miércoles, 28 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: "A la luz de una vela".



No era extraño que la luz se fuera. El edificio era antiguo, así como la instalación eléctrica. Toni conocía mi fobia a la oscuridad y supo anticiparse. Comenzó a hablar para ahuyentar mis temores.
-¿Qué te cuento? dijo mientras encendía una vela. ¿Te he hablado de Mayca? Preguntó atusándose su espeso bigote. ¡Sí mujer, esa misma en la que piensas! La oronda morena de la primera planta, la “chochona” de la que todo el edificio murmura. Yo negué con la cabeza, mientras le respondía: -No, no me has hablado
-Pues, verás. Al poco de entrar en la empresa, trabajé en la misma sección con ella. Por entonces no estaba así. Era una morenaza entradita en carnes, pero prieta, muy prieta.
Le gustaba usar pantalones ajustados y de talle corto. Nos traía locos a todos los chicos de la sección. Yo  ya estaba casado con  Lola pero había momentos en los que no podía sacarla de mi pensamiento.
Llegado este punto, me sentía más que interesada en la historia.- Sigue, sigue, le increpé. El continuó.
– El motivo de esta obsesión, era una tira de fino encaje que le asomaba por encima del pantalón. ¡Dios!, se agachaba y aquella cinta, roja, negra, verde…asomaba y mis ojos como mi corazón la tocaban desde la distancia. Sus carnes le rebosaban esparramándose todas. Aquello me tenía tan trastornado que una noche la soñé.
 -Sí, no te rías. Tuve un sueño erótico con Mayca, la gorda Mayca. La veía agachada recogiendo aceituna, con unos refajos apretando sus carnes, mostrando su enorme culo de luna llena. Mis manos en sus caderas… ¡Uf! no sigo, no puedo seguir contando.
Yo a estas alturas, viendo la expresión de su cara y sus ojos rompí a reír.
-No me lo puedo creer, tu un hombre tan, tan…delicado…
-No te rías, que sí que Mayca es un  poquito espesa. Bueno, muy espesa. Pero es que tiene un culo…
-¿Le contaste esto a tu Lola?
- Quita, quita. Si es que mi Lola de tangas nada. Y como siempre le digo que me encanta esa especie de tienda de campaña que usa…

Otras luces encencidas en casa de Encarni.

34 comentarios:

  1. Y di que no a ver que pasa, aunque a lo mejor se sorprende

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, me ha recordado a una gordita en un mercadillo que se agachó para probarse unas zapatillas y le pude ver un tanga rojo que sobresalía del pantalón con un enorme pandero. Un espectá-culo. Gracioso relato guapa.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Jajjj, qué bueno lo de la tienda de campaña, y mientras leía no se me iba de la cabeza la oronda compañera. Bss.

    ResponderEliminar
  4. A veces en la penumbra se suelta uno a contar sus intimidades más ocultas! jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Confidencias a la luz de una vela. El relato de Toni me ha recordado a la Mangano de "Arroz amargo".
    ¿Una tienda de campaña? se pueden hacer muchos juegos dentro de ella, sin luz ni linterna.
    Divertida y sabrosa luz de vela.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. La risa es buena para que desaparezcan todos los miedos.

    ResponderEliminar
  7. Chelo, me a gustado un montón, y me he reido a gusto con la obsesión culo-tanguero del pobre Toni. Acostumbrado a las tiendas de campaña de su mujer, una simple tirita de tela le ponía como loco, jajaja. Los hombres no tenemos remedio, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lo importante es que la tuvo entretenida y no paso miedo.
    Buen relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cuántas historias se entretejen a la luz de una vela. Algunas con su cuota disparatada, otras con la verdad más cruda, pero en este caso, creo que Toni, habló a "calzón quitao!" jejeje! Seguro que hay detalles que hacen que la imaginación vuele y las fantasías tomen ebullan. La cuestión es que el tema del apagón quedó relegado. Muy bueno!
    Besitos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. jajajajajaja, bueno en mi casa cuando la luz se va, y se encienden las velas, siempre hablamos de muertos, jajajajajaja, y no sé por qué, pero es normal hablar de muertos y de aparecidos, aunque mi familia es atea, sólo un hermano es creyente cristiano, pero menos mal que él nunca está presente.... pero lo que acabas de contar, es super divertido, deberíamos de hablar de esas cosas en vez de hablar de muertos, plop!!!! lo anotaré en mi agenda, para la próxima vez que se apaguen las luces..... a mí en particular me encantan la ropa interior de encajes y diseños lindos, los calzones simples me quitan las ganas, porque la mayoría se parecen a los de mi abuelita, jajajajajajaja.... por lo demás comprendo la situación de él, ya que existen muchos traseros que son simplemente extraordinarios y uno aunque trate no puede dejar mi mirar, y de las negras pues ni hablar, son una especie de humanos de cuerpos extraordinarios....

    ResponderEliminar
  11. Hacer reír es un arte. Toni animó la penumbra y se borraron los miedos, de eso se trataba. Muy ocurrente. Esas bragas me han recordado la película "El diario de Bridget Jones".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Vaya conversación a la luz de la vela. Me tienes descolocado, por un momento pensaba que estaba viendo un Trailer de Fellini, con sus orondas actrices entradas en carnes y sus acompasadas ropas de interior (tienda de campaña incluida)
    Bueno, espero que te haya sentado bien este divertimento, ya me dirás que médico te lo ha recetado.

    Divertido y relajante, especial para noches de luna menguante y una botella de brandy por empezar.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. A que si, que el miedo y la oscuridad pasaron de largo entre las risas alrededor de esa vela que guarda una intimidad de tantas otras.

    Un abrazo San.

    ResponderEliminar
  14. Un relato completo y solo con una vela. Parece real.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¡Pobre Toni!jjajajaj Su obsesión no le dejaba vivir tranquilo, Un poco manta te salió el amigo...Solo tenia que regalarle a su mujer unas sujerentes tangas, y se abría ahorrado todo ese sufrimiento, luego dicen que las mujeres somos dificiles de entender....¿ No será que ellos pretenden qué adivinemos lo que quieren ? Porque de hablar....UFFFF ya ni lo comento.
    Divertido relato, querida amiga San, besos

    ResponderEliminar
  16. Pues este Toni sí que se las traía jaja y la pobre Lola ni se lo imaginana. Buen relato como todos SAN.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. acabo de soñar con mi culete y un tanga que ni veas qué bien le sienta a ese mismo culete...
    le manda cullons, con el relatito de los cullons...muy muy...
    viva los culos¡¡
    medio beso.

    ResponderEliminar
  18. Jo, pobre Lola. Pero una cosa te digo: iba visualizando la escena y no me extraña pero nada, jajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Confesiones al calor de una vela. Momentos de intimidad, confianza que puede resultar fatal, tal vez las risas no acaben allí y se termine sabiendo lo de Toni hacia la oronda Mayca.
    Divertido. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Jajaja San me hiciste reir con este relato, cuántas fantasías genera una pequeña muestra de encaje!!! Y a esa altura no importa quien sea la mujer. Bueno tendrá que dejar de mentirle a la esposa y decirle que le gustan las tangas más que las carpas!!!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Y todo por no hablar con franqueza. La pobre Lola poniéndose bragas de cuello vuelto en la creencia de que son las preferidas de Toni, y Toni soñando con tirillas de encaje por encima de vaqueros de talla XXL. Es que falta comunicación y esta es fundamental en la pareja.
    Me ha divertido mucho tu relato, San.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, San. Sabes que ya no participo en los jueves, pero he conservado a algunos de vosotros como seguidora, no me resisto a perderme vuestras narraciones. Esta es muy divertida y sobre todo muy gráfica, me he imaginado perfectamente a Mayca, su culo y su trocito de tanga. Te felicito por el humos y la visibilidad del relato. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Un trozo de encaje y relato que es más que un trozo, es todo un relato, muy entretenido.
    Sí... un relato ORONDO!!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  24. Que divertido, jejeje, sé de muchas confidencias de esas en mi trabajo, te une mas a tus compañeros, y te ries un montón

    Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
  25. Lo que da de si una noche sin luz, estas confidencias no se cuentan a cualquiera, ¿cómo sería ese encaje?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Menuda confidencia a la luz de una vela, ¡qué vergüenza!... eso sí llegando a casa seguro que se ha reído de lo lindo. Es curioso, leerte y visionar la imagen con todo detalle...
    Estupendo, San!!

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Uy, sí, suele pasar. Por muy gorda que sea una mujer, por muy así o asá que uno la encuentre, siempre tendrá algo que atraerá a algún hombre, e incluso a alguna mujer, jeje.

    Me ha encantado tu relato, San :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Pues para quitar el miedo en una noche oscura, lo mejor es un relato tan divertido como este. Genial.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Me ha gustado tu relato intimo y divertido jaja.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  30. El deseo aparece donde menos lo imaginamos jaja, si no que se lo pregunten a Toni :)
    Una agradable lectura.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Hola amigo, me gusta lo que escribes.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  32. Esta tal Mayca, o mejor dicho, su culo y sus tangas, lo tienen loco perdido, como se entere Lola verás... jeje. Muy divertido. Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Sí, hay gusto para todas, las hay finitas en cuerpos genersos. Muy buena historia y sirvió para mitigar un poco el temor al apagón. Que también reveló un curiosos secreto, jeje

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...