lunes, 17 de octubre de 2011

Al caer la noche


Lo buscaba, llevaba todo el día buscándolo.
Sé que se encuentra en casa, porque lo he sentido cerca ¡tantas veces!, y ahora cuando más falta me hace, desaparece.
Desesperadamente abro y cierro los cajones de  estos viejos muebles , con  la mera ilusión de tropezármelo. Tengo que encontrarlo, sin él estoy perdida. Mis ensoñaciones, mis ideas, mis palabras no pronunciadas, todas mis emociones, mis sentimientos, todo se dispersa y como hojas secas barridas por el viento de este otoño que comienza, se alejan sin dejar rastro, sin dejar huella.
No puedo consentirlo. Miro entre mis libros  de  historia, los que arrinconé hace ya tantos inviernos y en este venirse a mis manos, siento pena, los dias sin uso los tornaron amarillos y yo sin hacer nada para rescatarlos  de este cruel final, más ahora no es el momento de lamentarme ando sumergida en la busqueda de lo que no  se haya, de lo que no está.
Busco dentro de los oscuros armarios repletos de ropas que no  uso, pero que tampoco desecho. No, tampoco está.
¿Dónde lo habré olvidado? Esta memoria mía cada día le gusta más jugar conmigo. Cansada renuncio a continuar esta cruzada por hoy.
Frente al espejo recojo mi pelo, desmaquillo mi rostro, descalzo mis pies, desnudo mi cuerpo y dejo  el agua  tibia correr sobre mi piel . Me abandono a la dulce calma, al sosiego de las horas brujas que arrullaran mis sueños.
En la cama el hueco de mi cuerpo dibujado por el tiempo, me espera.
Acurrucada entre el lino de las blancas sábanas, repaso cada minuto del día vivido.
¡Qué paz! ¡Qué calma! ¡Y qué sorpresa! Porque en ese instante, en ese preciso instante,  se me aparece.
Todo el día buscándolo y ahora, así de repente me envuelve.

Silencio, todo silencio, por fin te encuentro.

17 comentarios:

  1. anda pillina, que te dejas un as guardado en la manga, ¿qué es lo que has encontrado? ya te vale.

    ResponderEliminar
  2. silencio?, paz?, lo mejor que se puede encontrar a veces, pero no siempre, ¿verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Paso a saludarla y no se si me atrevo a decir lo que he creido que encontró, mejor no digo nada; me ha entretenido mientras lo he leido y me voy con mi pensamiento lleno de imagenes.
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  4. El silencio no es fácil de encontrar, porque desaparece cuando lo nombras.
    Pero, yo que lo guardo todo, creo que, a veces, para encontrar algo deberíamos de tirar la mitad de lo que nos sobra.

    ResponderEliminar
  5. Un recuerdo,una sensación, una emoción guardada en la memoria.... esas cosas se encuentran cuando menos te lo esperas ;)

    ResponderEliminar
  6. Hay dos cosas que busco a diario, sin las que me es imposible vivir sin enloquecer: el silencio y una sonrisa.
    Cómo te entiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A veces es muy difícil encontrarlo, sobre todo con este ritmo de vida que llevamos. Yo necesito el silencio por eso, cuando abro la puerta de mi salón y veo que está ahí, esperándome, me dan hasta ganas de abrazarlo :)

    Un abrazo, San

    ResponderEliminar
  8. Un texto muy bonito en un blog fantástico.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Lo que estaba buscando lo encontró que es lo importante, lo que era es lo de menos, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. En esta vorágine de ruidos y voces es difícil encontrarlo (incluso en la noche).

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. La cosas se encuentran cuando menos se las busca.

    Igualmente me queda la duda acerca de qué encontraste. :)

    (seguro que te envolvió con las manos) :)

    Un beso.

    Carlos de Apenas...

    ResponderEliminar
  12. Que final tan inesperado, me ha gustado mucho el relato, y me ha sorprendido mucho mas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Esto llegò con trampa, todo hacia sospechar que eso que se busca era un hombre y es el silencio, el bendito y nunca bien ponderado silencio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué precioso relato! encontrar el sueño para soñar lo encontrado!

    Besos,guapa!

    ResponderEliminar
  15. Lo que andabas buscando, era la paz? el calor? el silencio?. me quedo con las ganas de saber de que se trata. yo cuando me acuesto busco siempre las gafas sin las cuales no puedo leer.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Que palabras tan fantásticas!!!
    Me ha encantado descubrir tu blog a través de La sabiduria de Sancho.
    Un ABRAZO
    Maribel

    ResponderEliminar
  17. y ahora te encuentro yo. un placer, por cierto
    besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...