miércoles, 17 de agosto de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: La escoba y lo que esconden las palabras.


Sus ojos le hablaron palabras de amor, pero sus labios solo pronunciaban silencios. Sonrisas heladas, caricias repletas de dolor.
Hoy amaneció un cielo cuajado de nubes grises, un tono tan parecido a ese bicho que aparecía en su casa de tarde en tarde. No  lo pensó, no hubo tiempo.Agarró la escoba con rabia,  un sentimiento demasiado tiempo contenido. Llena de furia comenzó a barrer el polvo que dejaba a su paso esa rata inmunda, gris, peluda y sucia.Solo alcanzaba ya a emitir chillidos de huecas palabras. Vacio espacio recorrido ¿Cómo pudo entrar en su vida?
Escobazo a escobazo la arrinconó en un recodo del quicio de la puerta. Abrió   y de un certero golpe la lanzo calle abajo gritando: ¡Rata asquerosa vete de aquí!
La rata voló tras el escobazo, en su caída se perdió en el abismo rocoso de odio y desprecio.
Cerró la puerta tras de sí, dejándose caer entre sollozos. Se vació entera.
Un, dos, tres…con energías renovadas colocó la última pieza en el rompecabezas de su vida.
Decidió que había llegado por fin el día, en el que estrenaría el vestido color felicidad y calzaría sus pies de seguridad.      
Maquilló su mal herido rostro, rojo pasión en sus labios, rubor de libertad, y para completar un lunar en la mejilla, como punto de picardía. En su pelo una estrella prendida para alumbrar la vereda de su nuevo camino.

-Dicen que la rata aún deambula por las alcantarillas.


Más palabras  que leer y escobas para barrer  en casa de Juan Carlos

31 comentarios:

  1. Bien por ella! y porque se animó a erradicar esa ata de su vida! ejejjeeje...lamentablemente hay mujeres que no se animan a dar el "escobazo" por miedo a quedar solas o por las historias vividas...pero no, nada justifica persistir en la convivencia con ratas que, encima, seguro siempre son desagradecidas! jajaajaja

    Un abrazo San, que sigas bien!

    ResponderEliminar
  2. Nunca es tarde para decidir hacer limpieza y hacer desaparecer aquello que hace sufrir. Aun oyendo palabras, es más seguro oír a través de ellas y en caso necesario hechar mano de esa escoba virtual que siempre deberíamos tener detras de la puerta.
    Un relato lleno de fuerza y también de esperanza.
    Un beso, San

    ResponderEliminar
  3. Sí señora... a la p.calle!! y a lucir zapatos de seguridad

    ¡qué bonito lo has dicho para ser tan cruda la historia!

    un abrazo admirado :)

    ResponderEliminar
  4. Sííííííííííííí, bien por ella!!!!!!!!!!
    Hay que tener mucho valor, coraje y empuje para liarse a escobazos con lo que no nos gusta y vestirnos de ilusiones, de nueva vida...pasar por debajo del arco-iris.
    Pisando fuerte, el mundo por montera.
    Aplausos!!!!!!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, si señora, si más de una hubiese cogido una escoba a tiempo, otro gallo cantaría. Lo mejor, que esa "rata" sigue deambulando por las alcantarillas, y que de allí no salga.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Comparto esa decisión, las "ratas" no son buena compañía, mejor sola y libre.

    Y ahora a mirar para adelante y sin llorar que no lo merece, se acabaron las lágrimas.

    Buen trabajo San.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. San, hace poco me encontré con una inmensa rata de verdad, gorda, gris, peludísima, con dientes, con cola larga, ayyyyy. La encerré en el cajón donde se daba el festín, allí estuvo desesperada, arañando para salir, cínicamnte me lo tomé con calma, me duché y al salir al jardín allí estaban, dos paladines escoba en mano, a ellos les encomendé la tarea y ambos muchachos la realizaron no sin encarar una lucha sin cuartel.
    Esa mujer tuvo valor, ella misma liquidó la rata y después con una fuerza admirable, liquidó la amargura con dosis de voluntad férrea. Escobazo a la tristeza que roe y corroe, ánimos, a vestirse de esperanzas, la aplaudo de corazón, te aplaudo por este relato admirable. Besito.

    ResponderEliminar
  8. Ahí está, si señor!!!, a escobazos con la rata, nada fácil la decisión de hacerse con la escoba, mejor sin pensarlo, así, como ella, repartamos escobas como esa y vestidos como el que se puso, para que la rata cada vez que intente salir de la alcantarilla y hacerse con otra nueva casa la reciban a escobazos en limpio, jajaja, fantástico relato, del dolor a la felicidad de un solo escobonazo. Una estrella en cada melena, si señor, yo me coloco la mía, venga, vamonos a pasearnos con ella, miles de besossssss

    ResponderEliminar
  9. Las alcantarillas están llenas de ratas. Sólo hay que esperar que no salga a la luz, que se queden por siempre en la oscuridad.

    Muy bien, San. Un escrito estupendo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Nono, las ratas no, fuera, fuera.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Si se trata de aniquilar a las ratas, me ofrezco como flautista, que no faltarán escobas, estoy segura. Y para rematar, usemos la palabra.
    Todo, todito limpio mmmm que bien huele aqui.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. pobre rata, eso es racismo animal Pero dentro de una rata hay un corazoncito. Esa rata me contó que está en el paro y debe alimentar a 4 ratoncitos . Pobre rata,
    por otro lao, to lo que sobra, no hace falta

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Si señor!!! y cuanto más fuerte, más lejos. Que ese tipo de ratas solo traen miseria y penurias en nuestra vida. Hay que ser valiente y echarlas cuanto antes.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Venga fuera todo lo que nos amargue la vida, barramos bien lejos las curdas que nos atan.

    A cuantas personas les pasa lo mismo, que a la protagonista de tu relato, duro relato, real relato.

    Besos Renacidos

    ResponderEliminar
  15. Pues un cuento con un final aplaudido!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  16. LA ALCANTARILLA ES SU HABITA, AHÍ DEBE ESTAR Y LA CASA BIEN LIMPIA DE MALOS BICHOS.
    UN SALUDO
    MARIAN

    ResponderEliminar
  17. Buen relato de Jueves; Las escobas y algo de rabia hacen un rápido trabajo.
    Me encanto eso del vestido color felicidad, todos tendríamos que tener uno en el armario. Je,je.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Algunas ratas son difíciles de matar

    ResponderEliminar
  19. Todo el mundo debería de considerar barrer-puerta-afuera a todas las ratas grises de sus vidas. Sean estas roedores olímpicos de miradas frías, dientudos deprimentes o colas de gusano que se estacionan para empaparnos sobre nuestras cabezas; todo esto siempre con la ayuda de una gran escoba.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Pero sus labios pronunciaron silencio...eso cuando ocurre es duro...odio los silencios...un saludo desde Murcia..espero que te gusten mis fotos y comentarios...chao...seguimos...

    ResponderEliminar
  21. Que VALIENTE ha sido...

    No es fácil contar hasta tres... y seguir adelante...

    Precioso de nuevo relato de Jueves, tus relatos son cómo la revista, algo imprescindible y necesario :))

    Felices Días San :))

    Besos desde las calles que nos acogen

    ResponderEliminar
  22. Ojalá todas las mujeres supieran barrer y limpiar de sus vidas las inseguridades, calzarse con sus mejores zapatillas y volar lejos de ratas inmundas.
    Me encantaría que visitaras mi blog.
    http://lairaconira.blogspot.com/
    1 beso combustionado.

    ResponderEliminar
  23. Afuera con las ratas... sin dudas!
    Un besote.
    HD

    ResponderEliminar
  24. Me encanta su imagen final, despejada e ilusionada con esa estrella que le da la luz perdida...
    Hay que saber barrer y echar hacia fuera todo lo que no nos favorece..

    Besos!!

    ResponderEliminar
  25. Bien, la rata aún deambulará por las alcantarillas, pero no por la vida de ella. Debería montar una empresa de desratización, tendría trabajo seguro.
    Muy bueno, San, te has ganado el abrazo fuerte otra semana más.

    ResponderEliminar
  26. Las ratas!!! no em dan miedo, pero sí un asco graqand eque no puedo con ellas. ni leer sobre ellas y sus historias,
    Gracias!

    ResponderEliminar
  27. Un hermoso relato, no me esperaba este final... Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Nada como una buena limpieza, para sentir fresco y perfumado el ambiente que nos rodea y nos estimula a respirar profundo y caminar con paso firme, hacia lo que nos hace bien.
    Un buen escobazo con muy buenas palabras a la vista, como es tu encantador estilo.

    besotes, limpitos y perfumados de fin de semana invernal congelante (creo que te vendrá bien un poco de este frescor, por eso te lo envío!!!)

    ResponderEliminar
  29. Un mujer valiente que se enfrento a la rata mas grande que existe fuera de una cloaca....un luz en su camino que todo sera distinto.
    beso

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...