sábado, 10 de noviembre de 2012

Igualito, casi igualito


En tus ojos, su mirada
En tus labios, sus sonrisas
En tus manos, sus abrazos
Eres la semilla germinada,
El deseo consumado,
La aventura de la vida,
El amor sin preaviso,
Nuestro ayer y tu mañana.

Caminas sobre las huellas de sus pasos,
Entre senderos de escarcha fundida,
En las mañanas que despiertan
Anunciando un nuevo día.

No hallarás silencios que rompan tu alma
No domeñarán tu vida
No habrá destierros, ni desgarros
Solo la paz y el calor de este regazo,
Que te cuida, que te mima.

22 comentarios:

  1. Hola SAN
    Hermoso, sin dada producto del amor incondicional.
    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Así es: incondicional el amor de una madre/padre para su hijo. El más hermoso de todos.

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema, San, que yo en mi torpeza resumiría con una frase: De tal palo, tal astilla. Y bien hermoso que resulta engendrar una vida y ver que crece y madura no sólo pareciéndose físicamente a sus progenitores sino haciendo suyos los valores que sepamos transmitirles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eso desearíamos y , sin embargo, solamente somos el inicio del camino a la libertad.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Muy bello!! y tierno a la vez.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  6. Dulce poema que deja rodar algunas lágrimas de mi ser, la ternura y el amor es lo mas hermoso de esta vida, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, nena, qué me tocas la vena sensible! Precioso poema de amor incondicional e inmensa ternura. Ojalá nuestro regazo les pudiera proteger siempre de todo mal.

    Muchos besos.

    Ana

    PD. Mañana regreso a Jaén pero no sé si me dará tiempo llegar para compatir con vosotros. Espero que sí.

    ResponderEliminar
  8. Preciosas palabras, tan llenas de verdad. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Creo que tus palabras expresan los sentimientos de los progenitores. Me encanta ese "Nuestro ayer y tu mañana". Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que ternura y que amor desprenden tus versos!!!

    Y es que el amor nos eleva

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Esa es nuestra manera de verlos -sobre todo al principio- pero por fortuna, luego ellos se encargan de afianzar sus diferencias, de construir su identidad.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. grandiosa entrada, lo has logrado juntando hermosas palabras que los has ido mezclando hasta lograr la perfección, donde todo lo bueno se rescata y todo lo malo se elimina, como un sueño dulce de verano, donde todo es maravillosa y sano, pero lamentablemente el mundo es distinto, donde en cada esquina vemos a muchos niños pidiendo una moneda para poner llevarse un pan a sus bocas, donde el hambre es lo único que conocen y la mano levantada es lo único que ofrecen a los transeuntes que pasan por su lado, quizás sea igualito, casí igualito a su padre pero a nadie le interesa, donde su ayer no sirve de nada y su mañana es simplemente una pregunta, no hallará silencios que rompan su alma porque simplemente encontrará gritos, no habrán destierros porque nació completamente desterrado.... debería de existir algún código o ley que prohiba tener hijos, y que sólo puedan acceder a la concepción los que están aptos para hacerlo, como tú o quizás como yo, que entendemos lo importante que es protegerlos.... maravilloso leerte nuevamente

    ResponderEliminar
  13. Muy buen principio y muy buen camino, ojalá que no encuentre muchas espinas en las rosas y que su mañana esté teñido siempre de alegría. Tienen una buena base para superar las adversidades.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Qué post más bonito! Precioso!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué preciosidad San! Ojalá todos los niños del mundo tuvieran quien les dedicara tan bellas palabras, que acarician el cuerpo y el alma Un beso..

    ResponderEliminar
  16. El amor, que da vida.
    Precioso y tierno relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. No fueron mi semilla ni yo les originé pero nacieron de dos corazones y de un embarazo que duró cinco años... mis dos pequeños amores...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Verónica la semilla crece en el corazón, yo lo creo y lo siento así. El tuyo es inmenso, el resultado son esos dos amores que tienes contigo.
      Besos (y creo que te debo una llamada, ya con urgencia y recibo).

      Eliminar
  18. Parece que esa madre cuidadora va a cuidar de ese retoño y le asegurará, al menos en lo que pueda, una vida de protección. ¡Buen relato madre!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...