jueves, 15 de noviembre de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: Uno de tres

Imagen tomada del Blog de Marisol


Humo detrás del cristal

Pienso que echaré de menos, mañana, cada mañana, el  resto de mis mañanas, el sonido de tus pasos junto a los míos…
Hasta ayer, aceleraba mis horas para encontrar la mirada de unos ojos que se anunciaban desbordando ternura.
Así amanecían mis días, con la esperanza del encuentro. Sabiéndote, todo tenía otro color.
Ahora esa sonrisa que abraza, no me acompañará a traspasar la línea que separa este mundo y el que tú ceñías a mi cintura. Lo haré sola, como me enseñaste.
–No temas nada –me decías– cierra tus ojos y siente. Adelanta un paso y adéntrate.  Estarás a salvo; allí te encontraré.
Te hubiese hablado de esta ausencia y del deseo de que no cambiasen nuestras vidas, pero entonces en tu rostro se hubiese reflejado la tristeza. No teníamos tiempo para eso.
Llueve. El paraguas solo cubre mi cuerpo y el aroma de una evocación… Ahora no sé precisar cuando la costumbre se hizo deseo.
Hoy solo me duele dejar atrás tu compañía. Los toques fortuitos, esas risas cómplices, la voz que narra, que cuenta, que desvela… la respiración entrecortada.
¡Qué fácil es acostumbrarse a lo bueno y qué triste regresar a la realidad!
Mis lágrimas apenas me dejan ver cómo te vuelves humo tras el cristal…


Encontrareis más uno de tres en casa de Neogéminis


40 comentarios:

  1. Hermosa historia, San, narrada con suaves pinceladas poéticas, como nos tenés acostumbrados-!
    un abrazo, y gracias por participar

    ResponderEliminar
  2. Triste, pero muy bonito!
    Desvanecerse como el humo tras el cristal y enfrentar la realidad de la ausencia...
    Muy bueno, San.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Se vuelve humo... y despues la nada. Solamente el recuerdo, quedará.

    Bss.

    ResponderEliminar
  4. ausencia...palabra que nadie quiere cargar en su mochila.

    ResponderEliminar
  5. así es la vida, el final queda el recuerdo
    besos guapa
    MARIAN

    ResponderEliminar
  6. Que dificil es acostumbrarse a una ausencia, todo nos recuerda a él, y seguramente serñ así durante mucho tiempo,su olor, sus recuerdos, la melancolía se instarará en nosotros hasta que logramos diluirlo con el tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha encantado, así, sin más, porque esa tristeza tienes unos matices tan vitales y bellos, que ha valido la pena dejarse llevar y ...desaparecer entre el humo del cristal.
    Un besazo, San.

    ResponderEliminar
  8. Intensísimo relato de una pérdida, en el humo la presiento, el aliento.
    Dulce, melancólica, evocadora memoria.
    Besitos amiga.

    ResponderEliminar
  9. Ay, amiga, tengo tantos humos tras los cristales que cualquier día no veré ni la acera de enfrente...

    Muy buen escrito, bravo, transmite una triste realidad o una melancolía difícil de vencer.

    Un beso bien gordo.

    ResponderEliminar
  10. La vida son momentos. hacerse fuertes y echar paraa delante...
    Muy bien expresado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. No es sólo humo tras el cristal, San. Es mucho más que eso. Forma parte de tí y no hay disociación posible. Incluso esa forma de afrontar la ausencia, sutil, poética y con una indudable entereza sola, seguramente será fruto de enseñanzas recibidas.
    Reitero: No es sólo humo tras el cristal.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que hermoso retrato del recuerdo de un amor compartido, de la complicidad, del jugar a dos...

    Me emocionaste de nuevvo

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Dolorosa es la ausencia.
    Solo queda el recuerdo y a veces solo el humo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Hay ausencias que quedan grabadas en el corazón de quien disfrutó en vida de su compañía...

    Besos

    ResponderEliminar
  15. La poesía de la nostalgia, el aroma del olvido. Lo has descrito con una estética magistral, sí señora.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Precioso San.
    Cuanto llena y cual vació deja si no esta.
    "Me duelen mas tus cosas cuando estas ausente" dice el Tango.
    Poesía pura, querida.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  17. Me parece muy dificil escribir algo teniendo que apoyarse en una frase pero mucho más dificil es acontumbrarse a vivir si alguien querido.

    Una imagen muy original.

    ResponderEliminar
  18. Parece que la idea del humo tras los cristales ha sacado algo de lo bueno que tenéis las de alma poética. Y en tu caso, me ha gustado, pero la última frase me parece espectacular.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  19. Bello y a la vez triste relato, pero entretiene leer estas cosas, un saludo.

    ResponderEliminar
  20. ...pero creo ver que él enseña, prepara, que él es el maestro de la soledad, que él avisa...incluso, se pondría triste si..."pero entonces en tu rostro se hubiese reflejado la tristeza."""""...luego, la alumna es mala, muy mala alumna...aunque ya sé que amor desconoce aquello que no le satisface, desconoce, odia, intenta alejarse del dolor, aunque amor también es o suele ser experto en dolores, pues qué sería amor sin ausencia?...
    medio beso...

    ResponderEliminar
  21. Añoranza por lo que pudo ser y no fue.
    Contagia tristeza, que queda envuelta en una nebulosa de deseos y recuerdos alrededor de un humo que desaparece tras el cristal.
    Difícil texto, muy serio, teniendo en cuenta lo fácil que es caer en tópicos.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. aaaayyysss !!!
    me has llenado de emoción y has hecho rodar algunas lágrimas al terminar de leer este hermoso relato muy bello MARAVILLOSO, me has tocado el corazón pues confieso que me siento identificada con tu escrito UNA MARAVILLA...

    ResponderEliminar
  23. intenso, la verdad es que me has dejado sin palabras, desearía no haber leido esta entrada, pero lo hecho no se puede remediar, he sentido su voz, aquella voz que me repetía que los días no serían iguales si no estabamos juntos, sus brazos, sus ojos cubiertos de lágrimas y yo allí, como un alma en pena simplemente pintado, esperando el final, la odiosa despedida, cada palabra que has escrito la he sentido en el alma, porque la he vivido, mi vida no es nada sin su presencia, sólo espero que ella al menos no se torture y me haya olvidado, la vida sigue, para que seguir arrastrando cadenas, pero no somos perfectos, las cadenas se han hecho justamente para arrastrarlas.... esta vez no te dejo besos

    ResponderEliminar
  24. Como dices en tu relato que fácil es acostumbrarse a lo bueno, pero esa realidad de la ausencia de uan persona que se ama, que dificil se hace.

    Un placer leerte

    Lola

    ResponderEliminar
  25. Hoy tu texto no tiene la sorpresa como final, hoy tiene nostalgia y aprendizaje de vida. Hoy tienes un paraguas que cubre la soledad del que relata y el recuerdo de quien no está y se desvanece o se deshoja como la preciosa imagen que acompaña tus letras.

    Otro registro, la misma calidad.

    besos!!

    ResponderEliminar
  26. Cuando alguien a llenado tu alma, de tantos bellos sentimientos, ni la niebla es capaz de hacer olvidar.. Lo bueno convivido, me encantó leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y, deja un comentario, para Yo seguí tu blog.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  28. Bien dicho, no hay que perder el tiempo cuando la evanescente felicidad respira a nuestra vera. Apurar la copa y después ya se verá(aunque comprendo el desánimo, parece delicioso lo que se perdió).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  29. El desvalimiento que sentimos ante el abandono queda especialmente reflejado en tus palabras pero con la idea de continuar, de seguir adelante, aunque las lagrimas nos impidan ver el humo o el sol. Un beso amiga

    ResponderEliminar
  30. Tu relato respira ternura, algo de tristeza y quizás algo de soledad, pero se nota una incipiente esperanza al final. Espero que así sea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Paraguas para dos, soledad para uno. Que belleza y serenidad encuentro en cada renglon, amiga.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  32. Una decisión difícil, dejar atrás aquello que queremos presente en nuestra vida, y que se convierta en humo tras el cristal.
    Un hermoso texto, lleno de sensaciones que llegan directo al corazón.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  33. La memoria no permitirá que los recuerdos se extiendan con tanta premura que todo acabe en un exhalación detrás de un cristal.
    Bonitas palabras.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Atrapemos los buenos momentos que dejaron huella en nosotros…aun siendo tristes sirven para afrontar la ausencia con entereza.
    Me ha gustado tu relato mucho.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  35. muy triste y muy bello aprendizaje del coraje.

    me ha encantado.

    un beso

    ResponderEliminar
  36. Ausencias que duelen pero que siempre quedan en el recuerdo...

    Bellas palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Buenas tardes, pasaba por aquí a dejarte mi más sincero agradecimiento por todo lo que compartes con nosotros.

    Y decirte que ya puedes descargar, mi segundo libro de ISEMAY, un libro que fue realizado con mucho cariño, y que quería compartir con todos vosotros en descarga gratuita. El primero también esta colgado en la pestaña libros. La cultura debe estar al alcance de todos y los libros también.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2012/11/isemay-descarga-gratuita.html

    Muchas gracias de nuevo, por lo que nos das cada día, aunque no pueda entrar siempre que quiera, o dejar comentarios siempre que lo requiere la ocasión. Me encanta lo que nos cuentas y la manera de hacerlo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  38. Mira, San,
    Te diré que hice de unas palabras de Baudelaire mi cita preferida "Sois toujours poète, mème en prose". Pues eso, lo tuyo es poesia en prosa, una poesia maravillosa.

    Me encanta leer ese
    "Llueve. El paraguas solo cubre mi cuerpo y el aroma de una evocación… Ahora no sé precisar cuando la costumbre se hizo deseo."
    Y la frase final...
    "Mis lágrimas apenas me dejan ver cómo te vuelves humo tras el cristal…"

    ¡Te salió un texto etéreo, emotivo, inmenso! que es al mismo tiempo un gran poema.

    Muac



    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...