miércoles, 31 de octubre de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: HALLOBLOGWEEN 2012



LA HERENCIA
Desde pequeña, en casa, siempre escuche que mi abuela Tomasa era especial. Yo por entonces no entendía eso de especial, luego con la edad descubrí sus porqués. Mi familia se relacionaba poco con ella; al parecer a la muerte de mi abuelo, ella había decidido dejar de hablar y así lo hizo. Yo la conocí muda.

Mi madre cuenta que ella solía decir antes de enmudecer, que dejaría este mundo el día de los santos difuntos  y lo decía mientras mi madre tocaba madera y recitaba: lagarto, lagarto, ahuyentando los malos espíritus.
Hace unos días recibimos un telegrama avisando que la abuela se moría. Nos reunimos en torno a ella toda la familia. Uno a uno fueron acercándose a despedirla, hasta los que la trataron poco o nada le dieron el adiós.  –Sin rencores, dijeron.
Al llegar mi turno, con un gesto de los ojos y manotazos al aire, entendimos que quería que me quedara a solas con ella. Salieron de mala gana. Me acerqué hasta su cama para besarla, en ese momento exclamó: – ¡Déjate de ñoñeces y escúchame!
De la impresión, al escuchar su voz, casi caigo muerta yo. La miré con estupor, de la misma forma en la que escuche su historia. Me dijo que ella tenía un poder: todo lo que pedía se cumplía, pero siempre que fuese el día de los difuntos. Por mi forma de mirarla vio que no la creía, era tan viejita y tan rara…
–Piensa, continuó ¿cuándo murió el tío Matías, y la tía Luisa, y el abuelo Tomás?…Todos el día de los difuntos.
La verdad es que la abuela, estaba consiguiendo que el miedo se apoderara de mí. No sabía qué pensar, ni qué decir. Las piezas del puzzle iban encajando.  Para salvar esta incómoda situación dije: -Vamos abuela no me cuentes historias de miedo, ya soy mayorcita.
Me miró fijamente. En sus ojos se leía la decepción por no ser creída en sus últimas horas. Entonces, muy despacio sentenció: -Que el poder que se me otorgó, doblado, pase a ti. Dicho esto, expiró.
Esa noche inexplicadamente soñé con el cura de mi parroquia. Al clarear el día, las campanas sonaron a muerto.

Si quereis pasar una noche de difuntos aterrorizados visitad a Teresa

39 comentarios:

  1. que linda historia!!!!!! por dios que hermoso relato que nos has dejado por halloween.... es esto justo lo que buscaba para poder dormir tranquilo, el poder otorgado por tu abuela, para que muera todo aquel en el que pensaras en el día de los difuntos, joder!!!! si estoy emosionadísimo, yo quiero también ese poder!!!!! es como un sueño hecho realidad.....

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no quiero ningún poder de esa clase, vieja de porquería! porque no le dejó una herencia material en lugar de semejante cosa??? Si que asusta ...
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Las abuelas somos terribles...menuda herencia.

    ResponderEliminar
  4. Una preciosa historia, los poderes de la abuela pasados a la nieta.
    ¡Vaya responsabilidad!. No quisiera yo tenerlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. San, una historia inquietante de noches de difuntos. No quisiera yo que mi abuela (a la que no conocí) me hubiera echado mal de ojo. Curioso autocastigo lo de dejar de hablar. Creo que yo no necesitaría cumplirlo durante mucho tiempo, sin hablar, ¡me moriría!
    Muchos besos.
    Supongo que sabes que ya no participo en los jueves debido a mi salud. Pero algunos de vosotros sois imprescindibles para mí. Así que no busques mi relato juevero pq. no hay.
    + Bss.

    ResponderEliminar
  6. uuuuuuffffffffff hay poderes que es preferible ni tenerlos ni conocerlos!...me quedo helada si algo así me pasa!
    jejeje
    muy buen relato, san!
    =)

    ResponderEliminar
  7. Ya sabía yo que el clero tenía la culpa de todo, no podía ser de otra forma. Un beso, compañera, y un cafelito para la semana.

    ResponderEliminar
  8. Jo, chica, hay herencias que mejor que no nos toquen :)

    Muy emocionante tu historia, San :)

    Feliz día de todos los Santos, y feliz puente, si lo tienes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Vaya, miedo da!!! el pobre cura...

    Tener una abuela asi da yuyu jajajajaja

    Me encantó la historia

    besos

    ResponderEliminar
  10. Las abuelas tienen ese don: traspasar sus conocimientos y habilidades.

    Un abrazo escritora :))

    ResponderEliminar
  11. Vaya relato, San! Encantador y espeluznante. Es lo que tienen las herencias, no siempre gustan y no sólo consisten en bienes materiales.
    Me ha encantado leerte,amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Eso es lo que se suele decir una herencia endemoniada, pero seguro que le vendrá bien, las abuelas siempre dejan cosas lindas a sus nietos.
    Pero... dime... ¿de verdad tenía ese poder?, menos mal que es un relato.

    ResponderEliminar
  13. Me gusto leerte.
    Se puede decir que hay poderes que matan!!!!
    Me gustan mas los que logran hacer feliz a las personas.
    Poderes excasos en los ultimos tiempos y.......creo que de siempre no?

    Un abrazo cariñoso desde estas tierras.

    ResponderEliminar
  14. Muy buen relato. Hay que hacer caso a las abuelas, tienen experiencia y siempre dicen la verdad. Esos poderes no se si los querría para mi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Que buen relato, estas historias tenebrosas que se escuchan al calor de una chimenea en las noches frias, que es lo que inspira este relato, me encantan, siempre te dejan un pequeño escalofrío recorriendo la columna.
    Herencia envenenada la que deja la abuela.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Buenísimo, San. Una buena herencia, desde luego. Vaya con la abuela. Lagarto, lagarto. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Mira que herencia, pobre adolescentes. Mejor que no piense muy alto sus deseos, o borre del mapa el día de los muertos. (Broma).
    Me encanto el relato.

    Un abrazo San.

    ResponderEliminar
  18. Me encantan estas historias de "poderes" que pasan de generación en generación y esta me ha puesto el pelo de punta.

    ResponderEliminar
  19. Un poder sobrenatural que se convierte en una maldición, no encuentro fin del mundo personal... mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Buen texto y sobre todo buen final. Un beso

    ResponderEliminar
  21. San, menos mal que la mía me dio las pocas joyas que tenía antes de morir. La explicación, que los otros eran nietos y para no dar lugar a que las dos hijas no llegasen a acuerdos. Mucho menos tenebroso.
    Me ha gustado el relato, después de disfrutar de tu bien hilada historia he viajado al recuerdo de la mía. Es una parte de la literatura, llevarte de la mano a otros caminos.
    Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. San... es lo mejor que he leido en mucho tiempo
    me ha encantado
    eres genial San
    un beso

    ResponderEliminar
  23. Oye San, ¡qué bueno! Bueno, sí, que ni es la primera vez que lo digo ni será la última, pero me ha encantado, muy tu estilo. Me gusta ese final, tan rotundo que casi me produce un ataque de risa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. MEnos mal que he empezado a leeros temparno... porque hoy no duermo
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Realmente interesante, consigues captar toda la atención con esa abuela "muda". Me ha gustado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. olor a isabel allende, olor a una de sus..a uno de sus libros,puede que la casa de los espíritus, olor a sensitivas que se pasan poderes de generación en generación, olor a magia que sólo conocen, en el fondo,las sensitivas, las brujas, las...las mujeres desde mi punto de vista son las más adecuadas para poseer y pasar ciertas creencias, para pasar y poseer ciertos oscuros poderes o ciertos y claros poderes¡¡¡ la madre tierra con ellos, creo yo, las ha regalado a algunas de ellas o a todas, sólo que muchas no lo saben...
    diría yo que incluso san-chelo es una de estas mujeres que sí que saben que poseen el poder de escribir buenas historias.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  27. Jajaja Joer con la abuela, habló poco pero cuando se decidió tela con la herencia.
    Me ha gustado tu relato San.
    Saludos!

    Pd. Solo hay que escribir "guerras en el mundo" en google-imágenes para que te den unas ganas tremendas de tener el poder de la abuela Tomasa. Se me ocurren algunos nombres con los que podría soñar tranquilamente.

    ResponderEliminar
  28. No es tan inquientante, incluso es esperanzador. La continuacion de un don especial en la familia, que tal vez facilite ayudar a los demas. Seria como la trascendencia, algo descrito como la sombra de la inmortalidad.

    ResponderEliminar
  29. jajajaja, pues anda con la abuela, pero bueno,si el que palmó fue el cura....pobre.

    ResponderEliminar
  30. Magnífica historia, San. Aunque no resulta tan magnífica la herencia dejada por la abuela mudita. Algunos poderes es mejor no tenerlos. Bueno, realmente creo que es mejor no tener ningún poder y conformarnos con lo que la Naturaleza ha tenido a bien concedernos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. ¡Qué chulo!, en mi blog tengo un relato real que me pasó cuando mi abuela murió, cogida a mi mano...me ha recordado ese momento.

    ResponderEliminar
  32. Brujas.... Mmmm ingenuas al principio... Macabras al final Jeje... Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  33. Buenísimo, San. Y que razón tenía la abuela, jejeje.

    un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno, San! Mi aplauso para ti y tu relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  35. Uff, da miedo sólo pensarlo. No quiero poderes que los carga el diablo. Genial y original tu relato. Una abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Más que una herencia era una maldición la que le pasó. Qué poder tan raro, y tan tenebroso.
    Estas historias de poderes y secretos me encantan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Una historia buenísima, aunque, el poder que deja atrás y traspasa, da aún más miedo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  38. Tremenda la abuela, y rencorosa, porque si tenía el poder de conseguir cualquier cosa, ¿no podía pedir cosas buenas y no ir matando a toda la familia? Claro que entonces no tendríamos este estupendo relato de miedo.
    Gracias por participar ¡

    ResponderEliminar
  39. Doy por hecho que tocaban campanas el día de difuntos. Menudo regalito el de la abuela muda pero no tanto. Era, lo que se dice, una siniestra herencia !mala suerte!
    Excelente relato que leo tarde porque tarde llegué. Besito.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...