domingo, 22 de julio de 2012

Aceites y esencias.

 










El salón en estas fechas se encontraba al completo. Yo me sentía muy satisfecha, mis servicios eran los más solicitados y es que no reparaba en ofrecerme con la misma ilusión y el mismo deseo desde que comenzara mi carrera. Nunca tenía prisa en los preliminares, los clientes se dejaban hacer seguros de que mis manos iban a lograr el milagro en su piel, haciéndoles alcanzar el éxtasis del placer, una vez logrado aquello por lo que habían pagado.
Utilizaba todo tipo de cremas y aceites para hacerlo agradable. Untaba mis manos y suavemente iba dibujando un mar de caricias sobre su piel. La estancia entre vapores iba llenándose de olor a tomillo, romero, lavanda… Algunos clientes entre suspiros me decían:
- Un poquito más fuerte. Aquí, aquí pellizca aquí. Yo como una buena profesional obedecía.
Una mañana la encargada me llamo a su despacho. Me encamine con la certeza de que aquella llamada era para felicitarme por mi buen hacer y que por fin mi ascenso iba a ser inmediato.
-Marian, me dijo los clientes se deshacen en elogios hacia ti, no nos extraña por otra parte. Pero la dirección me pidió que te trasladara su deseo de que quites del principio  pero dejes el final, de todas formas lo que importa es el resultado y eso por tus años de experiencia está garantizado.
Y es que Marian, en tiempos de carnaval lo que importa es el maquillaje final.

22 comentarios:

  1. jejejee...con qué malicia nos vas llevando hacia la apariencia equívoca en tu relato! jajajaa

    ResponderEliminar
  2. Sin saber que a ese final, no se puede llegar sin un principio así.

    Muy bueno!!


    Un Abazo Sam

    ResponderEliminar
  3. En el carnaval lo que importa es el colorido, no cómo se llega hasta el rojo fuerte...

    ResponderEliminar
  4. Jolines con las prisas!! El valor del tiempo visto desde dos puntos de vista diferentes. Para que luego digan que no hay profesionales ajjaja.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Uhmmmm creo que no se podría llegar a un mismo final sin los principios, ¿no?
    besosssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Como creo que sabes, soy muy aficionado al senderismo y, las más de las veces, lo que te llena realmente es el camino más que el destino final. Ese maquillaje final no sería lo mismo sin esos preliminares estimulantes. Creo que esa es la consideración que se harán también los que solicitan los servicios de tu protagonista. :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. jjejeee... habia pensado otra cosa...
    que mal pensadaaaa.....

    bonito relato...
    :-)

    Un abrazo...¡¡¡

    Déjame que te cuente
    www.dejamequetecuente.net

    ResponderEliminar
  8. uy por favor...si pudiera eliminar el mensaje de antes.... era yo...pero olvide salir de la sesion de una amiga a la que acababa de configurar su blog...

    esta si que soy yo...la autentica firenze...jejjee...
    pues eso...que te decia que habia "malpensado"...jejjee...

    un abrazo y perdona las molestias

    Déjame que te cuente
    www.dejamequetecuente.net

    ResponderEliminar
  9. Sobre gustos, colores, y si de coomplacer se trata... seguro que Maria se apañará.

    Un disfrute leerte, siempre con ese último giro que sabes dar.

    besos, Chelito.

    ResponderEliminar
  10. Caray, estaba yo disfrutando de ese masaje facial, eso sí, no me esperaba que todas esos preliminares fueran para un maquillaje carnavalero,pero me da, que si te dedicaras a eso, tus manos serían tan mágicas como lo son cuando escribes tus relatos. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, me gusta tu blog, te seguiré, un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Con lo agradable que es el intermedio!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  13. Seguimos bailando..."La vida es un carnaval.."
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. oh, no. Los aceites son milagrosos, pero claro lo que importa en estos días es el negocio.

    Saludos linda.

    ResponderEliminar
  15. Es muy duro sentirte con la sobrada experiencia para realizar una tarea o trabajo y por ser -según ellos- mayor (ja, me río de lo que es ser mayor), ya no ofrecerte ni una sola oportunidad, desechando la veteranía y destreza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hay que acortar el tiempo, para que ese espacio tratar a dos en vez de uno y así cree la Empresa, que entran más ganancias.

    Pero no saben, que entonces no entran más las clientas.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  17. Hola SAN
    El resultado final es importante, pero los inicios son agradablemente relajantes, no sé por qué prefieren dejarlos de lado. Será por falta de tiempo? Bueno, ellos se lo pierden jeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Los recortes son los recortes y llegan a todas partes, se ve que por allí pasó Mariano manostijeras jejeje
    Un besooooooooooo

    ResponderEliminar
  19. Y los clientes no harán reclamo alguno? Parece que Marian los tiene acostumbrados a principios-medios y finales más que disfrutables!
    Besitos de colores San! buen fin de semana!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  20. Al final lo importante es la productividad, el disfrute el justo y siempre la miel en los labios... el negocio es lo que manda y el tiempo evidentemente.
    Un beso

    (llevo una semana... te había leído pero no he entrado apenas, lo sientooo )

    ResponderEliminar
  21. es normal... según mi punto de vista... que la empleadora o jefa te pida menos derroche de energía con los clientes dentro del trabajo, porque lo que les importa a ellos es retener al cliente, que tú seas amiga de ellos no les conviene, y mucho menos si haces rerroche de energía dándoles cosas que pudieran hacerte ver como la mejor de todo el lugar, eso incrementaría tu autoestima y al mismo tiempo te harían más independiente, llegará el momento en que ellos te pidan que les des el mismo servicio a domicilio, o si la suerte te acompaña, y tuvieras la oportunidad de crear tu propio salón de belleza, entonces les arrabatarías sus clientes, ya que ellos llegan hasta allí por ti, no por ellos, ni por lo bonito que es su salón, los clientes llegarán sólo por ti y eso aparte que de hará dar mucha más seguridad en lo que haces, tu jefa ya no ve como una empleada más, hoy te está mirando como una supuesta y pronta competencia, porque sabes ganarte el cariño de los clientes y ellos te seguirán a donde vayas, porque llegará un día que seas tan importante en el salón, que cuando tú ya no estés trabajando allí, ese salón ya nunca será el mismo, y los clientes irán por ti a donde tú vayas...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...