miércoles, 18 de septiembre de 2013

ESTE JUEVES UN RELATO...Recetas.

 

Receta de la princesa

La mujer de mi abuelo, que no era mi abuela, se llamaba Celina. Era una mujer de piel transparente, de pelo negro, muy negro, y de ojos grandes. De risa fácil pero de sonido falso. Cuando pienso en ella, siempre la recuerdo en la cocina, con las mangas de la camisa remangadas y el delantal puesto. Un día le pregunté por qué siempre andaba vestida así, ella contestó que era el uniforme de las reinas de la cocina. Así fue como entendí, que ella pertenecía a ese reino. Mi madre tenía por costumbre visitarlos todos los miércoles, y en cada visita, Celina orgullosa, nos daba a probar sus últimas recetas. Recetas que mamá anotaba, para hacerlas luego en casa. A pesar de lo mucho que se esmeraba y aun poniendo el ingrediente secreto: Amor hija, mucho amor, le había dicho su madrastra, jamás alcanzaban el color, el aroma y el sabor que ella conseguía darles. Un toque mágico que a mamá se le escapaba. Un miércoles cercano a Navidad, cuando llegamos a casa del abuelo, el olor a canela, a azúcar tostada, a miel y ajonjolí lo inundaba todo. Celina había salido dejando sobre la mesa de mármol blanco, bandejas de mantecados, rosquillos de anís, tortas de almendra… mi madre con ojos llorosos, lo miró todo sintiéndose nada. El abuelo libre de la presencia de la que era su esposa, y adivinando lo que mamá pensaba, le dijo: No te sientas triste querida, en cada receta que anotas, tu madrastra, siempre se olvida de alguna cosita.

 Receta para hacer feliz a quien tienes cerca:

Un pellizco de buena voluntad
100 gramos de bondad
100 gramos de generosidad
200 gramos de agradecimiento
Sonrisas al gusto
No está de más añadir, amabilidad junto con un poquito de comprensión
Mezclar con movimientos envolventes hasta que la mezcla suba y alcance su punto álgido.
Servir en todo momento y a discreción.
(Se admiten otros ingredientes que puedan mejorar esta receta)
(Receta de mi madre)

Otras RECETAS en la cocina de Cass

26 comentarios:

  1. Una receta que me apunto, tu madre era sabia y sabía darle el punto necesario a la manera de ser feliz, que es lo importante.

    ResponderEliminar
  2. es como tu relato lo dice, las recetas tienen un contenido "ene" díficil de explicar y cada uno tiene "su mano propia" para lo que cocina. No hay plato igual a los demás. Saludos afectuosos amiga San.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, esa es la receta básica. Ahora bien, quien se case con una o un buen cocinero, no sabe lo afortunado que es. Se lo dije a un amigo que pretendía separarse de su mujer, que era una joya y más aún en la cocina. ....necio..... afortunadamente no se separó, ella le dejó. Bss.

    ResponderEliminar
  4. Querida San, me quedo con la receta de tu madre ¿ sabes por que ?
    porque ella cocinaba con todo su amor, y además si su madrastra se olvidaba algún ingrediente a propósito, y ella seguía confiando... Me da que pensar que tu madre suplía generosamente la falta del toque en sus recetas con montones de cariño, que seguro guardas en ti.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  5. Hay que dejarla reposar, mientras el corazón acompasa los latidos de todos los comensales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay que ver que "puñetera" la abuela. En cuanto a la receta para hacer feliz a alguien, no creo que sea necesario nada más, salvo que sea un inconformista. Besos castos y puros.

    ResponderEliminar
  7. La receta de tu madre, alimenta en cada ingrediente y me quedo con lo de que se admiten nuevas "ideas" para mejorar el guiso.
    Adivino a Celina en el papel de la siniestra madrastra de los cuentos, pero siempre se dejaba algo, nada es perfecto, por suerte, menos, tal, vez, un beso.

    ResponderEliminar
  8. No solamente come el cuerpo, también el alma. Y esa receta de tu madre, no la hace reina, la hace Emperatriz...

    ResponderEliminar
  9. No es infrecuente que los mejores cocineros se olviden de algún ingrediente a la hora de transmitir sus conocimientos.
    Dicen que el secreto de la felicidad comienza en el estómago. Yo pienso que no, que reside en la complacencia del corazón, pero evidentemente es un excelente complemento. ¿Tal vez por eso soy, feliz casi siempre?
    Un abrazo, San.

    ResponderEliminar
  10. Qué buena historia San! y bueno, a veces, los que tienen el don del arte culinario, son bastante reticentes a dar la receta exacta... digamos que a falta del truco mágico, Celina agregaba picardía. De todos modos, la receta de tu madre, creo que es la mejor de todas, es la que nos prepara para la vida, para querer y ser queribles, ese es un bocado muy necesario.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  11. Buena receta la de tu madre, la anoto,porque creo que el resto de recetas sabrán mucho mejor si se le añade esta, que es como una base para todo.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  12. Así que se guardaba el truqui, eh?? Rediez!!, a ver si esa sonrisa tirando a falsa tuvo que ver con el secreto...

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. a mí me ha pasado, cuando intentaba cocinar alguna receta de la abuela, siempre estaba incompleta y tenía que usar mi talento de químico, científico, detective, sabueso para poder dar con el ingrediente olvidado en algun rincón de aquella mente tan sabia como ancentral, mi abuela ahora sufre de alzheimer, ya ni recuerda mi rostro, y con las ganas que tengo de preguntarle algo más, ni modo, tendré que seguir inventándome la receta y esperar que algún día me salga igual..... un beso para ti, acabas de hacerme recordar a mi abuela que ya ni visito, porque para ella soy un extraño más....

    ResponderEliminar
  14. jajaja muy típico de esas recetas de familia donde "nada como los postres de la abuela o de la tía fulanita". Pero la receta de tu mamá sí que estaba completa y se puede llevar a cabo tal cual si es que estamos dispuestos hacerlo.
    Gracias SAN, un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ya, ese ingrediente secreto que es secreto y a veces nunca es desvelado, jeje.

    Lo cierto, San, es que la misma receta hecha por dos personas nunca sale igual ni sabe igual. No sé por qué es así, pero lo tengo más que comprobado con las recetas de mi madre.

    Un abrazo, guapa,y gracias por este estupendo relato :)

    ResponderEliminar
  16. sin duda es un pastel para emborracharse con él... y además no engorda... no tiene azúcar... ni manteca... precioso relato, como todos los tuyos... un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pues muy sabrosa la receta, yo le añadiría el conocimiento suficiente para saberla distribuir a quien la merece...

    Un beso y tu cafelito de hoy.

    ResponderEliminar
  18. Claro le faltaba alguna cosa a esa receta; pero quizás siguiendo los pasos que seguidamente has puesto le salga bien.
    Muy original y entrañable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Todo lo que la receta nombra en ingredientes, es una buena combinación para andar el camino de la felicidad. Un camino a veces que se hace difícil, pero cuando lo aprendes a condimentar, se siente muy bien.
    Yo quiero aprenderlo como tu mamà.

    Un besito San :)

    ResponderEliminar
  20. Jajaja...siempre hay que guardarse algún pequeño truquillo en la manga para que la gente recuerde tus comidas como las haces tú.

    ResponderEliminar
  21. Hola San, buenas tardes,
    excelente receta,
    por aquí hay muchos que le vendría bien una probadita de ella! =)

    Te deseo un bonito fin de semana
    feliz otoño!
    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  22. Un sencillo relato, pero lleno de contenido. Te mantiene la sonrisa con un final tan natural como efectivo.
    Me apunto tu receta... espero que no sea demasiado tarde.

    ResponderEliminar
  23. Si es que la receta de las madres son únicas... mis hijos dicen que la comida de la abuela es mucho más rica que la mía.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Si es que cuando tantos dicen que la cocina es un arte, por algo será...

    ResponderEliminar
  25. Sí... ese maestrito que siempre se guarda algo... Los movimientos envolventes, suelen ser muy buenos para hacer que las recetas no fallen. Tu receta tiene ingredientes básico que nunca pueden faltar!!!

    gracias por participar con un precioso relato y poner esfuerzo y esmero en tu receta amiga!!
    besos

    ResponderEliminar
  26. El sabor del que sabe darse es el mejor del mundo.!!!!
    Y las recetas asi salen maravillosas.

    Cariños

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...