sueños que nos persiguen y no hay forma de escapar solo dejándonos caer, como Alicia, y el vértigo que sentimos también en esa caída...
    Menos mal que el despertador acabó con la pesadilla, por lo menos hace algo bueno jejeje,y esa leche caliente que todo lo cura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante como has escrito esta pesadilla, con esas precisiones milimétricas en algunos detalles y ese tono difuminado en el ambiente, como pasa en los sueños.
    Abrazos, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Y tú sí sabes alejar los malos sueños.
    Buena entrada llena de emoción, sobresaltos y por fin, resolución :))

    Un abrazo San.

    ResponderEliminar
  8. Uno de esos sueños horribles que a veces se repiten. Habrá que buscar el origen.
    Antes que tomar leche caliente (puajjj) prefiero tener pesadillas jajajaj!
    un beso

    ResponderEliminar
  9. Ruth o Alícia...? Me he deslizado por este sueño lo mismo que en el país de las maravillas y las pesadillas.
    La voz que rescata y ofrece leche tíbia, me salva, pero sigo maravillada.
    Besito saladito.

    ResponderEliminar
  10. Afortunadamente no recuerdo los sueños :)

    muy buen relato

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Madre mía, que ideas se te ocurren, amiga narradora! Muy bueno.

    Mi peor pesadilla sería beberme ese vaso de leche caliente...

    Un beso y un café, compi.

    ResponderEliminar
  12. Como en un laberinto, Ruth viajaba por sus pasadizos. Tremendo sueño, que la despierta envuelta en sudor.
    Buen consejo el de su mama, para ser recordado y puesto en acción para aliviar ese sueño repetitivo.

    Me mantuvo en tensión.

    Un abrazo San.

    ResponderEliminar
  13. Si habrán sueños donde enroscarnos, transpirar y querer escapar a toda costa porque su realidad no parece tener nada de sueño (menos de ensoñación)... personas indefinidas, intenciones que no se comprenden... puffff! Despertar es un respiro que se traga el aire todo!
    En cuanto a la leche calentita, tiene ese toque maternal! Ay! Mamis, vaya que nos salvan hasta de los malos sueños!
    Mil besitos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Ma que un sueño parece una pesadilla. Asi se forman nuestros sueños de imagenes inconexas que al contarlos vamos dando forma, en este caso de la forma de narrarlo es impecable, como tus escritos y el final tierno, seguro, evocador de aquella imagen que siempre nos ha protegido: mama.
    Gracias por estar y un beso

    ResponderEliminar
  15. Más que sueño, pesadilla llena de angustias, miedos e inseguridades, como son siempre las pesadillas: pobladas de seres amorfos, lugares imposibles y miedos ancestrales. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Mi madre también de niña me decía lo del vaso de leche calentita.
    Un sueño poco placentero, y muy bien contado,menos mal que los sueño sueños son y no debemos de ver más allá; aunque a veces nos hace una mala pasada el subconsciente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Una pesadilla extraña, de esas que no entendemos y que están ahí... menos mal que siempre había quien nos sacara de ellas con ternura y mimos...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. No sé si alguna noche no tengo un mal sueño, no sé bine por qué es así, pero tu texto me hizo reflexionar sobre eso.
    Ando visitando a cada relatora, lo están haciendo muy bien.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  19. los sueños de la razón, produce monstruos, el viejo y sordo gruñón sabía de sueños y cómo plasmarlos. Vivir con nuestros demonios y pesadillas es parte de la naturaleza humana. Muy buena entrada San

    ResponderEliminar
  20. Hace mucho que no tengo pesadillas, pero es bien sabido que aparecen cuando menos uno lo espera. Quizá, cuando llegan, lo mejor sea tomarse ese vaso de leche calentita.
    Estupendo relato, San, sin duda una se siente metida de lleno en esa pesadilla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Un sueño tormentoso convertido en pesadilla... porque en ellos a veces proyectamos nuestros miedos, nuestra angustia y ansiedad, nuestras preocupaciones.
    Me parece interesante vuestra participación "juevera".
    Recibe mis saludos.
    Anna J.R.

    ResponderEliminar
  22. Querida San: me encantó como nos metiste en esa tormenta,sentí que los rayos me iluminaba y me atemorizaban, casi como a Ruth...

    En estos días volví a ver Belle de Jour. Recordás haberla visto? Tu relato me la trajo de vuelta a la cabeza y me quedo rondando la habitación tratando de comprender el sueño...

    Besos y abrazos mil.

    ResponderEliminar
  23. Me metiste de lleno en tu mezcla de sueño y pesadilla, me agobiaste en la habitación sin puertas, sentí el frescor de la hierba bajo mis pies, y me asusté con los rayos, temiendo que alguno me alcanzara, menos mal que el despertador nos salva de muchas desgracias, y además están las mamás para darnos el vaso de leche calentita.
    Disfruté con tu sueño San. Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Ay San! Qué susto, qué miedo... ¡Qué asfixia! Menos mal que se acabó en algún momento, menos mal que había leche... y el recuerdo de mamá, esa balsa para ponernos a salvo.
    Muy bien conseguido el clima, el ritmo agotador de pesadilla asfixiante. Querida San, muy bien que la salvaras y nos salvaras a todos.
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  25. Un sueño que se convierte en pesadilla, lo relataste de tal forma que se transforma en algo muy vívido.
    Menos mal que despertó!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. wow!!!!.... me encanta!!!!! el mundo de los sueños es siempre encantador, sea cual sea, a mí en especial me gustan las pesadillas, porque es pura adrenalina, mientras corres y sientes que no puedes avanzar, haciéndose lento el tiempo, los monstruos, los mundos disparejos, es como vivir otra vida, es como estar metido en el infierno, muchas veces gracias a ellos he podido construir mis letras, es que son una delicia para la imaginación, donde sientes que tu cerebro explota...

    este texto tuyo es muy bueno, estuve fascinado recorriendo cada línea, hasta sentí que era mi pesadilla, mis felicitaciones Sam....

    ahora con respecto a lo último que me has escrito, te diré... para qué conservarlos? si ya nadie los lee, tan sólo yo, acaso has leído alguna vieja entrada de las mías, pues no, porque si lo hubieses hecho me habrías escrito un comentario, es que por aquí todo el mundo lee sólo la última entrada, nadie las extrañará, ni siquiera se darán cuenta de que existió.... te dejo una vieja entrada que adoro: Hoy que no estás a ver si te animas a leerme :) besos!!!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...