sábado, 28 de julio de 2012


Nubes de algodón

Rosado era el algodón de la feria de mi pueblo.
Nubes ingrávidas en manos infantiles.

Yo, me agarraba al palito que lo sustentaba
como  a una  ilusión, que no quería dejar escapar,

 deseosa de que un golpe de viento,

 elevara por encima de mi cabeza de rizos dorados,
esa inmensa nube dulce y rosada
de que estaban hechos mis sueños,
arrastrándome en su viaje. . .

Un viaje hacia el país de nunca jamás.

18 comentarios:

  1. se de buena tinta que alli estuviste, me lo contó la cotorra de Campanilla
    y que desde entonces, las nubes de algodon, te recuerdan tus amigos alli dejados

    ResponderEliminar
  2. El aterizaje en tu blog no ha podido ser más...mmm...dulce...¡eso, volemos por esos mundos del nunca jamás! :)
    Te sigo desde ya
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo me enchastraba toda al intentar comerla! jejeje...y el pelo, ni te cuento!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Las nubes de la ilusión... yo me comería uno ahora ¿tú no?... venga nos vemos allí en el país de "Nunca jamás"...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ummm, que nube más rica. Te cojo una poquita, así que se me peguen en los dedos, luego nos prestamos las alitas y viajamos, jeje. Me ha gustado este dulce domingo :-)
    Un beso guapetona.

    ResponderEliminar
  6. Tus palabras invitan a la fantasia. Hermosa imagen
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Algodon rosado es sinonimo de ni#ez!

    ResponderEliminar
  8. En las ferias a las que fui de niña, ese algodón era blanco y se le llamaba "barba de papá", mucho menos poético pero igualmente evocador. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Nubes de color rosa que se nos fueron escapando con los años, a ese país desconocido.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
  10. El olor del algodón dulce también me recuerda a la feria y los días que mis padres nos llevaban y disfrutabamos todos juntos. El recuerdo es precioso S.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Menudas pechá de algodon rosa me comía el las ferias de los pueblos, bonita y dulce entrada, un saludo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Pero si tu sigues "en nunca jamás"! ¿cómo sino serías capaz de imaginar como lo haces?
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. hermosos recuerdos te quedan de la niñez...de sus ferias y de aquella inocencia que la candidez. un dulce saludo.

    ResponderEliminar
  14. Mi querida San, adoraba esos algodones, bueno, no te voy a mentir, me siguen gustando, me encanta ese aroma dulzón que deja, ahora ya no me gusta tanto lo pegajoso que se te quedan los dedos, pero ahora existen esas maravillosas toallitas húmedas, antes no, y por mucho que mi madre me limpiara las manos, ellas seguían pringosas, je, je.
    Hace un par de años (lo conté en mi blog) mi amiga Francis y yo pasamos por un parque, allí estaban haciendo los ricos algodones de azúcar, ella me animó a comprar uno, y no veas como lo disfruté, lo curioso era ver la cara de los pequeños, nos miraban con los ojos muy abiertos y le decían a sus papás que nos mirasen, ellos no entendían muy bien que dos señoras, sentadas en un banco se estuvieran comiendo esa golosina. Ellos quizás no, pero nuestra niña interior fue de lo más feliz. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Algodón rosado es sinónimo de manos y cara pegoteadas!

    jijiji..

    BACI

    ResponderEliminar
  16. ¡Que bonito, Chelo! A mi siempre me ha gustado mucho el algodón de azúcar,no solo de niña,ahora también. Si es que soy muy dulce,¿qué le hago? jeje. Lo importante es que esos sueños,por inancanzables que sean,nunca nos abandonen. ;)

    ResponderEliminar
  17. Y sigue siendo rosado, y seguimos agarradas al palito y seguimos soñando...

    Besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...