miércoles, 1 de agosto de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: El tiempo en el tiempo


Hace unos años, así como veinte.

                                
Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
Hoy llega al fondo de mi alma el sol;
Hoy la he visto…, la he visto y me ha mirado…
                                                  ¡Hoy creo en Dios!
                                          Rima XVII- G. A. Bécquer

Solo hacía cuatro días y medio que le conocía, cuando decidió invitarle a tomar un café. Mientras le estaba contando y explicando lo que sentía, pasó entre las copas la mano vuelta hacia arriba. Se quedó mirando su mano clara con desconcierto, con ese gesto entendió que le llamaba, y le acercó la suya.

Le agarró con decisión, como queriendo retener el tiempo, como queriendo retenerle el corazón, como queriendo… La mantuvo unos momentos, no supo cuántos, pero seguro que fueron muchos, o no, hoy no lo puede precisar. Una emoción indefinida se le agarró al cuello y un deseo de llorar casi imposible de frenar, se le acumuló en los ojos. Se quedó inmóvil, sin poder hablar, solo sintiendo y deseando prolongar ese instante, viviéndolo como un regalo inesperado.
Sus ojos se quedaron fijados sobre los de ella intentando adivinar, pero la sensación tan fuerte que tenía, no le dejaba actuar con normalidad.

Cuando le soltó, sin poder evitarlo, revivió una y otra vez ese momento, no quería hablar ni pensar, necesitaba estar solo consigo, en una intimidad recurrente… podía sentir su mano aferrada a la suya, y esa sensación desconocida para él, se repetía en su mente y en su cuerpo una y otra vez sin descanso.

Quien iba a imaginar que veinte años después le llevaría al mismo lugar, y volvería a tener las mismas sensaciones…, aunque para sus familias serán siempre dos amigos.

En esto andaba, perdido entre la tinieblas de un pasado que por fin se hizo presente, y es que el tiempo gira de una forma que los humanos no entendemos, el ayer se hace hoy, el mañana… , ¿quién conoce el mañana?



Para conocer otros tiempos hay que hacerle una visita a Matices, vamos no dudeis.

30 comentarios:

  1. Hay momentos tan especiales que logran marcar una vida, es cierto. No todos tienen la dicha de llegar a sentirlos. Los que sí lo han logrado, lo atesoran infinitamente...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola SAN
    Me haz hecho recordar una de mis rimas favorita de Gustavo Adolfo Becquer, la del amor platónico de adolescente donde basta una sola mirada para sentirte en las nubes.
    Linda y romántica historia donde el ayer se hace hoy es verdad y el mañana nunca llega porque siempre vivimos en el hoy.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. El tiempo prendido en un momento, esa mano tendida en el recuerdo, no importa cuanto tiempo pase, pervive el instante mágico,único, y se apodera del tiempo y es más fuerte que el tiempo, lo mide a su antojo y lo acerca hoy, nadie conoce el mañana.
    San existen esas sensaciones únicas, tú la has expresado intensísima, emocionante.
    Besitos muchos.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es relativo, porque pasa, pero se queda.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa esa rima de Bequer. Eternizar los momentos felices, que maravilla; pero no puede ser, ¿que haremos? Esos momentos los hemos de disfrutar aunque sean pocos minutos; pero disfrutarlos.
    Hermoso relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un instante que marcó sus vidas aunque entiendo que no los unió físicamente para siempre, veinte años después, presentes, las mismas sensaciones. Me has traido a la memoria San otro poema de Becquer que refleja también un instante mágico y una separación no deseada. La primera estrofa dice:

    Asomaba a sus ojos una lágrima,
    y a mi labio una frase de perdón;
    habló el orgullo y se enjugó su llanto,
    y la frase en mis labios expiró.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso poema!!
      Hoy voy por un camino,ella por otro
      pero al pensar en nuestro mutuo amor
      yo digo aún: ¿por qué callé aquel día?
      y ella dirá: ¿por qué no lloré yo?

      Pepe, gracias por traerlo a mi memoria en este instante

      Eliminar
  7. parar el tiempo. Es una quimera que ni alquimistas, ni el mismo Diablo con el pacto de Fausto consiguió . No me cambio por el ayer por muy hermoso que fuere , por que mi mañana será espléndido, Bonito detalle revivir situaciones en contra de lo que aqui digo

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con María Jesús. El tiempo pasa, pero los recuerdos quedan, permanecen, continúan vivos en nuestra memoria, y más si son tan bonitos como estos que nos cuentas en tu relato. Lo de querer detener el tiempo en ciertos momentos, aunque suene a tópico, también es otra gran verdad. Un beso. ¡Nos vemos pronto! :)

    ResponderEliminar
  9. Esas historias que no pudieron ser pero que nos dejan recuerdos tan bonitos a los que agarrarnos, estaría bien poder parar el tiempo a nuestra voluntad, claro, solo cuando nos interese jejeje
    muy bonito, San
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Los instantes intensos son sólo eso, instantes, pero cuántas veces podemos invocarlos y volver a sentirlos!. Los recuerdos son tan maravillosos como los momentos vividos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. historias que pudieron ser y que quedan inmóviles, intactas con el tiempo y que sin saber cuanto tiempo transcurre por algunos segundos vuelven a suceder... que bello y nostalgico

    ResponderEliminar
  12. Tratar de para el tiempo es una utopia en la realidad y una realidad en los sueños
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. mmm, que tu historia me hizo acordar a algo, más bien a alguien pero bueno que no sé que decir, me voy melancólico a otro relato de este Jueves, pero lo disfruté tu aporte de una forma muy especial. Saludos

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios: hay momentos únicos e inolvidables, que se reviven de tiempo en tiempo. ¿Qué lo provoca? no lo sé, tal vez un gesto, una señal o una estrella fugaz :))

    Bonita historia de amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola, San. Aunque esta semana no puedo participar en los relatos del jueves, me paso a saludarte. Tu relato me ha dejado algunas preguntas, sobre todo me ha dejado dudas la frase : "para sus falilias seran siempre dos amigos" ¿Un amor imposible que se reencontró al cabo de veinte años o que duró veinte años? En cualquier caso un amor en el tiempo, tiempo que para cada momento tiene su transcurso, que veinte años no son nada cuando el amor perdura. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que preciosidad, San... me encantan estas historias, con eso finales que te dejan sin aliento... y ¡qué recuerdos de cuando leíamos esas poesias de Becquer! :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Becquer... que palabras más bonitas para iniciar una historia que seguro lo merece. Tendemos a engancharnos de los momentos mas emotivos, se aferran al corazón y a veces intentamos revivirlos de nuevo para llenar ese espacio vacío que una vez estuvo pleno...
    Un entrañable homenaje, San...

    Gracias por estar siempre...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¿Sabes? es una de mis rimas preferidas, de adolescente adoraba a Bécquer, yo cero que a todas las chicas románticas, nos gustó. Que conste que me sigue gustando, adoro la poesía y el libro chiquito de mis quince años, lo conservo y lo releo.
    Tu historia es hermosa y real, porque todos en algún momento, al volver a visitar un lugar donde ocurrió algo inolvidable, los recuerdos son tan nítidos, que a veces perdemos un poco la noción del tiempo. Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Retener en la memoria esos instantes inigualables, capturando cada detalle, dejándolo vivir constante cada movimiento (hasta el más imperceptible), es la única manera en que le podemos hacer esa loca jugarreta al tiempo de detenerlo, de permitirle retroceder...avanzar... y vuelta a retroceder... El tiempo siempre nos habrá ganado con su transcurso irrefrenable y nosotros nos quedaremos con la impresión de haberle robado una partecita para hacerla eterna.
    Un beso San, siempre un gusto leerte!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  20. Hay sentimientos y momentos que se quedan grabados a fuego en el tiempo y que logran hacerse un hueco pasando a ser un eterno presente.
    ¿20 años?, eso no es tiempo
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. que profundo texto, muy bonito tu blog,
    te sigo. gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  22. Un relato precioso y muy emotivo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Exactamente quién conoce el mañana? Muy buen relato para pensar en cada momento de la vida que nos hace sentir tan vivos. Besos

    ResponderEliminar
  24. Miles de veces quise detener el tiempo, quedarme para siempre en ese instante que no iba a volver, pero no se puede. En este relato que me llenó de emoción el tiempo les dio una oportunidad, es que cuando las cosas tienen que ser, siempre les llega el tiempo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  25. Qué sabemos de nada? Tal vez en eso radica la gracia

    Cuando ya lo sabemos, seguro que nos vamos a otro lado, a dar clases...

    Besos y abrazos mil, mi querida Chelito.

    ResponderEliminar
  26. Porque el tiempo de la felicidad se mide de otra manera...Hagamos trizas el reloj.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. El tiempo sazona los argumentos para luego decidir el final.

    Saludines!

    ResponderEliminar
  28. Que lindo jueves de relato.
    Evocando un momento tan especial, tan intimo y tan atesorado.

    Me gusto San, y mucho.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  29. La inexorabilidad del tiempo nos hace pensar que tal vez no sea lineal sino que fluya circular , como eterno anillo que ciñe nuestras vidas.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...