miércoles, 18 de julio de 2012

ESTE JUEVES UN RELATO: La curiosidad mató al gato


LA VISITA
La noche presentaba sus credenciales. De nuevo el calor se iba a dejar caer sobre nuestros cuerpos cansados. Dentelladas de cruel insomnio agarradas a nuestras sienes. Sí, así iba a ser de nuevo la noche.  Ni la larga ducha de agua helada, calmaba la ansiedad de lo porvenir. Sobre las sabanas de algodón intentaba llamar al sueño. A gritos me dije, igual a gritos me oye. Pero no, no grité, sino que guarde más silencio aún.
El ascensor  crujió al detenerse en el piso quinto. Yo vivo en el quinto. Me levanté y de puntillas me acerque hasta la puerta de entrada. Muy despacio empuje la mirilla para poder ver  quien salía de él. ¡Señor! el vecino con una imponente rubia, ¡Y qué guapa! con lo feo que es el pobre. Bueno feo y soso, porque mira que es soso.
Meloso la coge por la cintura.
Pues si la agarra así, es porque confianza hay, que si no …
Corro hacia la cocina, de la repisa cojo un  vaso de boca ancha, dicen que es el mejor para escuchar. Lo pego a la pared, mi oído queda justo en la base del cristal. Mmmm no se oye nada. Sí, sí, ahora sí.
-Cariño, como he deseado venir aquí. Pensé que jamás me lo pedirías.
Nada, ya no se oye nada. Por más que pego el oído al vaso solo consigo que este me duela de tanta presión. Mejor regreso a la cama.
Una vuelta, dos, tres y el sueño perdido. Mis pensamientos no cesan de volar hacia el piso de al lado! Una rubia! pero si todos pensaban que a D. Roberto las mujeres no… ¡Y qué rubia!
La puerta del quinto C, se abre. De un salto me planto frente a la mirilla.
D. Roberto, susurrante, despide a su visita. Atónita, descubro que la imponente chica lleva en la mano ¡la peluca rubio platino!...
-Hasta otro día Carlos, la despide D. Roberto.
Muerta, me quedo muerta.

!Será por gatos curiosos!muchos más en casa de Teresa

26 comentarios:

  1. O sea, don Roberto vive y la vecina cotillea: merecido insomnio.

    ResponderEliminar
  2. Y es que la mirilla da mucho juego... que se lo digan a tu protagonista. Por cierto, ¿un vaso en la pared?...jaja

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Insomnio, aburrimiento y una mirilla por la que asomarse, no la culpo. Son muy largas las noches y lo mejor para no pensar en los propios problemas es ver el de los demás. Qué mala! Un beso.

    ResponderEliminar
  4. jajaja
    Eso le está bien empleada, por cotilla. O será que también a ella le apetecería estar en medio de esa pareja?? -perdón por este coment tan chabacano y grosero... será el calor y el cotilleo que me transforma jaja-.

    Me gustó este relato :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si ella ya le había calado y vaya sí llevaba razón, la peluca la descuadró pero no se había quedado convencida del todo y tuvo que seguir investigando.
    muy buena tu curiosidad.
    gracias por estar este jueves caluroso
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. jajaja...algo "raro" había!...y el calor, el insomnio y la curiosidad "natural" te hicieron descubrirlo! jejeje...material suficiente tendrás para ocupar tu cabeza muchas noches más! jejeje

    ResponderEliminar
  7. De pronto, al leerte, me vino a la mente una tía mía, pronta con el vaso para apoyarlo en la pared! -será verdad que se oye realmente con este mecanismo? jaja! Se ve que mi curiosidad no me empujó a probar.
    Bueno, ciertamente hay veces que acontecen cosas en nuestro entorno que son por demás curiosas y que bien despiertan las ganas de curiosear... las sorpresas son inevitables, pero el que mucho busca: encuentra! (sobre todo verdades inesperadas!
    Buen relato, como siempre, manteniendo el suspenso hasta el final. Besitos: Gaby*

    ResponderEliminar
  8. de las rubias de bote y lo otro morenote , no te fies nunca. Bueno tras la sorpresa impactante
    de saber la cruda realidad, espero nos certifiques que pudo al fin dormir plácidamente

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que es para quedarse muerta; pero no iba desencaminada que las mujeres no iban con él. Más vale dormir que mirar por las mirillas.
    Divertido relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. El vaso en la pared me da mucha risa, será verdad que se escucha?, bueno es que nunca lo he probado. Pero siempre hay una primera vez, cuando el insomnio se apodere alguna noche de estas, como a la protagonista. La curiosidad empieza a picar en medio de la noche, el silencio y si alguien anda por el pasillo, también se encuentra uno con sorpresas.
    Buen relato San, me divertí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Las mirillas de las puertas, esta si que es un arma que carga el diablo a base de sustos y sorpresas inesperadas. Un relato muy bueno San, y sobre todo muy divertido.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  12. No hay nada mejor para las noches calurosas de insomnio que un buen revolcón, no importa con quién.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. San: La curiosidad es fuente de información y la información es pòder. Cotilla sí que era la vecina de D.Roberto, no sé si además será tan cruel como para utilizar esa información cuando quiera obtener algo a cambio de no mancillar el buen nombre de su vecino. Esas malas prácticas son bastante frecuentes en nuestras sociedades.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mientras la curiosidad no nos diga cosas que nos
    perjudique a nosotros, puede ser divertida como este relato ja.
    Como le dije a gabi(vengo de su blog)la gente creativa es curiosa y la conflictiva tambien que dilema!.
    Saludos!.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena escritora y muy bien informada a algún buen ardid y recursos varios para curiosear...jajaj. Mis vecinos gritan tanto, que el vaso me lo tengo que poner al revés...( es broma, vivo en el medio del campo...bueno...nada, que estoy de buen humor, y tu relato me lo potenció)

    besos y abrazos mil

    ResponderEliminar
  16. Bueno, una manera como otra cualquiera de pasar una noche de insomnio. Mejor que quedarse mirando al techo o contando ovejas..! Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Jajaja una buena forma de pasar el insomnio, mirando la vida de los otros y dejándose llenar de sorpresas!!! Me encantó lo del vaso en la pared, será que realmente funciona?
    Un abrazo San!!!

    ResponderEliminar
  18. jajajajajaja, todos los recursos para lograr los resultados esperados y al final........ reconozcamos el el resultado todavía es mas jugoso para el cotilleo.
    Que malo es el insomnio, jajajajajajajaj
    un beso

    ResponderEliminar
  19. curiosidad, instintiva curiosidad que no nos deja dormir y que al final nos sorprende

    ResponderEliminar
  20. Creo que el ocio ayuda a este tipo de curiosidad. En este caso el insomnio le jugó el mal momento de descubrir algo que no se imaginaba jeje. Muy buen relato, saludos

    ResponderEliminar
  21. Punto de vista muy cercano, con comentarios a quien lo lee. Próximo y original. Besos

    ResponderEliminar
  22. Nunca se me ha ocurrido mirar a esas horas por la mirilla, qué de cosas me pierdo :)
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola SAN
    Había visto en alguna película lo del vaso, pero al leer tu relato me moría de risa al imaginarme a la protagonista buscando un baso de boca ancha para escuchar mejor jajaja.
    Menuda sorpresa se llevó al conocer los gustos del vecino.
    Como todos, me encantó este relato, pues me entretienen mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Muy divertido relato San! al menos para la vecina espiar tuvo su rédito, si se hubiera quedado solo con la imágen de la rubia despampanante, se hubiera perdido la del despampanante muchacho con la peluca rubio platino, porque espiar, hay que hacerlo bien! ja!
    Te dejo un gran beso

    ResponderEliminar
  25. Estaba segura que te había leído como juevera, y he visto con asombro que no, será que el gato desmayado me despistó. Yo también me pregunto si será verdad lo del vaso, la verdad es no soy nada curiosa, y los vecinos ruidosos que tenemos, ya lo que nos faltaba era ponerles un amplificador O_-
    Como siempre muy bueno y con final sorprendente, o quizás ya no tanto, porque alguna pista dejaste.
    Te acabo de dejar un comentario en el de arriba, como estoy en el ordenador de mi hijo, me pidió identificación, espero que no se haya perdido, volveré para comprobar. Besitos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...