miércoles, 23 de abril de 2014

ESTE JUEVES UN RELATO...Personas




Aires de nostalgia brotaron de sus ojos cuando entre las hojas de un viejo libro, aquella foto la tomó por sorpresa.
Se sintió azorada ante la sonrisa picaresca de la mujer que cantaba presencia como un ángel deslindándose del tiempo. Sus ojos entrecerrados en un gesto seductor y el cabello tan bien peinado, como se usaba entonces, eran la viva voz de un pasado muy lejano, que de algún modo se le venía encima. Sintió un escalofrío al seguir detenidamente los rasgos de su bisabuela. Podía aventurarse a afirmar que se le parecía, casi sentía que podía ser ella... una vida lejana... otra realidad como ella misma, solo que pintada en sepia.
Sus manos sintieron el palpitar de un llamado, algo leve y sutil, que la obligó a mirar el reverso de la foto.  Allí, con muy cuidada caligrafía, un mensaje...
“De extremo a extremo, una línea se cruza en el jardín prohibido. Mi historia, mi vida, la hallarán donde los sueños renacen”.
Leyó una y otra vez, parecía dirigido a ella. Esto agitó su afición por los acertijos. La bisabuela nunca llegó a conocerla, pero ahora frente al espejo y con la fotografía junto a su rostro, el reflejo le devolvió la sonrisa de ella y de Paulina. El hoy y el ayer. Sí, era un recado para ella, pero ¿dónde comenzar a buscar?
Durante todo el día anduvo inquieta, examinando cada rincón de la casa. Allí habitaba la historia de la familia, pero nada le condujo al pasado. Al caer la noche a solas en su habitación, dándose por vencida, se acurrucó bajo las sábanas bordadas, con las iniciales entretejidas de la bisabuela.
P y G
Cuando sus ojos se abandonaban al dulce vacío, las imágenes del cuadro de la pared que quedaba al otro lado de la cama, comenzaron a moverse en una danza melodiosa –Estoy soñando, pensó, pero incluso creyó escuchar el sonido de la música y una voz que la llamaba. Se acercó, en una esquina, casi ilegible leyó: El jardín prohibido. Allí, en el centro, bailando desnuda y feliz, la vio. Paulina le sonreía.

                         Escrito a cuatro manos por GABY y SAN

Otras personas dignas de conocer en casa de Juan Carlos

24 comentarios:

  1. La demostración de un sentimiento de felicidad plena.

    ResponderEliminar
  2. Bueno esto es el inicio de una excelente novela de intriga con secreto por medio. Sería un best seller. Muy buena historia a cuatro manos. Felicidades

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy, muy bien escrto ¡claro! es que había muchas manos.... jejejeje

    ResponderEliminar
  4. ahhhhhhhhh...me encantó! un texto a cuatro manos que ha sido un placer leer y que invita a seguir leyendo!
    Muy bueno!
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Muy sensible tu texto, muy profundo. Me gustó muchísimo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Recién me asomo, y lo primero, es venir a releer este texto que la verdad fue un placer compañera, haber compartido contigo, letras e inspiración. Siento que le diste el toque de mágica calidez. El mensaje en tus manos, se convirtió en misterio y complicidad, atravesando el tiempo.
    Lindísima experiencia!
    Un beso al vuelo y mil gracias!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Que bonita historia, la de un antepasado nuestro, aquí vuestra imaginación se desborda y se asocia el parecido a la historia de ese antepasado que bien pudo ser así, y que parece regresarpara contarlo.
    Muy bien trabajado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bonita historia, y creo, merecedora de mucha más extensión...Sin duda, la vida de Paulina debió ser digna de ser plasmada con letras tan acertadas como las vuestras.

    Dos abrazos.

    Lupe

    ResponderEliminar
  9. Hermoso relato!!! Que bien han coordinado esas cuatro manos, que debo decir admiro en todo lo que escriben, una fórmula que no podía fallar.
    El final queda abierto a más, o será que me dan ganas de seguir leyendolas por lo maravillosas que son!!!
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Te copio el mensaje que deje en casa de Gaby.
    Que por supuesto es para ambas autoras,

    es un hermoso cuento, que te lleva de la mano por la bisnieta de esa encantadora mujer, heredo la sonrisa y la belleza y con el mensaje, una enseñanza de libertad.
    Precioso.
    Felicitaciones a ambas:)

    Un abrazo San:)

    ResponderEliminar
  11. Me encantó este relato que entreteje magia, distancia, sueños y secretos. fascinan las relaciones que acortan los tiempos!
    Las felicito San y Gaby, les mando un gran beso

    ResponderEliminar
  12. Preciosa entrada nacida de la coordinación de dos almas sensibles. San y Gaby, algo bueno tendría que salir necesariamente de esta asociación. Me voy a arriesgar (seguramente me equivoque) pero pienso que la primera parte, la parte en cursiva es obra de Gaby y la segunda, la que no está cursiva, obra de San.
    Un abrazo a ambas.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó la historia que lograron enlazar a través de la imagen.
    El pasado y el presente dándose la mano de manera misteriosa.
    Las felicito a las dos!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Genial esa conexión entre Paulina y su bisnieta, ese punto de encuentro y esa identificación.Me gustan mucho esos detalles en que uno se reencuentra con esos antepasados, les entiende, les siente, como ocurre en este relato.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  15. Una excelente puesta en escena con sabor a época, a recuerdos, y a sueños que se materializan en el secreto que uno comparte consigo mismo.
    Final onírico a cámara lenta que dispara la imaginación.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  16. Coincido con la mayoría en que esta excelente historia da para mucho, nos dejais con ganas de saber mas, de descifrar genes y como si el tiempo se hubiese roto, juntar el pasado y el futuro.
    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Como le he dicho a Gaby, dentro de una ternura afable, se mantiene el sentimiento y la intriga durante todo el relato.
    Buen trabajo. Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  18. Son inquietantes las historias tejidas alrededor de los universos paralelos, las ensoñaciones, los recuerdos... Como dice María José, bien puede ser el inicio de una novela de misterios... Será porque abre el apetito de seguir leyendo...

    ResponderEliminar
  19. Ambas sois muy creativas. Bonita historia que conjuga y armoniza presente y pasado. Al fin y al cabo, la historia siempre se repite y no hemos cambiado tanto... :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Tienes un premio en mi blog...

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2014/05/premio-tu-blog-es-el-mas-tierno.html

    ResponderEliminar
  21. Es Mary Pickford tu abuela? Y me he acordado de aquel "La abuelita está debajo del manzano" que leí cuando era pequeño. Gracias por el rato.

    ResponderEliminar
  22. Un escrito a cuatro manos realmente genial. Un besazo.

    ResponderEliminar
  23. Espero que los últimos días de curso pasen pronto y nos incorporemos a la práctica de los post.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. Emocionante relato... Yo al único abuelo que conocí siempre lo veo cuando atravieso un determinado lugar de la Mancha, hoy por una autovía que muy ayer fue un camino de cabras. Allí tenía su cortijo y su espíritu permanece (y me sonríe) entre aquellas peñas que nadie se llevará.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...